Mikel Rico y la integridad

Hay po­cos ju­ga­do­res que con­ci­ten ma­yor re­co­no­ci­mien­to por su ho­nes­ti­dad en el cam­po que Mi­kel Ri­co, sin ha­ber in­cu­rri­do ja­más en ese ges­to tan po­pu­lis­ta de be­sar­se el es­cu­do. Hay po­cas per­so­nas con un có­di­go de con­duc­ta tan in­ta­cha­ble co­mo es­te vas­co de Arri­go­rria­ga, de­fen­sor in­clu­so de cau­sas per­di­das por aque­llo del res­pe­to a la in­ti­mi­dad de un ves­tua­rio que él con­si­de­ra sa­gra­do. In­dis­cu­ti­ble pa­ra to­dos los en­tre­na­do­res que le han di­ri­gi­do en el Gra­na­da, su mar­cha pro­vo­ca una frac­tu­ra con el pa­sa­do más ilus­tre y sen­si­ble de es­ta en­ti­dad por la que siem­pre se de­jó el pe­lle­jo, aun­que aho­ra pa­re­cie­ra en­vuel­to por la pa­sión irre­fre­na­ble de mi­li­tar en el equi­po que, co­mo buen viz­caíno, alo­ja en las en­tra­ñas.

Ri­co siem­pre fue diá­fano. Dio has­ta la úl­ti­ma go­ta de su­dor por la ro­ji­blan­ca ho­ri­zon­tal pe­ro siem­pre ex­pre­só su de­seo de ser tras­pa­sa­do al­gún día al Ath­le­tic, si la opor­tu­ni­dad se pre­sen­ta­ba y la ofer­ta con­ven­cía. Es en es­te tér­mino eco­nó­mi­co don­de la si­tua­ción se ha atas­ca­do has­ta unos lí­mi­tes in­có­mo­dos, tan­to pa­ra él co­mo pa­ra el en­torno gra­na­dino, don­de cre­ció un li­ge­ro sen­ti­mien­to de afren­ta, que de­be­ría de ser con­ve­nien­te­men­te mi­ti­ga­do. El ‘ca­tor­ce’ ha si­do un de­por­tis­ta ín­te­gro en el lu­gar que se le juz­ga, cla­ro en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas y pa­cien­te pa­ra que no aca­ba­ra sem­brán­do­se la dis­cor­dia.

Lle­gó al fi­nal de un mer­ca­do ve­ra­nie­go con el Gra­na­da en Se­gun­da por 600.000 eu­ros y se mar­cha en si­mi­la­res fe­chas rum­bo al des­tino de sus sue­ños, pe­ro de­jan­do mi­llo­nes en las ar­cas. Atrás de­ja un as­cen­so, dos per­ma­nen­cias y un ré­cord de mi­nu­tos ju­ga­dos di­fí­cil de igua­lar . Bra­vo so­bre el cés­ped, re­par­ti­dor de esa ma­si­lla que im­pi­de que un con­jun­to se par­ta, so­lo el tiem­po di­rá si Ri­co acier­ta con su via­je o si el club que de­ja sin su co­ra­zón en­cuen­tra un sus­ti­tu­to a su al­tu­ra. Lo que se­rá di­fí­cil es que cu­bra de­ta­lles tan im­por­tan­tes co­mo dar la ca­ra en mo­men­tos du­ros o alen­tar el aplau­so de la afi­ción cuan­do se en­con­tra­ba en un rin­cón apar­ta­do de un es­ta­dio ajeno. Esos ges­tos de ca­ri­ño más pro­fun­dos que cual­quier má­cu­la en el dis­tin­ti­vo.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *