Sombras alargadas

La salida de Martins el verano pasado dejó una sensación de nido vacío en el Granada. Volaba quien más había hecho por soldar el juego rojiblanco, con sus pases agudos y su evidente capacidad de liderazgo. Sus desapariciones coincidieron con partidos de nula creatividad. Sus bajones físicos, con una diezma importante en los finales de los partidos en aspectos básicos para el fútbol. Pero pese a esos inconvenientes, la sensación que caló en la grada es que Martins había sido un emblema al que sería difícil sustituir. Esa papeleta le tocó a Brahimi.

Brahimi es un jugador brillante en ciertas ejecuciones, como esa capacidad para levitar entre los cepos enemigos, trasegando líneas con la facilidad del cuchillo en la mantequilla. Pero Brahimi tiene una personalidad más apocada. Sus filtraciones de balones no resultan tan determinantes como las de Martins. En toda la temporada, jugando la mayoría de partidos en posiciones avanzadas, no ha conseguido materializar un solo gol. Todo ello se puede pulir ante su juventud, condicionada a través por su adaptación al campeonato. Pero durante un tiempo tuvo que aguantar las comparaciones con su predecesor en la zona de distribución. Los recuerdos, siempre edulcorados, alargaron la sombra de Martins, agravando la carga de responsabilidad de Brahimi.

Hoy esto parece superado y Brahimi concurre sin lastre, enfilado a consumar todo lo que apuntó el curso pasado. Pero a otro le tocará soportar la losa del pasado. Le sucederá a buen seguro al que sustituya a Siqueira, cuyo destino parece abocado a otro club de aspiraciones superiores, por sus propias metas y porque es consciente de que es un gran activo en el mercado. El chico nuevo, Douglas Santos, o el que ya estaba, Brayan Angulo, tendrían en principio que cubrir esta ausencia, algo sin duda insoportable, porque Siqueira es mejor jugador que ha vestido la camiseta del Granada en años, aunque no actúe en una de las llamadas posiciones determinantes. Por el bien del equipo, sería importante que su reemplazo no tenga que estar sometido al juicio de valor, aunque por ahora el Granada tiene en nómina a tres laterales.