Pájara en el ‘trivote’

La Resaca en Ideal.es.

1. Alcaraz mascaba, en la sala de prensa, la victoria del Granada en Elche, el día que cambió el dibujo táctico y su equipo  recuperó los mejores valores colectivos. “Había que salir a reventar, hasta que duráramos”, extendió sonriente, aliviado con los tres puntos, sobre el plan de introducir tres mediocentros en el esquema, para una plantilla que no se había construido para tener tantos relevos en la sala de máquinas. Algo más de cinco meses después, la sentencia pasada cobra una fuerte relevancia, sobre todo tras el fracaso en Málaga. Porque el ‘trivote’ está al límite de combustible. Ha entrado en una pájara.

2. El grupo se confeccionó para otra disposición en verano y no se corrigió en invierno. Más bien, se debilitó. Si antes del mercado el sustituto natural de la trinidad formada por Iturra, Fran Rico y Recio era el controvertido Yebda, jugador del que se dudó sobre su implicación pero con una experiencia considerable, desde el cierre del bazar navideño solo Fatau quedó como alternativa razonable, el más competitivo de la remesa del filial, de la que no salió con tanta fuerza Boateng, más llamativo en lo técnico pero más voluble en las sesiones de trabajo con el primer equipo. La dirección o no vio tan necesario fichar o no encontró nada factible de acuerdo a sus posibilidades económicas. Tanto da a día de hoy.

3. Fatau, que es un chaval solo baqueteado en Segunda B, ha tenido que actuar más de lo razonable, superado en ciertos escenarios exigentes, eficaz en los encuentros donde el equipo  tuvo fases de contención y recibió ayudas de los costados, pero con las costuras al aire cuando los partidos le reclamaron decisiones capitales con el balón. Pero focalizar el problema en el más inexperto sería injusto. La principal debilidad del cuerpo de guardia está en la pérdida de sintonía de dos de sus elementos más importantes. Iturra, en la parcela de recuperación; y Fran Rico, en la de elaboración.

4. Iturra disputó en La Rosaleda su peor actuación con la camiseta rojiblanca, abrumado por los silbidos del que fue su público. Tocó fondo, pero la tendencia ya era de por sí tenebrosa. El chileno ya no está en esemomento sublime de la primera vuelta, en el que con bravura tapó cualquier grieta que surgía en los mecanismos del Granada. Ahora ya no se anticipa tanto y se subrayan sus carencias al desplazar el esférico. Ante situaciones de acoso, no encuentra los atajos. En Málaga, con poquísima ayuda defensiva de Brahimi y Piti por los costados, los interiores Fatau y Fran Rico le abandonaron en todo momento para hacer coberturas. Iturra así no dio abasto. Cada intento de pase fue un horror. La lluvia de pitidos le bloqueó.

5. Tan preocupante es lo del ‘Colocho’ como lo de Fran Rico, al que se le ha desviado hasta el láser que calza en su bota derecha, de la que han nacido tantas oportunidades de gol a balón parado. Es el curso de su consagración en Primera, pero sus dos cursos parado empiezan a aparecer en forma de agotamiento paulatino. Nunca ha tenido un sustituto potable porque pocos mueven la batuta como él. Eso le lleva a acarrear muchísimos minutos para un jugador que ha tenido que seguir un plan estricto de recuperación tras los partidos, con el que ha evitado cualquier tipo de dolencia mayor. Pero hay mucha fatiga acumulada en torno a esa rodilla. Solo su mente brillante, su clase indiscutible, le aportan el rigor necesario para intentar levantarse en este tramo final. Es indispensable.

6. Son momentos de incógnitas sobre el ‘trivote’. Si romper la línea de derrotas exige el volantazo o no, aunque más que un sistema lo que habría que analizar es qué jugadores están aptos para transformar esta situación anómala, que salvo éxitos sorpresivos va a tener un inquietante grado de angustia, inesperado hace solo un mes. No parece que el mejor partido para desarmar la zona meridiana sea el del sábado, ante el Barcelona, con la fama de tener la mejor franja medular del mundo, con permiso del Bayern Munich. Ese día volverá Recio, ese pivote de aire secundario pero al que siempre se le añora cuando está de baja. El hombre que tendrá que oxigenar tanto a Iturra, en lo grueso, como a Rico, en lo fino.

7. El ataque queda tuerto por la lesión de Riki, salvo pronta recuperación, pero Piti ya está listo para lanzarse por la vanguardia. Por fin parece sano, lo mejor que salió de la visita a la Costa del Sol. Si alguna vez ha sido necesario su concurso es precisamente ahora. Momentos en el que a muchos les tiemblan las piernas y tipos como él, héroes en mil batallas, enseñan los galones.

8. Pese a los cuatro goles encajados, el retorno también de Ilori tiene que dotar de serenidad a una línea que seguramente será bombardeada en los dos próximos encuentros. Su desplazamiento en largo tiene que ser también una vía de urgencia en diversas situaciones. Murillo tiene que recobrar su mejor versión a su lado. Coeff vuelve a la espera.

9. Como ya le pasó en el Camp Nou, Foulquier tendrá que jugar de lateral izquierdo por la baja de Brayan Angulo, sancionado. Eran otros tiempos para el francés, en los que alternaba en la titularidad, tanto en la zurda como en la diestra. Foulquier parece haber perdido el tren de la continuidad, pues está cedido con una opción de compra que hoy parece cara, erigido en mero meritorio de los segundos tiempos, ocupando desde la polivalencia cualquier puesto de banda. Ahora, cuando azota el vértigo de la competición, regresa al once de partida en Los Cármenes. Le hará falta mucho temple para contener al extremo que le presenten los azulgrana.

10. En los bares, en el trabajo, por la calle. Todo el mundo cuchichea sus cuentas de la permanencia. Todo parece confluir en dos triunfos en las cinco citas que quedan para asegurar el pienso en la élite. Donde se consigan, da igual. A esta altura, poco importa la envergadura del rival. Dicen que es el mejor momento para toparse con el Barça. Que puede llegar desgastado por su encuentro de Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid y preocupado por su siguiente visita tras Los Cármenes, que es la final de la Copa del Rey ante el Madrid. Estos conjuntos tienen un fondo de armario tan extenso, pese a las dudas mediáticas, que ante ninguno de los elegibles por Tata Martino se puede confiar el Granada. Pero hay tres puntos en liza. La mitad de la supervivencia. Habrá que comer bien e hidratarse para la batalla. Es la única manera de superar una pájara. La cuestión es si las piernas tiesas han afectado ya, de lleno, a la mente de los futbolistas. Entonces el entrenador, si no quiere salir escaldado del proyecto, tendrá que dar lo mejor de sí mismo para depurar cabezas. En lo psicológico y por supuesto en lo táctico, donde él también tiene mucho que mejorar. Pasó 22 encuentros iniciales sin encajar un solo gol de estrategia. Lleva seis en los diez últimos. Esto y otras cosas hay que hacérselo mirar. Cumplir, respirar y luego reflexionar.

1 Comentario

  1. Pájara en el trivote? Yo diría: “Pájaros en el trivote” Porque vaya partido hicieron Fran Rico, Iturra y Fatau… Yo no se que ocurre que a los futbolistas se les ve cada día más desmotivados. En todo el 2014 sólo se ha ganado 1 punto fuera de casa. Es como si estar en medio de la tabla les hubiera quitado la tensión competitiva, y lo que no se dan cuenta es que los de abajo vienen todos puntuando y pisando fuerte. No me considero un detractor de Lucas, pero no ha sabido mantener al grupo la tensión competitiva fuera de casa, salvo en Getafe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *