Tocarlo mucho

“Para los jugadores inteligentes la posición es sólo un punto de partida. Se mueven en función de las situaciones”, la frase es del periodista Orfeo Suárez y la utiliza para describir los movimientos de dos de los mejores centrocampistas del mundo: Andrés Iniesta y Cesc Fábregas. Es curioso como hay gente que trata de comparar a cualquiera de ellos con el rojiblanco Brahimi. He llegado a oír, y no precisamente en una cafetería, que el franco argelino es mejor que el de Arenys del Mar. No sabemos si bajo los efectos de algún alucinógeno.

El problema de Brahimi es que es un futbolista silvestre, que sigue pautas callejeras. En el barrio lo que viste es el regate, engañar al contrario, dejarlo sentado. Pero el fútbol es diferente. Lo importante es tener la habilidad de interpretar los requisitos de cada momento. Valorar el ritmo y la pausa.

Brahimi hace fintas fantásticas, pero jamás atempera los impulsos. Esté donde esté, en banda, en el centro o en su propia área, su subconsciente le lleva a controlar el cuero, esconderlo de la primera oposición y salir driblando hacia delante, sin sopesar riesgos ni mejores opciones. Si Brahimi mantiene este estancamiento seguirá siendo ese elemento de florituras imposibles, pero de resultados raquíticos. Su ventaja es que domina un arte difícil, no al alcance de cualquiera. Su defecto, que le falta casi todo de lo demás. Sobre todo, visión. El ejemplo de lo contrario es Fatau, un mediocentro sin tanta parafernalia en la expresión, pero mucho más cartesiano en sus movimientos. De ahí que tenga muchas posibilidades de colarse en el ‘trivote’ esta semana, por el sancionado Iturra.

En el fútbol, el balón hay que tocarlo mucho, pero tenerlo poco. El día que Brahimi se grabe esta frase a fuego, podrá entrar en comparativas pretenciosas. Mientras tanto, será como los fuegos artificiales. Alucinantes en su explosión, pero que se disipan con rapidez en el firmamento.

9 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo en cuanto a lo que hablas de la posición de Brahimi, A fin de cuentas danza por el campo a sus anchas driblando jugadores. Ahora bien, no crees que la posición de Fran Rico no está siendo la mejor para explotar todo su fútbol? En el filial del Madrid y en anteriores campañas en Granada lo venía haciendo como pivote, adentrándose entre los centrales para sacar el balón jugado, es decir, lo que ahora viene haciendo Iturra. Creo que en ese aspecto perdemos mucho. Es como si a Xabi Alonso lo ponemos de volante a recibir balones de espalda a portería, o a correr la banda como algunas veces pasa. Contra el Betis jugará en su posición natural y creo que se notará.

  2. Ay, amigo. Estoy completamente de acuerdo con usted, pero eso significaría sacrificar a Iturra, que se ha convertido en un ídolo de la grada. Sin él se pierde intensidad y garra, pero creo que se va a ganar en una mayor homogeneidad en el centro del campo.

  3. No sacrificar a Iturra, simplemente un cambio de posiciones. Iturra defensivamente es un muro y desde luego la posición de pivote la cumple perfectamente. Pero es que tenemos a ese Fran que lo haría mucho mejor en lo que al ataque se refiere. Yo propondría un centro del campo con Fran e Iturra, donde el gallego asumiera las labores de creación desde la defensa e Iturra se encargara de barrer. Por usar el mismo ejemplo, lo que ha venido ocurriendo en el Madrid con Xabi Alonso, al que siempre le acompañaba algún centrocampista defensivo puro, llámese Lass, llámese Khedira, pero al que siempre se le otorgaba la función de creación.

  4. En el Madrid ahora mismo no juega ningún centrocampista defensivo puro. Actúan Alonso, Modric y Di María. Khedira es muy diferente a Iturra. El alemán tiene mucha más llegada y vale para ejercer de volante de presión, no fija tanto el puesto como el chileno. Iturra es un Makelele y Fran Rico es un Guardiola. Juegan en el mismo puesto pero con características diferentes. El problema es que solos tienen una compenetración no muy buena, como ocurrió en el partido de Vigo. De ahí que surgiera lo del tercer volante (Recio).

  5. Tienes razón. Visto de esa forma la única solución sería sacrificar a Iturra. Y si así es, como opinión personal, prefiero sacrificar a Iturra (aunque siga en el once) que sacrificar a Fran Rico (que es el actual sacrificado), ya que este último tampoco es un volante en tierra de nadie como se le quiere hacer jugar. Estamos reduciendo a un grandísimo jugador a que nos sirva únicamente para las jugadas a balón parado. Un saludo

  6. Curioso, donde hay potencial se critica y donde se es consciente de que la limitación no destaca por su ausencia (caso Lucas Alcaraz) se obsesiona en su defensa hasta tal punto que el que parece bajo lo efectos de alguna droga alucinógena es usted.

    Enhorabuena por el artículo, minimizando y poniendo en entredicho a uno de los mejores jugadores del Granada, curiosamente, justo antes del partido más importante. Dejen correr la imaginación, no es casualidad.

  7. Mi confianza en que Brahimi cambie está latente. Jugando solo como hasta ahora, llegará a poco en el fútbol. Si usted cree que es mejor que Cesc, me parece estupendo. No pretendo desanimar al jugador, sino retarle a cambiar. Dígame dónde estoy defendiendo a Lucas. A ver si se lo explico para que lo entiendan: jamás he pedido que echen a un entrenador. Analizo lo que ocurre. De ahí, saquen sus conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *