El tipo de la gorra

5 dardos para el Granada – Sevilla

* Antes de que se popularizaran los teléfonos móviles y de que estos incorporaran cámaras con las que sentirnos directores de cine, los niños de los tardíos 80 alucinábamos con un programa, ‘Vídeos de primera’, en el que espontáneos grababan situaciones jocosas con artefactos domésticos que se iban poniendo al alcance de todos los públicos. El presentador era Alfonso Arús, que años después creó un programa de humor que se hizo de culto para los chavales de la época. Se llamaba ‘Al ataque’, y le otorgó fama por sus parodias sobre celebridades. Una de ellas, sin embargo, disfrazaba a un personaje al que pocos entonces le ponían cara. Llevaba indumentaria de portero y una gorra calada, que precisamente le tapaba el rostro. Su apodo sonaba a los futboleros de la época, pero solo eso, porque jugaba bien poco. Era Monchi, arquero del Sevilla, a quien siempre se le veía entre la lista de suplentes en cada partido. Precisamente ese rol anónimo servía para la chanza en el show de Arús, representado con voz aflautada y una motivación siempre frustrada. Era la imagen indiscutible del don Nadie. Pocos intuían entonces que estaban ante un futuro genio de la dirección deportiva. El arquitecto, desde los despachos, de los mayores éxitos del equipo de Nervión y el hombre que hoy ejerce un nuevo resurgimiento tras vender a tres de sus principales figuras el pasado verano: Jesús Navas, Álvaro Negredo y Gary Medel.

* Monchi ha levantado un nuevo proyecto solvente, tras algunas campañas de apuestas fallidas, bajo las mismas premisas que le dieron fama europea a los sevillanos. Un portero ágil, una defensa contundente, un centro del campo musculoso pero con algún cerebro clarividente, velocidad en los costados y potencia en ataque, demarcación donde demuestra su mejor tino. Todo en manos de un entrenador estudioso, a veces vituperado, pero que ha enderezado el rumbo en una temporada de arranque no tan prometedor. A las puertas de la semifinal de la Liga Europa y con opciones de clasificarse para la próxima Liga de Campeones recibe a un Granada que fue superior en Los Cármenes, pero que vio como el conjunto de Emery se llevó los tres puntos en esas acciones directas que tan bien explotan.

* El Granada visita la capital andaluza sin los cimientos estables por la baja de Murillo y con la cartografía perdida por la ausencia de última hora de Fran Rico, posiblemente los dos jugadores más importantes del equipo, los que marcan su fútbol. Uno define la ubicación de la línea defensiva, socorre al lateral zurdo, proporciona salida y es un marcador pegajoso. El otro proporciona asistencias por tierra, mar y aire; maneja el metrónomo y oxigena el balón. Sustituirles es imposible, así que la estructura que presenten los rojiblancos puede llegar a ser competitiva, pero jamás será igual. Coeff y Mainz pugnan por acompañar a Ilori, quien tras demostrar que es un perfecto subalterno de Murillo tendrá ahora que opositar a líder de la retaguardia. Fatau es el becario que suele ocupar las plazas olvidadas del centro del campo, ante la falta de un fichaje más maduro en invierno, sobre todo tras la marcha de Yebda. El ghanés salió damnificado de La Rosaleda, en su último encuentro de titular, abrumado por un partido caliente, donde también dimitió Iturra. El Sánchez Pizjuán es otra caldera hirviendo. Podría ser su reválida, aunque Alcaraz especulara este sábado con posibles alternativas. ¿Qué pasará por su cabeza?

* Cuentan que el ojo de Monchi se ha posado en Brahimi, quien ha empezado a flirtear con el gol al fin, al menos en casa. A su infinito repertorio de regates empieza a incorporar avances necesarios para abandonar la categoría de proyecto interesante y sumirse en la de estrella en ciernes. Más que por su gol al Barcelona, su contraste más llamativo con respecto al pasado es que se desmarcó en ruptura. Buscó el espacio de ataque, no el balón al pie. Si estas nociones han calado de verdad, entonces sí que estaremos ante un futbolista que puede aspirar a cotas altas. En estos momentos decisivos, quizás sea la ocasión de que aparezca en un campo monumental, en el que habrá minas diseminadas.

* El ataque de gala, la medular sin su regidor, la defensa sin su caudillo y la portería con su salvador más reciente. Orestis Karnezis pujó con honores por seguir bajo el marco y la lesión de Roberto ha evitado los debates. Si complicado lo tuvo ante los azulgrana, no le será más sencillo contener a Bacca, Gameiro o Rakitic. Pero si en él late la ilusión de ir al Mundial, ha de aprovechar sus exposiciones. Monchi, viejo colega de oficio, tuvo muy pocas opciones de ofrecer sus virtudes con los guantes puestos. Tanto desarrolló la observación desde el banquillo que aprendió a distinguir las pepitas de oro entre un montón de tierra. Debajo de la cachonda gorra televisiva se imitaba a un tipo muy inteligente. Respeto a los cancerberos suplentes.

3 Comentarios

  1. Rafael, por qué no juega Fran Rico? Se sabe si contra el Rayo llegan Murillo y Fran Rico? Como bien dices, son los dos futbolistas más importantes del equipo.

  2. Por una lesión muscular. Desconozco si llegarán. En principio sí pero el club es opaco en esas cosas.

  3. Desde luego, la gestión del Granada con las lesiones musculares y los tiempos de recuperación, más que opaca son simplemente vergonzosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *