Garantías

Columna publicada en Ideal.

Cuan­do el Va­lla­do­lid fi­chó a Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez, que lle­gó a cla­si­fi­car al mo­des­to Le­van­te pa­ra la Li­ga Eu­ro­pa, o cuan­do el Má­la­ga con­si­guió que Schus­ter acep­ta­ra fi­char pe­se a la caí­da de pre­su­pues­to -tras ha­ber lo­gra­do en el Ma­drid lo que no con­quis­tó Pe­lle­gri­ni: el cam­peo­na­to de Li­ga-, se­gu­ro que am­bas en­ti­da­des creían in­cor­po­rar so­bre se­gu­ro a dos en­tre­na­do­res con­tras­ta­dos y exi­to­sos, ca­da cual a su ni­vel. El ca­pri­cho­so fút­bol, sin em­bar­go, te co­lo­ca en si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles. Mien­tras que a JIM se le en­quis­tó el ca­so Ebert, la gran es­tre­lla pu­ce­la­na el cur­so pa­sa­do, has­ta un pun­to que se vio for­za­da la sa­li­da del ale­mán en el mer­ca­do de in­vierno, con un es­ce­na­rio re­vuel­to, a Schus­ter pa­re­ce ha­ber­le pe­sa­do la fal­ta de adap­ta­ción a un con­tex­to mo­des­to, una for­ma­ción de plan­ti­lla sin res­pon­der a pa­tro­nes co­mu­nes y, se­gún di­cen allí, cier­ta ac­ti­tud dis­pli­cen­te por par­te del pro­pio téc­ni­co, que con fre­cuen­cia aso­ma apá­ti­co pe­se a la cri­sis.

Hay más ejem­plos de fra­ca­sos ines­pe­ra­dos, co­mo el de Dju­kic, de la mis­ma ma­ne­ra que hay pre­pa­ra­do­res que ob­tie­nen el éxi­to y ca­lan en una afi­ción, co­mo son los ca­sos de Val­ver­de y Arra­sa­te. Lo alea­to­rio del jue­go, lo im­pre­vi­si­ble que es la in­ter­ac­ción de ju­ga­do­res so­bre el cam­po ten­ga el nom­bre que ten­gan, tum­ba cual­quier ver­dad ab­so­lu­ta que se quie­ra de­fen­der en es­te de­por­te. Equi­pos anó­ni­mos sa­len triun­fa­les y plan­ti­llas con cu­rrícu­los ex­cel­sos fra­ca­san es­tre­pi­to­sa­men­te.

Pe­ro el ejem­plo de los equi­pos vas­cos sí nos pue­de lle­var a teo­rías. Tan­to El Ath­le­tic co­mo la Real son dos clu­bes que han he­cho de la es­ta­bi­li­dad su ban­de­ra. Ex­plo­tan su can­te­ra, que tie­nen mi­ma­da en cuan­to a ins­ta­la­cio­nes y pa­ra la que ha­cen una ar­dua cap­ta­ción, y po­ten­cian el ta­len­to pro­pio has­ta dar­le for­ma, sin me­nos­ca­bo del re­sul­ta­do. Un mo­de­lo di­fí­cil de cal­car en es­cua­dras de vue­lo aún cor­to co­mo el Gra­na­da, que ape­nas ha co­men­za­do a for­jar es­ta es­truc­tu­ra, al tiem­po que ha emer­gi­do co­mo en­ti­dad en la éli­te.

Es im­po­si­ble pre­de­cir en qué ca­te­go­ría es­ta­rán los ro­ji­blan­cos la tem­po­ra­da que vie­ne, aun­que la co­sa no pin­ta tan mal co­mo al­gu­nos ha­cen. Tam­po­co quien lo di­ri­gi­rá, tan dis­cu­ti­do Al­ca­raz en al­gu­nos fo­cos. So­lo es­tá cla­ro que has­ta que Qui­que Pi­na no apues­te de­fi­ni­ti­va­men­te por una idea de­por­ti­va, ín­ti­ma­men­te li­ga­da al ti­po del ban­qui­llo, le cos­ta­rá ge­ne­rar una con­ti­nui­dad tem­po­ral, eli­mi­nar la sen­sa­ción de que se avan­za, sí, pe­ro a em­pe­llo­nes. Él mis­mo ha­bló re­cien­te­men­te de fun­dar una «fi­lo­so­fía». Oja­lá des­pués de los mie­dos del cur­so la en­ti­dad al­can­ce puer­to e ins­tau­re un plan que no es­té vul­ne­ra­do por la pers­pec­ti­va del ne­go­cio, que es ne­ce­sa­ria, pe­ro que no pue­de ser dic­ta­to­rial so­bre lo de­más.