Ilori y los cedidos

Columna publicada en Ideal.

El por­ve­nir de un ju­ga­dor ce­di­do es alea­to­rio pe­ro pue­de lle­var a enor­mes sal­tos. El re­cien­te Le­van­te se­ría inima­gi­na­ble sin la for­tu­na de ha­ber con­ta­do en sus fi­las con de­lan­te­ros que ve­nían de pa­sar inad­ver­ti­dos, pe­ro que re­clu­ta­dos y con mi­nu­tos de con­fian­za se hin­cha­ron a go­lear. Cai­ce­do, en el pri­mer cur­so gra­no­ta tras re­gre­sar a Pri­me­ra, ve­nía de va­rios prés­ta­mos por par­te del Man­ches­ter City. Me­tió 13 go­les, con­tri­bu­yen­do a la per­ma­nen­cia y a sa­near las ar­cas, pues su di­rec­ti­va ha­bía acor­da­do una cláu­su­la de com­pra ba­ja con res­pec­to a su pre­cio de mer­ca­do, can­ti­dad que du­pli­ca­ron al ven­der­le. Tu­vie­ron tino en el sus­ti­tu­to con Ko­né, apa­ga­do en Se­vi­lla, cu­yo ta­len­to su­mó pa­ra el gran ac­ce­so a Eu­ro­pa.

El Gra­na­da lle­va años va­lién­do­se de fut­bo­lis­tas sin es­tar en pro­pie­dad, nu­tri­do por el Udi­ne­se, con aña­di­dos del Ben­fi­ca du­ran­te la tem­po­ra­da del es­treno en éli­te. El elen­co de pro­vi­sio­na­les lo com­ple­ta­ron Brahi­mi, No­li­to y Re­cio. Por el fran­co ar­ge­lino se ne­go­ció con el Sta­de Ren­nais pa­ra re­ba­jar el te­cho fi­ja­do pa­ra ad­qui­rir­le. Con No­li­to se im­pu­so el Cel­ta en una pu­ja abier­ta. Re­cio alar­gó su si­tua­ción de ‘al­qui­ler’, aun­que de nue­vo sin fi­jar una in­dem­ni­za­ción con el Má­la­ga pa­ra vin­cu­lar­lo. Tam­po­co la tie­ne Foul­quier, ca­da vez más le­jos de am­pliar con­tra­to, ni Ilo­ri, la gran sen­sa­ción del do­min­go. Un cen­tral jo­ven pe­ro con he­chu­ras, que a su in­dis­cu­ti­ble plan­ta aña­de un ma­ne­jo ex­tra­or­di­na­rio del ba­lón, evi­den­cia­do en el pa­se lar­go que con­vir­tió Pi­ti en gol. Ilo­ri aca­ba de sa­lir del cas­ca­rón pe­ro ha gus­ta­do mu­cho a pú­bli­co y di­ri­gen­tes. El pro­ble­ma es que el Li­ver­pool in­vir­tió fuer­te en él y no va a que­rer des­pren­der­se de los de­re­chos de un dia­man­te. La gran es­pe­ran­za que le que­da al Gra­na­da es que, co­mo su­ce­de en­tre el por­te­ro Cour­tois y el Chel­sea, la ce­sión pue­da pro­rro­gar­se du­ran­te un ci­clo, pa­ra que Ilo­ri rom­pa en Los Cár­me­nes. Aun­que se le dis­fru­ta­ra po­co, re­per­cu­ti­ría en fu­tu­ras as­pi­ra­cio­nes. Si un acier­to así ocu­rrie­ra al­gu­na vez en la de­lan­te­ra, los sue­ños más am­bi­cio­sos po­drían co­ger for­ma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *