Más que toque, velocidad

5 dardos para el Granada CF – Espanyol 

* Dos experiencias interesantes hicieron soñar a algunos aficionados con un Granada dominante con el balón. Por circunstancias del guion, en los dos últimos partidos se han juntado en el campo Brahimi por la zurda, Piti por la derecha y Buonanotte en la mediapunta, deparando un juego bastante fluido, aunque solo valiera para un empate en Vigo y una derrota amarga con el Madrid, con un penalti escamoteado. Calibrar un fútbol de asociación lleva tiempo y requiere una buena versión de los jugadores y salud en sus piernas. Este último paso se incumple en esta jornada donde, después de una jornada de parada por compromisos internacionales, parecía que se iban a juntar todos esos que destellan, para confirmar si en un trayecto largo pueden insistir como en lapsos de apuro. Pero Piti se ha lesionado y Brahimi está entre algodones. Esto desmonta el proyecto y reaviva otro muy diferente.

* El Granada puede adoptar un perfil de mayor velocidad el domingo, pues se antojan probables las titularidades en las bandas de Pereira y Benítez. El recién llegado encontraría una oportunidad nada más llegar, que puede aprovechar para bautizarse ante su afición. Lo del 11 es diferente. Tras un par de partidos enredados y alguna molestia semanal, el balear tiene que volver a tomar el pulso a su carril, ante un Espanyol con garras y ansias de contragolpe.

* Se abren muchos interrogantes en una alineación que tampoco aclara su lateral izquierdo, pues aunque Campos Toro está apto su retorno al lateral, posición que hace tiempo que no ocupa, le llevará una pequeña transición. Angulo podría salir a la cancha a pesar de su reciente operación.

* El que sí saldrá entre los elegidos es Buonanotte. Ya tenía enganchado a su entrenador desde su gran actuación en Vigo. Ahora, con lo de Piti, con mayores motivos. El argentino jugaría de mediapunta, desde donde distribuyó e incendió al Celta. Delante sí hay pulso entre Riki y El-Arabi.

* Presume la dirección de fondo de armario y muy pronto van a ponerlo a prueba. Falta el jugador franquicia y el más prometedor. Si el equipo supera el escollo, quizás repercuta en la madurez de cara a la aventura de la temporada. Eso sí, en principio no se adivina un Granada de querencia por la elaboración sosegada. Parece más uno de vértigo, aunque habrá que ver cómo se compone la sinfonía final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *