El pasado se cruza con el futuro

5 dardos para el Granada – Elche

* Ni la añoranza que conlleva la visita del Elche, rival del ascenso a Primera división. Ni el regreso a la lista de Ighalo, el héroe de aquel día, tras varias semanas convaleciente. Tampoco la vuelta de Brahimi y Recio, ni la baja confirmada por sanción de Iturra, tras pasar por todas las instancias reglamentarias buscando el indulto. Lo que removerá la curiosidad del aficionado será observar a un espigado jugador africano, que responde al nombre de Sulayman, fichado por el Granada B hace pocos días y que ha derribado la puerta de tránsito hacia el primer equipo, con el beneplácito de Lucas Alcaraz. En principio, para completar el banquillo.

* Los hinchas que acuden a ver al filial ya pueden identificar a este futbolista gambiano, de planta impresionante y con una precoz destreza con el balón. Los más entusiastas le atribuyen unas llamativas condiciones desde el partido del pasado fin de semana. El resto, el grueso de los abonados, apenas tienen información de esta apuesta, que solo el encuentro nos irá diciendo si está solo para tener alternativa para el centro del campo por la baja de ‘Colocho’, o si hay algo más que el técnico escruta en él.

* El ambiente se presume envidiable, en cualquier caso, para un día y hora perfectos para el fútbol. El club ha querido enterrar cualquier hacha de guerra con respecto al adversario para que reine la calma entre masas sociales. Aun así, el partido ha sido declarado de alto riesgo. El público sabe que con su fuerza el equipo puede llegar lejos y que los insultos pueden enaltecer al contrario más que asustarlo. Esta es la teoría. Luego se liberan pulsiones y cada cual se comporta como considera. Lo aconsejable es que la violencia no aparezca en ningún momento.

* Tras el empate en Getafe, fortalecedor por la reacción rojiblanca, la escuadra rescata a Recio para su ‘trivote’ y a Brahimi para el flanco zurdo, ese que parecen rechazar todos los suplentes. El franco argelino tratará de abastecer a la exitosa sociedad en ataque. Si El Arabi y Riki siguen revolviendo zagueros, poco tiene que temer el Granada. Lo importante es que la conexión también nazca atrás, donde se presume el mantenimiento de Coeff y Murillo.

* Retazos del pasado surcarán el aire del estadio, de aquella tarde en la que el pobre Abel Gómez erró por dos veces el lanzamiento de un penalti que le hicieron repetir. El henchido portero Jaime no podía ni figurarse que unos días después Ighalo obraría un serpenteo letal para instaurar su leyenda. Aquello ya está en el recuerdo. En el presente hay dos clubes que luchan por la salvación en la élite. Para el futuro, una serie de jóvenes que buscan su lugar en el fútbol. Hacia allí quiere trasladarse Sulayman, con la mayoría de edad recién estrenada. El tiempo medirá su capacidad para crecer y emular a aquellos tipos que fijaron con letras doradas, en el Martínez Valero, una de las páginas más gloriosas de su equipo.