La propuesta ofensiva del Granada

Piti, Riki y Brahimi (en propiedad), bien distintos en sus maniobras, introducen matices interesantes para la vanguardia de un Granada que tiene prácticamente completo el repertorio superior. No cerrado, porque eso nunca se puede decir con los dirigentes rojiblancos, siempre atentos a cualquier oportunidad, hasta en las fechas límite. También, porque aún falta al menos un jugador de banda con el que compensar el juego exterior, preferentemente diestro. Pero el equipo ya se dibuja, aunque exista cierto colapso por el carril central, donde parece que Lucas Alcaraz defenderá su 4-4-2. Bajo ese diagrama, para el técnico granadino hay hasta cinco futbolistas que tendrían que asociarse para formar pareja. Alcaraz considera a Piti un segundo punta más que un extremo, por lo que una plaza le correspondería en un principio, vistas sus cualidades y poder goleador reciente.

La otra plaza tendría a dos peleadores por encima de los demás: la experiencia de Riki contra la emergencia de El-Arabi, al que tras un curso irregular marcado por la adaptación se le sigue esperando para que rompa. Menos opciones se otean para Aranda, pudiendo abocarse a un rol revulsivo.

Buonanotte es otro que tendría que definir su papel en verano, pues tiene mucha competencia por delante. Albergaría más posibilidades adosado a un costado, pero el argentino siempre ha defendido que su puesto es el de mediapunta. Su pretemporada marcará si sigue bajo el papel de agitador o si tiene condiciones para ser importante de arranque. Más permeable se mostró Brahimi y ha acabado por hacerse indiscutible, incurriendo desde la derecha, aunque con bastante libertad de movimientos. La llegada de otra alternativa para la banda es probable, aunque tanto en la cúpula como en el cuerpo técnico hay esperanza de recuperar el mejor nivel de Dani Benítez, tras un año truncado de inicio por la sanción del ‘botellazo’ y por una lesión posterior.

El abanico ofensivo está condicionado por cómo se cocine el fútbol en el centro del campo. Salvo recuperación pronta de Fran Rico, las duplas que se manejan son más de garra que de clase, por lo que parece claro que la medular será una zona de tránsito acelerado, hasta que el balón acabe en hombres como Brahimi o Piti, que inyectarán el plus con el que alcanzar la red. Si algo echó de menos el Granada durante muchas fases de la campaña fue de finalización, algo que se ha tratado de resolver ya con las primeras contrataciones. Por lo demás, parece improbable que el equipo mude a un formato tipo Rayo Vallecano o Valladolid. Más bien se inclinará a un fútbol tendente al del Espanyol o al Levante. Fundamentos industriosos, mucha llegada y rigidez atrás. Aunque al final serán los propios futbolistas los que aporten sus detalles a la melodía.

4 Comentarios

  1. Que te pareceria los cuatro arriba y con libertad de movimientos:
    Riki
    Piti–Bounanotte-Brahimi
    seria interesante verlos

  2. Es una opción, aunque a mí hasta la fecha me parece que Buonanotte no ha ofrecido las garantías suficientes para ser titular en cualquier partido. En fútbol hay que tener en cuenta cómo le llega el balón a ese cuarteto. En relación a ello, se puede jugar de una u otra manera en ataque.

  3. Buonanote es un gran jugador que esperemos que se le saque jugo y no se le aburra. No nos podemos permitir tirar a la basura 2 millones de euros y que luego se vaya a otro equipo y triunfe.

  4. A mí Buonanotte no me ha demostrado aún que merezca ser titular indiscutible como mediapunta, que es donde él quiere jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *