Superar el resacón

5 dardos para el Granada CF – Real Sociedad

* Los efectos de un resacón provocan malestar corporal, dolor de cabeza y cierta desmemoria. Quizás a este último estrago le gustaría agarrarse a la plantilla del Granada, con el que olvidar el mal trago de la Copa y así centrarse en la Liga, en la que mantiene una línea estable aunque irregular en casa. La eliminación del martes acarrea secuelas en la convocatoria, donde hay dos tocados, Murillo y Angulo, que hasta la misma hora del partido no sabrán si podrán formar parte de la lista definitiva. Pero también hay una decisión técnica de calado. Buonanotte no entra en la multitudinaria citación de 20 hombres por motivos del entrenador, que le convierte en uno de los paganos de la desidia de la primera parte ante el Alcorcón.

* Alcaraz seguramente planea repetir el equipo que ganó en Vallecas, con mucha estabilidad, una primera parte competitiva pero una segunda mitad de achique continuo, hasta que cayó el segundo tanto. Mainz debería de hacer pareja con Murillo si el colombiano se restablece, con su compatriota Angulo al lado, dejando la derecha a Foulquier, salvo que el lateral cafetero no esté a tope y sea Nyom quien pase a la derecha.

* Por delante, el nuevo ‘trivote’, en el que se incluye a Yebda, que ha logrado cuestionar la titularidad de Recio, bastante insulso en las últimas citas. Junto a la casta de Iturra y el criterio de Fran Rico querrán dominar una zona que la Real Sociedad tiende a despoblar por el carácter ofensivo de su gente de vanguardia.

* Brahimi y Piti escoltarán a El Arabi, que retornaría tras su pifia en Vallecas, aunque su envergadura es muy valorada por el entrenador a la hora de salir jugando, aparte de que sigue siendo el máximo goleador. Rondando está Riki, que se estrenó en Madrid y en la Copa no lo hizo nada mal. Sería bueno que se estimulara la competencia en alguna demarcarción, porque tras el bochorno en Copa parece que los de la segunda unidad no están porfiando en demasía por salir de corto.

* Un contrincante durísimo, que se clasificó para la Liga de Campeones con todo mérito, en un momento bueno. Encima en Los Cármenes, donde al Granada le cuesta un horror ganar. Sin duda es mal día y lugar para superar el resacón, pero el campeonato no da tregua y un nuevo traspié depararía una Navidad inquieta, en la que volverían a asomar las dudas. El resultado es un enigma pero el espíritu ha de notarse de nuevo para que en estas fechas vuelvan los brindis entre el granadinismo, con resacas buscadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *