Un acierto, un empellón

Columna publicada el día 13 en IDEAL

Que el ac­to se sal­dría del pro­to­co­lo ha­bi­tual pa­ra es­tos asun­tos lo de­la­tó la pre­sen­cia del pro­pio Pi­na en lu­gar del aus­te­ro Pe­dro Gon­zá­lez Se­gu­ra. Es­ta vez no pro­ce­de­rían al for­mu­lis­mo de leer un lis­ta­do con tem­plan­za, sin aban­do­nar en de­ma­sía el guion, sino que el má­xi­mo man­da­ta­rio iba a sa­lir a es­ce­na a di­fun­dir una gi­gan­tes­ca sor­pre­sa y ade­más lan­zar un ale­ga­to re­ta­dor. El pre­si­den­te ele­vó la fe­li­ci­dad de los afi­cio­na­dos del equi­po con una ba­jada si­de­ral en el pre­cio de los abo­nos, pe­ro por mo­men­tos más que un ges­to mag­ná­ni­mo pa­re­ció desafiar al ten­di­do, pa­ra que aho­ra le co­rro­bo­ren con una ma­si­va reac­ción que su an­te­rior po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­ta­ba erra­da, por ex­ce­si­va en un ci­clo de cri­sis.
Pe­ro Pi­na no se di­ri­gía a la ma­sa al sol­tar al­gún dar­do con cier­ta arro­gan­cia. De un tiem­po a es­ta par­te se ha em­pe­ña­do en amor­ti­guar a ese mi­no­ri­ta­rio sec­tor crí­ti­co que tan­to le cues­tio­na y que le nin­gu­nea sus ex­tra­or­di­na­rios méri­tos me­dian­te la exa­ge­ra­ción de sus de­fec­tos, que los tie­ne, pe­ro no tan exa­cer­ba­dos co­mo pre­go­nan. Si al­go ha­bía de­mos­tra­do Pi­na en los úl­ti­mos me­ses es una me­su­ra inusual pa­ra el car­go an­te las crí­ti­cas, co­mo cuan­do se pi­dió la ca­be­za de An­que­la o de Al­ca­raz. Al jie­nen­se le alar­gó la eta­pa pe­se al cla­mor y al gra­na­dino lo sos­tu­vo has­ta el fi­nal, ob­te­nien­do una nue­va sal­va­ción. El mur­ciano se eri­gía con he­chu­ras, inal­te­ra­ble en la to­ma de de­ci­sio­nes, en las que él mar­ca­ba los pla­zos con se­re­nidad. Una vez aca­ba­da la tem­po­ra­da de­por­ti­va, cier­tos alle­ga­dos le han de­bi­do de lle­nar la ca­be­za con las erup­cio­nes en me­dios hos­ti­les, has­ta lle­var­le a una ges­tión por em­pe­llo­nes. Si ha ad­qui­ri­do una te­le­vi­sión de­be­ría de ser por con­ven­ci­mien­to cla­ro de que es al­go po­si­ti­vo pa­ra la di­fu­sión de los va­lo­res de su mar­ca, no por con­tra­rres­tar otro fo­co, co­mo tan­to in­sis­tió en su pues­ta de lar­go. Si que­ría agra­dar a la hin­cha­da, te­nía que ba­rrun­tar un des­cen­so im­por­tan­te de pre­cios, acor­de a la épo­ca que vi­vi­mos, sin usar a es­te pe­rió­di­co co­mo glo­bo son­da el pa­sa­do do­min­go. La rec­ti­fi­ca­ción de los por­cen­ta­jes que ofre­ció de­pa­ra un es­ce­na­rio po­si­ti­vo pa­ra la hin­cha­da, pe­ro re­zu­ma im­pro­vi­sa­ción.
Si no es ya el me­jor pre­si­den­te de la his­to­ria, ran­go que so­lo le pue­de dis­cu­tir Can­di con su­ma di­fi­cul­tad, sí ha si­do el di­ri­gen­te más tras­cen­den­tal pa­ra el club, por re­ver­tir una de­mo­li­ción se­gu­ra pa­ra cons­truir en­ci­ma un pro­yec­to im­pre­sio­nan­te en la éli­te, en pleno afian­za­mien­to, que consu­ma es­te año un sal­to ha­cia la gran­de­za, con la ciu­dad de­por­ti­va a pun­to de es­tre­nar­se y la di­rec­ción en el ban­qui­llo de un en­tre­na­dor de pres­ti­gio y di­la­ta­da ca­rre­ra en la éli­te. Pue­de re­sul­tar­le in­so­por­ta­ble que le mar­ti­lleen sus lo­gros con su­ma in­jus­ti­cia, pe­ro tam­po­co ten­dría que ne­ce­si­tar al­mi­ba­rar sus ac­cio­nes pa­ra con­for­mar su fe­li­ci­dad. Los bui­tres so­lo sub­sis­ten si se les da su ca­rro­ña y men­cio­nar­les com­pul­si­va­men­te, les ali­men­ta. Go­bier­ne pa­ra la gen­te, no pa­ra la gen­tu­za.

2 Comentarios

  1. Pues muy a mi pesar, no estoy de acuerdo con el mensaje de mesura, tiene toda la razón del mundo para decir que es el “dios” del Granada y que ya vale de “buscalios”, que no son granadinistas, dando palos a todo lo que se mueve en el entorno de “nuestro” GRANADA. Si no tienen noticias para aumentar su audiencia, que se vayan al “sálvame”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *