El precio de la fatiga

5 dardos para el Levante – Granada

* La celebración del Mundial y las dilatadas jornadas promovidas por los operadores televisivos provocan que el calendario tenga fases de tanta comprensión como esta semana, en la que el Granada vuelve a jugar antes de pasar 72 horas, con una batalla el sábado pasado reciente en el Martínez Valero. Las llamadas rotaciones son obligatorias. Ighalo ni siquiera viaja. Mainz se cae de la lista por unas molestias. Algún titular más ante el Atlético se quedará fuera. El viernes volverán a vestirse de corto en Los Cármenes. La campaña es como un acordeón y eso afecta a las alineaciones. Pagan el precio de la fatiga y no se atiende a escrupulosos gustos futbolísticos.

* El entrenador tiene clara una máxima. El sistema, por ahora, no se toca. Al Granada no se le creaban demasiadas ocasiones antes, pero le costaba un horror salir con la pelota controlada. Eso se ha solventado con los tres mediocentros, medida que también utilizan otros clubes sellados por su carácter alegre como el Celta o el Rayo. Bajo la batuta de Fran Rico y con la garra de Iturra, los rojiblancos son un equipo más compacto pero también flexible. El déficit está en la vanguardia y no es fruto del sistema.

* Los críticos al nuevo dibujo, que ya los hay, sostienen que con el mismo se llega con menos efectivos a vanguardia. Parece que les cuesta contar. Hay tres hombres con bastante libertad de movimientos para articular las operaciones ofensivas. Hay un lateral que se incorpora siempre en la secuencia. Hay un mediocentro como poco que ronda el balcón del área con opción de disparo. El problema es que los de arriba se encallen. Que el lateral centre a las nubes. Que el mediocentro chute sin mirilla. Es, pues, una debilidad individual que afecta al desarrollo colectivo.

* La vuelta de Piti arrastra la esperanza ante la diana. Lo que se fraguó en Elche pensaba en su recuperación ya. Piti necesita un modelo que le acerque al balón, que le aumente los socios y, al mismo tiempo, que le deje la libertad necesaria para calcar su clásico movimiento de fuera adentro. El 4-3-3 le reserva un costado. El otro ha de ser para Brahimi, el torbellino del regate que es un obtuso táctico. Si no incorpora nuevas prestaciones, sino adquiere una mayor conciencia espacial para tomar mejores decisiones según esté en un sitio u otro, el zigzag acabará en el sumidero.

* En lo físico, hay igualdad de condiciones, porque el Levante viene de otro gran desgaste. Conjunto físico, sin lírica (que no le exigen) y con la determinación que impone siempre Caparrós. Una especie de Atlético de Madrid sin la calidad que habita ahora en el Calderón. Pugna guerrera en un campo incómodo siempre para el Granada. Otro rival más de este campeonato que tiene en la medianía a tres cuartas partes de los integrantes. Los pequeños detalles deciden. Los grandes jugadores aparecen en estos encuentros.

3 Comentarios

  1. Repito aquí lo dicho en el artículo que dice que Alcaraz hará cambios.

    Si tengo que elegir como perder, prefiero hacerlo como anoche lo hizo el Rayo Vallecano.
    Su afición le reconoció el mérito y coreó el nombre del equipo al final del partido. Sus seguidores se divierten viéndolos jugar. ¿Ocurre eso con el Granada?, NO.
    No se si habrá que poner, pivote, trivote o cuatrivote, lo que sé es que es una concepción del fútbol muy distinta a la que tiene Lucas Alcaraz.
    Y por favor, no hablemos de presupuestos, El Rayo en situación concursal, no creo que tenga mas presupuesto que el Granada. NO SE TRATA DE DINERO, se trata de una concepción de fútbol moderno y no la “racanería” que vemos por estos lares. Lucas no ha evolucionado y Paco Jémez es un entrenador atrevido.

  2. Pues yo que quieres que te diga, prefiero a un Granada fuera del descenso, que un Granada atrevido recibiendo goles a mansalva y ultimo de la liga.

  3. Ya veremos al final de la liga quien desciende.
    Además, al Granada lo vas a ver siempre, con este entrenador, jugando mal y perdiendo casi siempre por 0-1. Y yo te digo, me da lo mismo por lo que pierda, quiero tener opciones de ganar, que hoy por hoy, sin tirar a puerta, son nulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *