Maestro Lalo

Columna publicada en Ideal.

La con­di­ción de maes­tro se le ad­ju­di­ca a gen­te ver­sa­da, con ex­pe­rien­cia, que ha ad­qui­ri­do una sa­bi­du­ría pro­ver­bial, su­je­ta a una mi­ra­da pa­no­rá­mi­ca e in­con­for­mis­ta so­bre la reali­dad. Per­so­nas es­pe­cia­les, se­pa­ra­das de dis­cur­sos úni­cos, que tras­cien­den mo­das, sin to­le­rar el arras­tre de la ma­ra­bun­ta. En to­das es­tas vir­tu­des veo re­fle­ja­do a Eduar­do Gó­mez La­lo. Tam­bién en la ex­cen­tri­ci­dad, pro­pia de él des­de su épo­ca de en­tre­na­dor y que le acom­pa­ña en co­men­ta­rios po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos. Siem­pre re­la­cio­na­dos con el Gra­na­da CF, su gran pa­sión, apar­te de la fa­mi­lia y su otro club, el Real Ovie­do.

La­lo es ca­paz de sor­pren­der re­par­tien­do fru­ta que pro­ba­ble­men­te ha­brá sa­ca­do de al­gún ár­bol ajeno que se ha to­pa­do en un pa­seo por el cam­po. Es así. Se aven­tu­ra a pre­de­cir el re­sul­ta­do de un par­ti­do con tan so­lo 15 mi­nu­tos dispu­tados. Nor­mal­men­te, acier­ta. Cuan­do ejer­cía de téc­ni­co, in­ven­ta­ba se­sio­nes va­rio­pin­tas, al­gu­nas tan sin­gu­la­res co­mo per­se­guir una ga­lli­na a lo Rocky, o en­ce­rrar­se en un co­che en ve­rano, sin en­cen­der el ai­re y ro­dea­do de plás­ti­cos, pa­ra fo­men­tar el efec­to sau­na. En el fon­do era co­mo el se­ñor Mi­ya­gi, con su par­ti­cu­lar «dar ce­ra, pu­lir ce­ra», que lue­go abría una pers­pec­ti­va úni­ca pa­ra sus ju­ga­do­res. To­dos ellos le re­me­mo­ran por su ca­pa­ci­dad y, en fon­do, por ser en al­gu­nos as­pec­tos un vi­sio­na­rio, con ro­tun­do calado en ac­tua­les pre­pa­ra­do­res, co­mo Lu­cas Al­ca­raz, al que lle­gó a di­ri­gir co­mo ju­ga­dor y le dio el «con­se­jo de su vi­da»: haz­te en­tre­na­dor. La­lo se­ría su pro­fe­sor des­pués. Aquel alumno fue el pri­me­ro de su pro­mo­ción y siem­pre ha con­si­de­ra­do a es­te as­tu­riano co­mo una voz au­to­ri­za­da, con­tra­cul­tu­ral a ve­ces, pe­ro in­tere­san­te.

Lu­cas, co­mo tan­tos otros, en­tre ellos pe­rio­dis­tas en los que cau­só enor­me in­fluen­cia de co­men­ta­ris­ta, co­mo Án­gel Acién, Ge­rar­do Gi­rón, Sal­va Mo­ya o es­te que les es­cri­be, ha pa­sa­do a ver­le en el hos­pi­tal, tras su­frir un ic­tus. Su pro­gre­so es len­to pe­ro, en un mo­men­to de lu­ci­dez, lo pri­me­ro que hi­zo al des­per­tar fue in­qui­rir a Al­ca­raz por lo ocu­rri­do el do­min­go. Su ob­se­sión.

La­lo me­re­ce la dig­ni­dad de lla­mar­le maes­tro, por lo que sa­be y por­que es úni­co. Pe­ro ade­más es un lu­cha­dor. Sal­drá de es­ta, vol­ve­rá a di­sec­cio­nar ca­da par­ti­do y fas­ci­nar con sus ocu­rren­cias ge­nia­les.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *