El réquiem de una generación

5 dardos para el Granada CF – FC Barcelona.

* No es el Vandalia, aunque coincidan colores, con todo el cariño al conjunto de Peligros. Suelto esta chorrada porque detecto a algunas personas con el pecho demasiado hinchado y la pretensión de una masacre azulgrana en Los Cármenes, por aquello de que el Barça viene tocado de la eliminación en la Liga de Campeones, que tiene a un portero al que le gusta cantar (rap) y una defensa improvisada por las ausencias. Que tienen la final de Copa del Rey en la siguiente parada. Que Leo Messi es hoy Lio Messi, como le llaman en la Argentina a la que quiere sacar campeona de Brasil. Su mente parece ya con la camiseta albiceleste. De repente, se inflama el optimismo entre ciertos hinchas rojiblancos y la proeza se traslada a faena de aliño. Pero estos contextos, a priori favorables, siempre son conflictivos con semejante mastodonte.

* Después de años de atracón de títulos, de fútbol para el museo, ha llegado la descomposición del proyecto. El ‘tiki taka’ ha muerto, dicen los advenedizos, pero el réquiem se canta en torno a una generación mágica que se ha quedado sin apetito y ajada de arrugas, con un envejecimiento acelerado por una directiva negligente, vanidosa y victimista. La bonita idea acunada vive en medio de la tormenta y ojalá perdure por el bien del fútbol, por el ejemplo que supuso para la Selección y el arrastre para otros equipos que eligieron la vía más complicada de jugar, pero también una que pretende dignificar este deporte, buscando el agrado y el respeto del aficionado. Cuidado también con matar a los intérpretes de la melodía de seducción antes de tiempo. Este verano se avecina con catarsis en el Camp Nou, pero aún están en disposición de levantar dos títulos. El cuarto trasero lo tienen patas arriba, pero en ataque carecen de bajas. Están todos los que han sido vapuleados estos días en los medios. Suponemos que cabreados.

*  El Granada tiene una epidemia en la portería. Roberto tiene el muslo para pocos esfuerzos y puede que el ‘Casillas’ griego tenga que regresar del último rincón del banquillo. Karnezis parece haber perdido el tren del Mundial por su constante suplencia este curso, pero de repente le puede aparecer la oportunidad de lucirse en un partido de retransmisión mundial, ante un rival bajo observación, del que el aficionado quiere comprobar si de verdad está tan enfermo. Bien haría Orestis en emular al ‘Santo’, no solo en su situación de internacional sin oportunidades en la competición doméstica, sino también en sus paradas milagrosas. Si necesitaba un escaparate para reivindicarse, le han puesto en mitad de la Quinta Avenida.

* Si la previsión se confirma, Foulquier tendrá un extremo nato por su costado, que le querrá sacar del carril. Bien Pedro, bien Alexis. Es otra de las novedades de Alcaraz, que desempolva al francés como lateral izquierdo, tras pasar por todos los flancos de la cubierta. Recio puede que se tope con Song en su vuelta, en un centro del campo adversario que en principio algo desafinaría, al tener que retrasarse Busquets a una defensa sujetada por tiritas. Piti medirá su pulso probablemente con Adriano, si es que Alba se toma la tarde libre. Tata Martino mira al duelo de Valencia sin duda, pero tampoco puede creer que visita Liliput. Lo mismo tiene prisa en marcharse de Granada. Llegan el mismo día y se van justo después. Se quedará alucinado cuando vea un manto blanco en la montaña, mientras en la ciudad se rondan temperaturas veraniegas. Ojalá no sea su único motivo de sorpresa y algo más le deje de piedra.

* El plan B de Alcaraz recalca la segunda letra del alfabeto, porque mira precisamente al filial, con presencia importante en la citación. El chileno Cristian Bravo, del que dicen que cuando desborda consigue centrar como si tuviera un tiralíneas. Y el delantero Success, que ha deslumbrado en los entrenamientos. Eléctrico en la ejecución del disparo, fuerte como una palmera. Nacido en Nigeria, como el gran talismán histórico del Granada, Odion Ighalo. Este viene también de sus país y su nombre en castellano significa éxito. Si se consuma tal cosa, más que un réquiem por el contrincante sonará en toda la ciudad una serenata imparable. En vez de los tambores y cornetas de la Semana Santa, lo mismo retumba una batucada de Carnaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *