Cuestión de dioptrías

Uno de los grandes problemas de las dos anteriores campañas de abonados en el Granada estaba en la tabla rasa que existía en los graderíos más amplios, tribuna y preferencia, donde salvo en el escaso margen contiguo al palco, la zona VIP, se pagaba un precio único. El club se complicaba poco en la gama de precios y así se pagaba igual si se olía el césped o si se rozaban las cabinas de prensa, si se estaba pegado a una esquina o si se veía más ceca que lejos a la directiva. Por fin el club ha tenido a bien dividir el campo en sectores más concretos, subdividiendo las clásicas zonas alta, media y baja en central y lateral. El Granada enfoca así un problema de dioptrías, pues el fútbol se contemplaba diferente y había que constatarlo en el precio, que como prometió Pina han bajado, sobre todo para los abonos más gravosos, menos nítidos en los fondos, donde ya había un descuento apreciable.

Dice el directivo González Segura que con estos precios ansían aumentar en 2.000 el número de abonados (no llegaron a 14.000 en la pasada) con el fin de equilibrar finanzas, que se verán mejoradas por el contrato televisivo pero que zozobran por la parte de patrocinios, pese a que la mayoría de empresas locales mantienen su respaldo, que no el mecenas principal de la camiseta. La entidad también tiene detalles para las sagas y el tercer miembro de una familia pagará la mitad. Los hinchas más entusiastas se concentrarán en una esquina, junto a peñistas, mientras que en otro rincón se aplicarán los descuentos a desempleados y jubilados mayores de 65 años.

La solución no es mala con estos colectivos pero quizás tendría que haberse matizado también una rebaja por si desearan mantener un asiento en otra plaza. Matices de una campaña en la que al menos se ha cumplido el designio presidencial y se compartimenta el estadio. Ahora solo queda esperar a que el Granada encuentre ese patrocinador nuevo, que probablemente vendrá del exterior, y que siga fortaleciendo su plantilla, un proceso que va por buen camino.

6 Comentarios

  1. ¿Qué le parece a usted que siendo dos partes del campo idénticas Fondo C
    bajo y Fondo D bajo (Grada Joven) haya más de 100€ de diferencia?. El hecho de
    que las peñas tenga el pretexto de animar ¿Es suficiente para crear tal
    desigualdad entre dos sectores totalmente idénticos?. Cree usted ¿qué los
    grupos llamados “ultras” de los equipos se deben de premiar?

    Espero su parecer, un saludo!.

  2. Los fondos valen lo mismo este año en ambos sectores. La grada joven se traslada a una esquina. Ahí se sentarán peñas animosas y tendrán ese precio especial de 200 euros. No todos sus miembros son ultras. Ya me gustaría que se depuraran los garbanzos negros de las mismas.

  3. Entonces señor Lamelas, ¿confirma que tanto el Kolocón, como el tercio sur y Malayerba van a estar ubicados en la esquina “joven”? ¿O estarán repartidos por todo el fondo sur? Un saludo y gracias.

  4. Traslado lo que ha dicho el club. Que la grada joven se meterá en la esquina. No sé si quedarán reductos en el fondo, pero según cuentan el precio allí será diferente. Supongo que las peñas lo habrá hablado con el club. O lo harán.

  5. Que rapidez!! jaja Lo preguntaba, porque el año pasado supuestamente el kolocón iba ubicado donde ha estado siempre y los Malayerbas al otro lado de la portería y llegaron los del Tercio Sur y se pusieron detrás de la portería perjudicándonos a muchos socios que ni nos habían ofrecido el cambio de localidad (solo se les ofreció a los asientos impares) De todos modos muchas gracias por la información y enhorabuena por su trabajo, da gusto leer sus artículos.

  6. Efectivamente se lo han currado más que en anteriores años ajustando el precio del abono a las dioptrías, menos habría sido imposible. A pesar de ello, la idea de que los descuentos solo se puedan disfrutar en partes concretas del campo, en plan ghetto, no está muy bien pensado porque, a lo mejor, un abuelo, ya jubilado, seguro que prefiere ir al fútbol con su nieto, y este último no podrá sentarse en la grada social, con lo cual, se acabaría con este tipo de tradiciones a la hora de acudir a Los Cármenes.

    Añádele que ese nieto, a lo mejor tiene 10 años, y a los lumbreras que han diseñado esta campaña de abonados, no han pensado en ningún momento es estos chicos, ya que tendrán que pagar lo mismo que un adulto.

    En definitiva, bien por la bajada de precios, mal la falta de flexibilidad a la hora de ubicar a parados y jubilados (Tendrían que haberle hecho descuentos del 50% sobre los diferentes sectores o asientos, en vez de ubicar a todos en un mismo graderío) y muy mal que los menores no tengan descuentos (igual que parados y jubilados, por ejemplo, descuentos del 50% sobre los diferentes sectores o asientos) y no vale que haya un descuento para el tercer abono de una misma unidad familiar, porque al fútbol, mayoritariamente, se suele ir de dos en dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *