La primera fase cunde en el Granada CF

Publicado en Canal Rojiblanco, el 24-06-13

La clase media de Primera división se remueve ante los ágiles movimientos que ha ejercido el Granada en el mercado de agentes libres. Tres incorporaciones ha hecho sin abonar traspaso, todos ellos jugadores cotizados por otros clubes de idéntico o superior perfil, que no han podido llegar a las cantidades económicas y, sobre todo, a los años de duración de contrato que ha ofrecido el club rojiblanco. Han sido operaciones paradójicas. Garantizan experiencia con elementos que han dado un buen rendimiento reciente, aunque a la vez parezca cuestionable que lleguen a cumplir con idéntico nivel su último curso de vinculación, al firmar por un trienio.

Pero el Granada ha decidido tomar un rumbo diferente en este arranque del verano. Aunque ya el pasado estío optó por estas fechas por atraer galones con Toño o Iriney, si cabe en esta etapa ha amarrado a futbolistas que tenían una cotización alta. Iturra ha sido un socorrido mediocentro en un Málaga que no llegó a semifinales de la Liga de Campeones por muy poco. Piti y Riki suman 31 goles realizados, seis menos de los que consiguieron todos los jugadores del Granada juntos. Los rivales permanecen ojipláticos, pero estos gestos no salen gratis. No se compensa a sus clubes de origen pero se eleva el gasto en nóminas sobremanera. Esto puede condicionar posteriores intentonas, para las que no habrá tanto margen.

El Granada, salvo sorpresón, no fichará a más jugadores que cerraban vinculaciones con sus equipos a 30 de junio. Queda por ahí el fleco de Abel Aguilar, aunque es una negociación diferente, con el Udinese metido en medio, que puede desbloquearse en próximos días. A partir de entonces, la posible venta de Siqueira aceleraría la maquinaria y depararía el margen de maniobra que tienen los rojiblancos no solo para captar un sustituto, sino para fortalecer otras demarcaciones.

El trabajo de planificación está encaminado. Cubierta la vanguardia, restaría un extremo (preferentemente derecho en principio), un mediocentro de perfil organizador (podría ser Aguilar aunque no sea un director de orquesta al uso) y un central. Todo esto, si no hay bajas extras. En cualquier caso, al aficionado ya le salen varias alineaciones perfectamente competitivas para un Granada que sigue dando pasos adelante. Si alguien creía que Pina se iba a conformar con malvivir en Primera, se equivocaba. Su ambición deportiva no tiene límites. Puede que tropiece alguna vez, que pase malos momentos, pero su mirada está puesta al frente y conserva la ilusión de alcanzar el estatus que abrazó con el tiempo el referente paternal: el Udinese de los Pozzo.