El indicador de la estrategia

Discernir hasta que punto influye un entrenador en la dinámica de un equipo es algo complicado. Su trabajo siempre está filtrado por la ejecución que hagan sus futbolistas. Puede pasar que un equipo con un precario trabajo táctico y una nefasta dirección en el banquillo funcione como un reloj, si los jugadores son lo suficientemente buenos. Luego está el gusto de cada uno. Cada técnico tiene su modelo, que algunos trastocan según las cualidades de sus hombres. Hay críticos que solo consideran bueno lo que les gusta. Luego está el influjo mental del jefe. Hay preparadores con mucha personalidad que no transmiten esa garra al grupo. Luego los hay apacibles que sin embargo logran que su gente salga con el cuchillo entre los dientes. No siempre hay una acción – reacción.

¿Cómo distinguir el buen trabajo de un entrenador sin considerar la única variable de los resultados? Existe un fundamento que es bastante llamativo. Se trata de las acciones de estrategia. La pizarra es algo en lo que se ahonda en las sesiones, que nace en el laboratorio. Pues bien, si no leyeron el reportaje de mi compañero Camilo Álvarez en Ideal el otro día, se lo ilustro con números. El Granada del curso pasado encajó 14 goles en este apartado, en situaciones de faltas botadas al área y saques de esquina. Cruzado el ecuador de esta temporada, sin embargo, los rojiblancos no han recibido ni un solo gol así. El único de toda la Primera división.

Pero hay otro dato añadido. Seis tantos de los 19 que ha metido el Granada se han conquistado con ese balón parado, sin incluir dos dianas más de falta directa y también un par de penaltis. Los rivales no le sacan partido ante los de rayas horizontales, pero ellos sí.

Podremos entrar en si Alcaraz está extrayendo el máximo potencial o no de los elementos que maneja, pero estos datos tiene poca discusión. Los puntos actuales tampoco dan para muchas quejas, en cualquier caso, pero alrededor del club se han prodigado ciertos ‘gourmet’ de este deporte que minusvaloran todo y aspiran a una excelencia que no es nada fácil de alcanzar. Paladares finos con tendencia al pesimismo también. Para remediar esto sí que no hay estrategia. Suelen ser de piñón fijo.

6 Comentarios

  1. Por primera vez Rafa, me gustaría dejar el comentario aquí y no por tweets, ya que el hecho de que otorgues la posibilidad de interactuar por el blog (que es una decisión libre que tomas, acertada a mi parecer, siempre que se haga desde el respeto), me permite explayarme un poco más.

    En el 99% de los casos, suelo estar de acuerdo contigo. Y esta vez no es una excepción. Desde mi punto de vista personal, el trabajo de Lucas es bastante positivo, ya que ha tenido la habilidad de adaptar su esquema a los jugadores de los que dispone (decisión que no es práctica habitual en todos los entrenadores). Pero, además, se suman estos datos que son palmarios. Nuestro querido Granada C.F. (sí, ese equipo al que hay que silbar porque no interpreta bien el “fútbol total”), lidera una clasificación en un aspecto tan interesante como efectivo que es el de las jugadas a balón parado (cuántos puntos se ganan o se dejan de perder con 14 goles más o menos en este apartado, imagínense).

    Simplemente, me gustaría comentarte que, en mi humilde opinión, deberías de dejar de prestar atención a ese grupo de “gourmets” como tu bien los has definido, ya que es una batalla perdida. Quizá me parezca menos relevante porque la distancia (vivo en Benidorm, pero siempre llevaré dentro mis orígenes y el club de mi tierra) no me permite sentir ese ambiente. Aún así, se me hace muy difícil entender sus posturas. Si después de pasear este escudo durante tanto tiempo por los campos de Tercera División y, más aún si cabe, tras vernos donde nos hemos visto (al borde de la desaparición), esperan que tiremos tacones en el borde del área, ganemos con comodidad en la máxima categoría y rocemos año tras año las plazas para Europa.

    De todas formas, ellos pagan religiosamente su abono y ya se sabe que el público es soberano. Si ellos creen que esa es la mejor manera de apoyar al equipo, tomando como ejemplo el hecho de silbar a un chaval de 20 años porque ese día no estuvo acertado en el lateral ante un tal Carlos Vela que acaba de empezar, pues es su opinión. A mi juicio, preferiría animar al equipo los 90 minutos y, una vez concluido el encuentro, que cada uno exprese libremente su parecer. Pero, al fin y al cabo, no soy nadie para dar lecciones, ya que, por motivos de distancia, estudios y trabajo, he podido pisar el césped de Los Cármenes en una especie de “Tour” por el estadio que hice pero, sin embargo, nunca he tenido el placer de ver jugar al equipo como local (sí en otros desplazamientos como visitante, como el último en Mestalla el año pasado donde se logró la permanencia, y donde fui (aún a pesar de tener una localidad cerca de la “Curva Nord”), a animar a mi equipo, orgulloso con la camiseta de mi Granada C.F.).

    Y, para terminar, decirte que espero que continúes con ese propósito de actualizar diariamente el blog, ya que sirve a casos como el mío para mantenernos informados de la actualidad de nuestro equipo. Un saludo.

  2. Es todo un placer mantenerle al tanto de la actualidad gracias a este rinconcillo. Espero que siga disfrutando de las andanzas del club, aunque sea a la distancia. Un saludo.

  3. Una duda? el gol del Español no se considera jugada de estrategia??? porque ahí nos la clavaron bien, ( también es verdad que poco se podía defender esa situación)

  4. Relea mi artículo, porque excluyo esas situaciones, igual que no meto en el monto a favor los tantos de falta de Fran Rico y Piti, al Rayo y al Levante, respectivamente. Esa acción del Espanyol es balón parado, no estrategia, aunque mediara un toque. Ahí el sistema defensivo no tenía nada que hacer.

  5. Gracias!!! duda resuelta!!! además en caso de contar como estrategia habría que anotársela al colegiado!!! jaja Eso si que fue una jugada ensayada!! Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *