El ‘matagigantes’ desempolva su traje (Granada 1- Barcelona 0)

La crónica en IDEAL.

En el nú­me­ro 16 de la ave­ni­da Fran­cis­co de Go­ya, en Za­ra­go­za, hay una cho­co­la­te­ría don­de los ma­ños se re­fu­gian pa­ra pro­te­ger­se del cier­zo. La re­gen­ta un se­ñor oron­do y bo­na­chón que de­co­ra las pa­re­des con vie­jas pá­gi­nas de pe­rió­di­co, con no­ti­cias de fút­bol. Don En­ri­que, el pro­pie­ta­rio del lu­gar don­de se dis­pen­san los me­jo­res chu­rros de Ara­gón, sa­le de jo­ven en esas añejas imá­ge­nes en blan­co y ne­gro. En­ton­ces era co­no­ci­do por su ape­lli­do, el mis­mo que nom­bra al lo­cal y que se ve en el tol­do de la en­tra­da. Ha­ce 42 años y cua­tro días, Por­ta ves­tía la ca­mi­se­ta del Gra­na­da y con­tri­buía, con dos go­les, a in­fli­gir una se­ve­ra de­rro­ta al Bar­ce­lo­na de Ri­nus Mi­chels, el ideó­lo­go del fút­bol to­tal que asen­tó tiem­po des­pués Cruyff, co­mo téc­ni­co, y que ele­vó más tar­de Pep Guar­dio­la has­ta los al­ta­res. Ano­che, en Los Cár­me­nes, se res­ca­tó aquel víncu­lo con la his­to­ria.

Fue una co­ne­xión ín­ti­ma en­tre el pi­chi­chi de la tem­po­ra­da 71-72 y Brahi­mi, que se­lec­cio­nó una ve­la­da pa­ra el re­cuer­do pa­ra vol­ver a ano­tar y gra­bar así su nom­bre en los anales ro­ji­blan­cos por siem­pre. Una vic­to­ria pa­ra lu­cir en un mar­co tam­bién, la­bra­da en los va­lo­res del vie­jo Gra­na­da: el opor­tu­nis­mo y la en­te­re­za de­fen­si­va, an­te un Ba­rça que pa­re­ce no du­dar de aque­lla má­gi­ca fi­lo­so­fía del to­que, pe­ro que a día de hoy es­tá co­rrup­ta por la apa­tía.

Las emo­cio­nes del par­ti­do tras­cien­den más allá de un triun­fo que po­ne a ti­ro de pie­dra la sal­va­ción. Son esas co­sas que re­con­ci­lian, por­que se su­mer­gen en las raí­ces. Ba­ta­lli­tas que pa­re­cían ca­du­ca­das. Aque­llas epo­pe­yas en las que se gra­bó el ape­la­ti­vo de ‘ma­ta­gi­gan­tes’, que dis­tin­guió al me­jor Gra­na­da de to­dos los tiem­pos. To­dos se acor­da­rán en el fu­tu­ro de es­te en­cuen­tro su­fri­do, tan­to co­mo aquel del año pa­sa­do an­te el Real Ma­drid. El ‘ma­ta­gi­gan­tes’ des­em­pol­vó de nue­vo su tra­je. Una vez al año, pe­ro con el va­lor es­pe­cial de asen­tar la paz en el am­bien­te.

La gen­te en Los Cár­me­nes ha su­fri­do de­ma­sia­dos ava­ta­res es­ta tem­po­ra­da y me­re­cía una ges­ta así. To­do ese mal fa­rio que ha sal­pi­ca­do in­nu­me­ra­bles par­ti­dos se es­fu­mó. La for­tu­na tam­bién fue ne­ce­sa­ria. Es de esas ve­ces que el éxi­to pa­re­ce de­ter­mi­na­do al fi­nal de la es­ca­le­ra, aun­que ca­da pel­da­ño tu­vo su in­cer­ti­dum­bre. Por más que el Ba­rça vi­nie­ra to­ca­do por ver el sor­teo de la Li­ga de Cam­peo­nes por te­le­vi­sión y que tu­vie­ra me­nos coor­di­na­ción en su im­pro­vi­sa­da de­fen­sa que en las co­reo­gra­fías de los ins­ti­tu­tos in­gle­ses, era el vi­gen­te cam­peón y to­do su fir­ma­men­to se reunía en el ata­que. To­dos, pe­ro tal vez so­lo en apa­rien­cia. La ca­ra la die­ron muy po­cos. Lo in­ten­tó mu­chí­si­mo Ney­mar. Al­gu­nos se es­tre­lla­ron con­tra la com­ple­ja ma­le­za ro­ji­blan­ca. Otros pa­re­cían aliena­dos. So­bre to­do su teó­ri­co me­jor fut­bo­lis­ta. Un Mes­si que ya no se sa­be muy bien si or­bi­ta en una ne­bu­lo­sa o si se re­ser­va pa­ra lu­cir la al­bi­ce­les­te en Bra­sil. Tan­to da. Su de­sidia arras­tra con­si­go a una ge­ne­ra­ción que es­cu­cha ya su ré­quiem, con la Li­ga le­jos y el úni­co oa­sis de la Co­pa pa­ra arri­mar­se.

No es fá­cil abrir la ven­ta­na an­te los gran­des, pe­ro es ra­ro que al me­nos una vez no sur­ja la opor­tu­ni­dad de dar el gol­pe. Un de­li­cio­so pa­se de Fran Ri­co, con­so­li­da­do por un fe­no­me­nal des­mar­que cru­za­do de Brahi­mi, con­tri­bu­yó a po­ner la glo­ria más cer­ca. El ga­lle­go vio rá­pi­do la ca­rre­ra del fran­co ar­ge­lino y es­te aguan­tó la car­ga de Mon­to­ya pa­ra de­rro­tar a Pin­to, que a pe­sar de sus ner­vios evi­den­tes lue­go im­pe­di­ría una ren­ta ma­yor por par­te de Pi­ti y de El Ara­bi, ya en la se­gun­da par­te, en un mano a mano que no pre­mió el es­fuer­zo del ma­rro­quí.

A un acon­te­ci­mien­to tan es­pe­cial no le po­día fal­tar su hé­roe ho­mé­ri­co. Na­die me­jor que un grie­go pa­ra tras­la­dar los va­lo­res de la épi­ca. Arrin­co­na­do por Ro­ber­to, Kar­ne­zis ha vi­vi­do a la som­bra del ga­lle­go sin chis­tar, con com­pa­ñe­ris­mo. La si­tua­ción de­ri­vó en una agria con­se­cuen­cia pa­ra es­te in­ter­na­cio­nal: el Mun­dial pa­re­cía que se le es­ca­pa­ba. Pe­ro pue­de cam­biar ese des­tino. Kar­ne­zis fue quien más re­for­za­do sa­lió del par­ti- do de ma­yor aco­so del año. Lle­va­ba des­de enero sin po­ner­se los guan­tes en com­pe­ti­ción pe­ro no se le ha ol­vi­da­do el ofi­cio. Vo­ló an­te Ney­mar, sa­có la mu­ñe­ca con Cesc, se fle­xio­nó fren­te a Bus­quets, re­pe­lió un ajus­ta­do y po­ten­te ti­ro de fal­ta por par­te de Mes­si. Siem­pre se­reno, sin va­ci­la­ción, bien arro­pa­do por unos cen­tra­les que re­cons­tru­ye­ron la Acró­po­lis y la hi­cie­ron una for­ta­le­za inex­pug­na­ble. Tras rom­per el hie­lo en Má­la­ga, Ilo­ri con­fir­mó las me­jo­res im­pre­sio­nes. Tie­ne ta­lla im­pe­rial. Es el so­cio per­fec­to de Mu­ri­llo, que pe­leó has­ta lle­gar al lí­mi­te. Tan­to que se le­sio­nó.

El ba­lón pa­só de­ma­sia­das ve­ces fren­te al ar­que­ro he­leno, pe­ro siem­pre aca­bó le­jos. En la pri­me­ra par­te, los vi­si­tan­tes ex­plo­ta­ron la grie­ta abier­ta en el la­do de Foul­quier, in­có­mo­do en la iz­quier­da y po­co arro­pa­do por Brahi­mi. En la se­gun­da mi­tad se re­com­pu­so, cuan­do ya las lí­neas se apre­ta­ron y les to­có aguan­tar las em­bes­ti­das. Ney­mar fue el úni­co que pa­re­cía no ren­dir­se. Se las vio tie­sas con Nyom, al que le en­can­ta te­ner una mi­sión que cum­plir pa­ra no com­pli­car­se la vi­da. Le ayu­dó Itu­rra en des­qui­ciar al bra­si­le­ño, del que in­si­nuó que le olía el alien­to en una tri­ful­ca al­go có­mi­ca.

Po­co cam­bia­ron los ca­ta­la­nes en el des­can­so, don­de la voz de Mar­tino sue­na hue­ca. Si­guie­ron do­mi­nan­do el ba­lón has­ta por­cen­ta­jes im­pre­sio­nan­tes, pe­ro sin sa­ber có­mo tras­pa­sar el di­que lo­cal. Kar­ne­zis si­guió blo­can­do to­do, mien­tras que Brahi­mi pu­do sa­lir ya a hom­bros si Mon­to­ya no le re­ba­ña una op­ción per­fec­ta.

A par­tir de ahí, el due­lo fue de ba­lon­mano, sin mu­chas sa­li­das. Pe­ro el aco­so vi­si­tan­te no pu­do con las fé­rreas co­lum­nas de Al­ca­raz, que tam­bién sa­lió fres­co a ce­le­brar su partido 50 con el Gra­na­da en Pri­me­ra. Des­pués del ba­ño de Má­la­ga, al Gra­na­da le to­ca­ba gi­rar la hon­da an­te un co­lo­so, al que de­rri­bó pa­ra ha­cer­le un fa­vor, de pa­so, a aquel Atlé­ti­co de Ma­drid que en la tem­po­ra­da en la que el equi­po re­gre­só a la éli­te, ven­ció al Vi­lla­rreal sin te­ner ob­je­ti­vos en dispu­ta, pro­pi­cian­do la sal­va­ción. Esa que aho­ra es­tá más cer­ca. Un éxi­to con chu­rros que chis­po­rro­tean en una sar­tén de Za­ra­go­za. Por­ta se­gu­ro que es­ta­rá or­gu­llo­so. Con él, to­da esa hin­cha­da, la an­ti­gua y la nue­va, que dis­fru­tó co­mo po­cas ve­ces. To­dos aque­llos que sí cre­ye­ron que es­tas co­sas pro­di­gio­sas se po­dían con­se­guir. Es­to pue­de pa­sar si se es­tá en Pri­me­ra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *