La purga

En el seno del Granada pueden perdonar momentáneamente una afrenta de un futbolista, pero jamás la olvidan. Más tarde o más temprano, se la hacen pagar. Hassan Yebda y Pape Diakhaté son ejemplos rotundos de ello.

Uno de los secretos de la singladura de Quique Pina y Juan Carlos Cordero está en reaccionar cuando han detectado cualquier anomalía en el vestuario. Unas veces, el remedio habrá sido drástico y la solución inmediata. Otras, les ha costado más trabajo extirpar el quiste.

Los dirigentes murcianos son ‘fichadores’ natos. Por eso ha extrañado tanto que no haya más altas que Ilori en este proceso invernal. Lo cierto es que incorporar a muchos es sinónimo de que la plantilla no es lo suficientemente buena y está ofreciendo malos resultados. Para ellos, no es así, en contra del sentir de parte del entorno. Consideran que hay recursos suficientes, alternativas para prácticamente todos los puestos y que, pese al terrible balance de derrotas en casa, el descenso todavía está a un margen más que aceptable.

Son conscientes de que durante el mes de enero utilizar en el equipo a hombres que estaban en el disparadero era muy peligroso. Después del cierre del mercado, la piedra está en el tejado del entrenador, del que esperan que recupere en lo psicológico a tipos como Buonanotte y Benítez, que vuelvan a ser de utilidad. 

Pero el afán de los mandos ha estado en purgar. Aún rememoran el malestar suscitado por Diakhaté con sus declaraciones el curso pasado, en las que cuestionaba su suplencia, adjudicándose la categoría de “el mejor” entre los elementos de la zaga. Tampoco han gustado los ademanes de Yebda en muchas ocasiones, del que critican su influencia en futbolistas más maleables y tiernos, como Brahimi o El Arabi. Ambos estaban señalados, pero no les han encontrado el acomodo previsto hasta la fecha. Ahora ven el camino más despejado.

La cúpula piensa que con este equipo la salvación acabará siendo cómoda, si no se pierde la cabeza y se sabe sufrir. Ese es su diagnóstico, sin cuestionar hasta el momento a Alcaraz, quien tiene la tarea no solo de conseguir victorias, sino de que el grupo funcione al pleno tras la supuesta depuración.

Más que contrataciones, los de arriba querían que entrara oxígeno que aliviara el mal rollo. Tienen la creencia de que menos terminará siendo más.

8 Comentarios

  1. Situación objetiva actual: al campo van 5 o 6 mil personas menos que el año pasado, Los Cármenes es el campo donde es más fácil puntuar, de los últimos 6 partidos se ha ganado solo 1 y eso que se ha jugado con Almeria, Osasuna, Valladolid y Celta y 4 de esos partidos han sido en casa, la plantilla da la impresión de estar muy tocada fisicamente en las segundas partes, no hemos variado nuestra forma de juego desde el partido de Elche y ya los equipos saben como jugarnos, ninguno de los refuerzos de este año salvo Iturra y Recio están dando la talla, no se ha fichado nada más que un central en el mercado invernal y tras Español y Betis nos viene un calendario muy muy duro, Piti reconoce que está dando un nivel sonrojantemente bajo, Riki e Ighalo lesionados y una serie de futbolistas absolutamente desmotivados (Buenanotte, Pereira, Benitez, Foulquier), de estar 8 puntos sobre el descenso estamos a 4 y Valladolid y Betis parece que empiezan a despertar. No veo muchos motivos para ser optimista. La trayectoria de este año del Granada me recuerda enormemente a la del Zaragoza el año pasado, con la diferencia que aquí no tenemos a Manolo Jiménez sino a un entrenador que ya ha descendido a bastantes equipos con lo que ha empezado una temporada. Ojalá yo no sea más que un agorero y a final de temporada me coma mis palabras, pero por primera vez en 3 años creo que el Granada va en la dirección equivocada

  2. El Granada está más alejado que nunca en los años previos de los puestos de descenso, señor. Puede que vaya en la dirección equivocada como dice, eso ya se verá, pero ese dato lo elude.
    Dice que solo Iturra y Recio dan la talla. ¿Murillo no está dando la talla? ¿Fran Rico, casi un fichaje, no es un buen jugador?
    Viene un calendario normal, que enfrenta al equipo con rivales de su perfil. Si gana partidos, se salvará. Si no, estará abajo. Eso es de Perogrullo. Decir que el Valladolid está despertando me parece una exageración. No sé si vio su partido del sábado.
    Lo de la motivación o no de los futbolistas cambia con resultados. Como siempre. Es ahora cuando empieza la depuración. El que no esté en el barco, no contará. El que quiera sumar, lo hará. Porque esto es fútbol.

  3. Desde mi punto de vista, el equipo esta compensado, con varios jugadores por puesto, exceptuando los extremos, donde solo tenemos a Benitez y a Pereira como extremos “puros”. El problema es que por nombres y por lo que se ha podido ver en lo poquito que han tenido ocasión de demostrarlo, han estado realmente fríos, sin pasión, en modo brazos caídos(como pasó el día del Alcorcón). En ese sentido, el fichar nombres que ya estén contrastados, no marca el camino a seguir por la política de fichajes que se quiere implantar en el club.

    Tenemos a Piti y Riki, nombres mas que contrastados en la categoría y que vienen de hacer muy buenas temporadas, pero lo que no tenemos es un esquema de juego que sea capaz de explotar lo que estos nombres ofrecen. Pienso que eso es lo que se debería de tratar mas en profundidad, y no la validez de los Coef, Foulquier, brahimi y su regate constante(que pienso que es así por la falta de apoyos al lanzar el ataque y por su posicionamiento en banda, al ser tildado de “driblador” por Lucas.

    Lo que es un hecho, y que poca gente valora según puedo leer, es que en la mayoría de ataques, nuestro delantero centro recibe balón en el centro del campo o en su defecto cayendo a banda y eso, por las razones que sean y que a mi evidentemente se me escapan, debe de generar una serie de beneficios en aspectos defensivos que parecen prevalecer sobre los posibles beneficios ofensivos que provocaría otro tipo de posicionamiento. Ocurriendo esto… lo extraño es que El Arabi tenga en su haber 8 goles.

    Con respecto a las ¨malas hierbas¨, lo de Yebda, para mi la gran decepción, se veía venir. Jugador que podría tildarse de un carácter tan especial como el de nuestro ex Orellana (eso si, aun le faltaba al bueno de Hasan para llegar a esos niveles). Diakathe lo ha pedido, entre “flores” y adaptaciones, su paso por Granada ha sido de puntillas a pesar de que, como bien dijo la temporada pasada, es uno de los centrales con mas condiciones que hemos tenido, incluso con el handicap de su velocidad.

    Del tema de la asistencia al campo mejor no hablo… Espero que el Granada sea pionero la temporada que viene y copie ese aspecto de ligas como la Premier o la Bundesliga. Sin duda, seriamos un poquito mas grandes (Sr. Lamelas, podría algún día ilustrarnos con algo escrito sobre este tema, si me permite la sugerencia.)

    Le felicito por su ya habitual y consolidada sección. Un gustazo leerle. Gracias

  4. Muchas gracias por sus últimas palabras. Le opino sobre lo que ha escrito.
    Bajo la teoría del número de efectivos, jugadores hay para esa posición de extremo, ya que los hay para jugar con ‘puros’, como Pereira y Benítez, o mediapuntas enmascarados, como Piti y Brahimi. El caso será encontrar la mejor combinación, teniendo en cuenta rendimiento.
    En cuanto a lo del sistema, creo que con el 4-3-3 el equipo juega mejor que antes, pero sigue teniendo dificultades para alcanzar el gol. Al menos, no se desmorona con facilidad, ni es peor que sus rivales habitualmente. La caída a banda del delantero es algo natural del fútbol moderno. La rigidez del ariete hace tiempo que ya no existe. Igual que él cae a banda, la gente que anda por fuera va para dentro, como Brahimi. Por cierto, a mí también me parece sobre todo un driblador.
    Sobre las malas hierbas, creo que está todo dicho y coincido con lo principal que dice. El tema de asistencias da para mucho. Supongo que lo tocaremos cuando acabe el curso.

    Un saludo.

  5. Por supuesto es movimiento del delantero hacia la banda es algo natural en el fútbol moderno, pero no se entiende cuando no hay otro u otros efectivos que complemente ese movimiento, como es el caso. Sea EL Arabi, Riki o Ighalo, se ven durante el partido en mas de una ocasión con ese problema.

    Yo a Brahimi lo veo como driblador, pero si le pones opciones delante, también como pasador. El que juegue en banda me parece no aprovechar y mejorar sus cualidades latentes como pasador. Puede llegar a ser un grandísimo jugador, por ahora solo deja destellos.

    Saludos nuevamente

  6. El movimiento que se pretende es que cuando Arabi cae a un costado, penetre uno de los falsos extremos. Se vio muy bien con el Valladolid, por ejemplo, cuando en un desplazamiento del marroquí, Piti se internó en el área, pero falló en boca de gol.

    En cuanto a Brahimi, no sé cuántos partidos habrá que verle para darse cuenta que su principal problema es que toma demasiadas malas decisiones cuando llega al área. Su tiro es deficiente y tampoco ve claro el pase. Tome de referencia el último partido, cuando se pasó toda la segunda parte entrando por el carril central. En una de ellas, con dos compañeros abiertos, cuando ya tenía a los centrales del Celta encima, decidió chutar, en lugar de filtrar el pase. Son los errores que convierten su extraordinaria clase en pura estética muchas veces.

  7. Murillo no es un fichaje sino recuperar a un jugador cedido y Fran Rico tras la lesión no es un fichaje, es simplemente recuperar un jugador. El Valladolid nos ha recortado 4 puntos en las dos últimas jornadas, asi que si ellos no están despertando, que está haciendo el Granada? Estamos 4 puntos por encima del descenso, pero lo que preocupa es la trayectoria del equipo y la desconexion de la afición con el equipo y sobre todo el técnico. El partido del Betis será el partido de “Lucas vete ya”. Y sino al tiempo.

  8. Es que si tienes jugadores como Murillo o Fran Rico no necesitas fichar en sus puestos. A mí lo que me preocuparía es que el Valladolid estuviera jugando muy bien y no es así, porque veo sus partidos, no sé usted. Si quiere cantar eso, es muy libre. Prefiero pensar que el Granada ganará en Cornellá y al Betis. Ponerme en el peor escenario es la tirita antes de la herida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *