La normalización de lo extravagante

Las inquietudes emprendedoras vinculadas a otros equipos por parte de Quique Pina han pasado de parecer una extravagancia a entrar en un proceso de normalidad. Cada vez nos alerta menos que su nombre aparezca vinculado a otros clubes, como si esa supuesta ‘infidelidad’ se hubiera convertido en algo convencional, consentido. En este mundillo de impulsos sentimentales, el murciano aplica la óptica empresarial.

Su negocio es el fútbol y su visión es amplia. Necesita que su radio de acción acapare otras sucursales para que la entrada y salida de jugadores fluya. Hasta ahora, no hay hechos que demuestren que eso afecta en negativo al Granada. Puede que le quite tiempo, pero no atención, ya sea personal o delegada. Más aun, los rojiblancos mantienen un crecimiento constante y ya se han beneficiado de una pasada cesión a uno de estos satélites. Murillo comenzó su fase de maduración en Cádiz, en la anterior etapa de Pina en la ‘Tacita de Plata’. Hoy es el Granada quien disfruta de la emergencia del central colombiano.

Lo cierto es que el tiempo corrobora que Pina, a su escala, sigue ciertos patrones de Gino Pozzo. Establece el epicentro en una institución en torno a la cual extiende los tentáculos. Como el italiano, él no figura en la documentación como accionista, pero sí comanda las operaciones deportivas en los despachos. Pina ha maniobrado en el Hércules, lo hará de nuevo en Cádiz, lo intentó en Oviedo. Solo o en compañía de otros, con sus familiares dando la cara, pero escuchando los consejos que dicta. La fórmula sigue extrañando bajo la mirada añeja a un deporte que siempre estuvo dirigido por personajes de mucho corazón y de poca cabeza. Cuando sí tuvieron seso, muchos lo usaron para enriquecerse ilícitamente, dejando un solar vacío. Gestos como la fortaleza del filial o el levantamiento de una ciudad deportiva certifican que su legado no serán únicamente los ascensos.

Pina jamás ha escondido que está en esta historia si hay beneficios, aunque los años desarrollen apegos y dé muestras de afecto a Granada, donde ha vivido sus mejores éxitos. Pero su espíritu empresarial se alimenta con estas oportunidades. Pero presidente solo puede ser de uno y a día de hoy su lugar está en Los Cármenes. Pina no es constructor, ni abogado, ni expromotor de Nike en Europa. Vivía y vive del fútbol. Con su fórmula ha venido un nuevo esplendor rojiblanco. Con todas sus ramificaciones, sean más o menos admitidas por los más tradicionalistas.

4 Comentarios

  1. Tengo un punto de vista radicalmente opuesto a lo que usted expone. En mi opinión nadie ha aceptado la extravagancia, al menos lo reconoce, que suponen estas actitudes. Por supuesto ese “nadie” incluye a los aficionados, que vista la evolución el número de abonados están poniendo el mismo “sentimiento” que el presidente en lo relativo a la fidelidad futbolera. Pero lo que es peor es que el “nadie” también incluye a la LFP, que ya impulsó el inicio de investigaciones judiciales en relación a la vinculación Pina-Hércules.

    Estoy radicalmente en desacuerdo con el manido argumento “Pina hace el mismo negocio que Pozzo”, porque hay un matiz, el fundamental, que se omite en ese planteamiento. Y es que Pozzo se abstiene de comprar otros clubes en Italia para no provocar conflictos de intereses ni adulteraciones de la competición italiana. Es que esta cuestión es la central, el perseguir lo que está haciendo Pina en España no es de dinosaurios, es de personas sensatas que velan por el buen nombre y la pureza de las competiciones españolas, algo esencial para la supervivencia de la Liga.

    Y por último, estoy completamente en desacuerdo en que todas estas operaciones no le vayan a pasar factura al Granada. La trampa del testaferro y la pantalla, en este caso obscenamente indisimulada, tiene los días contados y la LFP legislará en breve al respecto. ¿No le parece suficientemente comico-esperpéntico el próximo enfrentamiento Granada B-Cádiz? ¿Cree que la LFP permitirá su extrapolación a las competiciones profesionales? Probablemente estas actuaciones en el futuro próximo conllevarán sanción y/o inhabilitación. A mi como aficionado del Granada CF lo que me preocupa no es lo que le pase a Pina, sino que nuestro club se vea arrastrado por el juego de intereses de un particular y que pague una factura que no le corresponde. Por lo pronto Muñiz en Vallecas, apúntese una. Y eso sólo puede ser un aviso para navegantes, lo peor puede estar por llegar.

    Personalmente estoy hastiado de estas situaciones que jamás han beneficiado, ni beneficiarán, al Granada CF. Muchos clubes ceden sus futbolistas sin necesidad de comprar paquetes de acciones, es ridículo mezclar esas cosas, y me sorprende que sólo alguna prensa granadina, que no la nacional ni el sentido común de la gente, aún justifique o comprende estas actuaciones.

  2. Como no es la primera vez que hablamos le diré que lo que me parece una extravagancia es relacionar designaciones arbitrales con esto. O lo del descenso de abonados por crisis u horarios. Usted no se da cuenta que el club no es suyo, que es de unos accionistas. Pina es un ejecutivo. Si hace algo mal y lo inhabilitan, el Granada sigue. Si los dueños lo deponen, el Granada sigue. Si usted no comprende o tolera, es respetable. Pero no se adjudique portavocía de mayorías, porque no. Si todo lo conseguido y lo que está por venir no es suficiente para agradecer a estos gestores de por vida el día que aparecieron, es que Granada es un lugar decepcionante. Ya lo pensaba Ganivet.

  3. Lo que es una extravagancia es presuponer imparcialidad y pureza en el estamento arbitral a estas alturas. Al señor Pina ya le mandaron a Segunda B el Granada 74, con actuaciones arbitrales que seguro no podrá olvidar.

    Usted no sabe si soy o no accionista, así que con toda la cortesía le pido que no haga juicios sobre mi persona al respecto. Lo que sí soy es independiente, repito, independiente, no hay nada en mi vida personal y profesional que dependa de llevarme bien o mal con el señor Pina.

    Pina no es un ejecutivo de Coca Cola o Apple, sino del Granada CF SAD, y si hace algo mal como presidente del Granada CF resultaría ingenuo y cándido pensar que el club no se resentiría de una u otra forma. Como también me parece arriesgado pensar que la masa social del club no tiene nada que decir ni opinar al respecto. Ya que el tema usted lo lleva exclusivamente a lo mercantil y societario, mal camino el no cuidar a los clientes.

    Cuando quiera comprobamos quien habla o se atribuye mayorías, no tiene más que sondear la opinión del aficionado sobre estas actuaciones. Si no tiene suficiente con el sentido común.

    El señor Pina, siguiendo su discurso mercantilista, vino a Granada a ganar pasta. Por tanto se irá cuando deje de ganar pasta o su jefe lo eche, así de fácil, Granada ha demostrado ser un lugar atractivo más que decepcionante. La dignidad no tiene que nada que ver con la ingratitud.

  4. No me hable de dignidad e independencia escondido tras un seudónimo, por favor. Si es accionista vaya a las reuniones y si no tiene suficiente paquete, sindíquese con otros y presente quejas. Yo voy a seguir opinando desde mi honestidad, diga usted o Pina lo que estimen. Sólo me he casado con mi mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *