Un derbi que mide el carácter

5 dardos para el Málaga – Granada.

* El costumbrismo de aquellas caravanas que bajaban y subían a la costa con ansia de balón se rememora este domingo con el Málaga y el Granada pugnando, en la élite, por el objetivo vital de la permanencia en Primera división. El gran derbi retorna con fuerza, bien ambientado por la situación de paz social entre ambas aficiones, pero con mucho que referir en el campo.

* Los malagueños tienen bajas importantes en defensa, mientra que el Granada lamenta la ausencia del único ‘boquerón’ de su plantilla. Esta vez el club rojiblanco ha evitado el pago de la penalización para que Recio desempeñe su oficio ante la entidad a la que pertenece en realidad. Alcaraz vuelve a acudir al repuesto habitual, Fatau, para completar una alineación en la que pretende la inclusión de Ilori por Coeff como aportación más destacada.

* El joven central francés jamás podrá reprochar en adelante nada. Ha tenido partidos de sobra para mostrarse. Lo cierto es que ha evidenciado ser un proyecto interesante aunque algo endeble para las tribulaciones de final de Liga, donde la pillería y el físico se hacen presentes en cualquier lance. Lo de la ausencia de envergadura se puede solventar con tiempo. Seguro que le quedarán citas para mejorar la experiencia y calibrar a la perfección si tiene aún más. Eso sí, salvo que la impresión haya sido muy equivocada, parece que Ilori está mucho más suelto en la competición. Su problema es que viene de una parada misteriosa, que se ha alargado más de la cuenta.

* Tan grave como el oscurantismo en el proceso del central luso – inglés es lo de Piti, quien vuelve a entrar en la convocatoria pero que parece apto solo para apenas media hora. Un futbolista que el curso pasado encadenó hasta las pachangas se está topando con una temporada aciaga con las lesiones. Sus ausencias, en el balance, harán recordar que este Granada pudo haber sido algo más con su fichaje estrella en el campo. Para no forzarle en demasía, el entrenador podría enfocarle de nuevo hacia el centro del campo, en lugar de a un costado, en el momento que tire de él. Ahora se está en manos de la eficacia de los servicios médicos.

* Si ante el Levante la escuadra tuvo que inflarse de paciencia para intentar desbloquear un cerrojo, en Málaga será el carácter general lo que se mida, porque la grada estará llena de pasión por la permanencia blanquiazul. El futbolista de más coraje del plantel visitante, Manuel Iturra, será a buen seguro censurado por su marcha el pasado verano. Él tendrá que dar ejemplo al resto de capacidad de aguante para conservar su fútbol de disputa sin perder los estribos por el reproche de la hinchada malagueña. Si todos mantienen la cabeza fría y brota el juego, tal vez se puede conseguir sumar en un coliseo complicado siempre para el Granada, pero en el que ya le toca contravenir a la estadística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *