Lucas no quiere la toga

5 dardos para el Atlético de Madrid – Granada.

* Al entrenador del Granada algunos le podrán reprochar muchas cosas, pero ninguno puede dudar de sus sentimientos futbolísticos. Hace años, cuando era un pipiolo entre los entrenadores de la Liga, un conocido comunicador, que trabajaba entonces en la radio nocturna, quiso profundizar en las emociones del técnico que empezaba su carrera en la élite. Entre esos aspectos más íntimos, quiso saber si le tiraba más el Madrid o el Barcelona. Alcaraz se debió revolver tras el teléfono y utilizó una de esas respuestas cortantes, tan suyas, tan ‘malafollescas’, con la que cerró el dilema: “Yo soy del Granada. Solo del Granada”. Presumir de ello, cuando los rojiblancos estaban en las catacumbas, tiene un mérito considerable. Antes que incluso entrenador, Lucas ha sido aficionado, socio y ahora es abonado. En concreto tiene reservados dos asientos en tribuna, aunque él seguro que prefiere el a veces espinoso pero siempre privilegiado banco que está a pie de césped.

* Por eso, por su hartazgo ante el mensaje monotemático de los medios nacionales sobre los colosos del campeonato, Lucas rechaza cualquier papel de juez, al estar en el calendario del Atlético, el rival de este miércoles, y el del Barcelona, este en Los Cármenes, en la víspera de la final de la Copa del Rey. A Alcaraz le resbala el papel de su equipo en la disputa del título. Lo que le atañe y obsesiona es afianzar al Granada en zona de salvación. Cuanto antes mejor. Sumando en los campos que sean. Los accesibles, los complicados y hasta los que se consideran imposibles.

* El Vicente Calderón adquiere esta categoría ante esa bestia de piel dura y pelo espeso que ha sabido alimentar Simeone, el paroxismo de la competitividad. Futbolistas de todo tipo al servicio de una causa común, que funcionan al unísono para cerrarse y que atacan en estampida, con algunos hechiceros en el centro y un cazador consumado y racial en punta. Ante ellos el Granada colocará su consistencia y medirá su madurez en entuertos arriesgados. En Getafe mostró redaños y con el Elche, paciencia. Una mezcla de ambas cualidades pueden ser muy importantes para alcanzar el hito en la ribera del Manzanares.

* La visita no trae recuerdos bonitos para los de rayas horizontales, pues allí recibieron el segundo sopapo consecutivo el curso pasado, tras el 0-5 con el Betis en casa. El suelo parecía derrumbarse para Alcaraz, pero Pina redobló su confianza, concentró a la tropa y entre todos subsanaron la situación catastrófica. Aquel Atlético todavía estaba afianzando su personalidad. Ahora tiene un plan claro, como jefe de la clasificación. Pueden hacer un fútbol a veces feo, o parecer que dormitan. Pero cuando el contrario se despista, le asaltan con sus garras y ya no hay quien les cuestione, porque no sueltan a la presa.

* Los intocables Fran Rico y Murillo han estado con problemas en los últimos días, pero han viajado. También Roberto, que tenía problema en el tobillo. No lo hace Piti, con el que resultan ya irrelevante los plazos que comunique el Granada sobre su recuperación. Empieza a ser mejor que al jugador no se le agobie y que el club no lance esperanzas que luego se trastocan. Alguien tendría que reflexionar algún día si con Piti se está haciendo todo lo bien que se debiera. Eso sí tiene un juicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *