Un acierto, un empellón

Columna publicada el día 13 en IDEAL

Que el ac­to se sal­dría del pro­to­co­lo ha­bi­tual pa­ra es­tos asun­tos lo de­la­tó la pre­sen­cia del pro­pio Pi­na en lu­gar del aus­te­ro Pe­dro Gon­zá­lez Se­gu­ra. Es­ta vez no pro­ce­de­rían al for­mu­lis­mo de leer un lis­ta­do con tem­plan­za, sin aban­do­nar en de­ma­sía el guion, sino que el má­xi­mo man­da­ta­rio iba a sa­lir a es­ce­na a di­fun­dir una gi­gan­tes­ca sor­pre­sa y ade­más lan­zar un ale­ga­to re­ta­dor. El pre­si­den­te ele­vó la fe­li­ci­dad de los afi­cio­na­dos del equi­po con una ba­jada si­de­ral en el pre­cio de los abo­nos, pe­ro por mo­men­tos más que un ges­to mag­ná­ni­mo pa­re­ció desafiar al ten­di­do, pa­ra que aho­ra le co­rro­bo­ren con una ma­si­va reac­ción que su an­te­rior po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­ta­ba erra­da, por ex­ce­si­va en un ci­clo de cri­sis.
Pe­ro Pi­na no se di­ri­gía a la ma­sa al sol­tar al­gún dar­do con cier­ta arro­gan­cia. De un tiem­po a es­ta par­te se ha em­pe­ña­do en amor­ti­guar a ese mi­no­ri­ta­rio sec­tor crí­ti­co que tan­to le cues­tio­na y que le nin­gu­nea sus ex­tra­or­di­na­rios méri­tos me­dian­te la exa­ge­ra­ción de sus de­fec­tos, que los tie­ne, pe­ro no tan exa­cer­ba­dos co­mo pre­go­nan. Si al­go ha­bía de­mos­tra­do Pi­na en los úl­ti­mos me­ses es una me­su­ra inusual pa­ra el car­go an­te las crí­ti­cas, co­mo cuan­do se pi­dió la ca­be­za de An­que­la o de Al­ca­raz. Al jie­nen­se le alar­gó la eta­pa pe­se al cla­mor y al gra­na­dino lo sos­tu­vo has­ta el fi­nal, ob­te­nien­do una nue­va sal­va­ción. El mur­ciano se eri­gía con he­chu­ras, inal­te­ra­ble en la to­ma de de­ci­sio­nes, en las que él mar­ca­ba los pla­zos con se­re­nidad. Una vez aca­ba­da la tem­po­ra­da de­por­ti­va, cier­tos alle­ga­dos le han de­bi­do de lle­nar la ca­be­za con las erup­cio­nes en me­dios hos­ti­les, has­ta lle­var­le a una ges­tión por em­pe­llo­nes. Si ha ad­qui­ri­do una te­le­vi­sión de­be­ría de ser por con­ven­ci­mien­to cla­ro de que es al­go po­si­ti­vo pa­ra la di­fu­sión de los va­lo­res de su mar­ca, no por con­tra­rres­tar otro fo­co, co­mo tan­to in­sis­tió en su pues­ta de lar­go. Si que­ría agra­dar a la hin­cha­da, te­nía que ba­rrun­tar un des­cen­so im­por­tan­te de pre­cios, acor­de a la épo­ca que vi­vi­mos, sin usar a es­te pe­rió­di­co co­mo glo­bo son­da el pa­sa­do do­min­go. La rec­ti­fi­ca­ción de los por­cen­ta­jes que ofre­ció de­pa­ra un es­ce­na­rio po­si­ti­vo pa­ra la hin­cha­da, pe­ro re­zu­ma im­pro­vi­sa­ción.
Si no es ya el me­jor pre­si­den­te de la his­to­ria, ran­go que so­lo le pue­de dis­cu­tir Can­di con su­ma di­fi­cul­tad, sí ha si­do el di­ri­gen­te más tras­cen­den­tal pa­ra el club, por re­ver­tir una de­mo­li­ción se­gu­ra pa­ra cons­truir en­ci­ma un pro­yec­to im­pre­sio­nan­te en la éli­te, en pleno afian­za­mien­to, que consu­ma es­te año un sal­to ha­cia la gran­de­za, con la ciu­dad de­por­ti­va a pun­to de es­tre­nar­se y la di­rec­ción en el ban­qui­llo de un en­tre­na­dor de pres­ti­gio y di­la­ta­da ca­rre­ra en la éli­te. Pue­de re­sul­tar­le in­so­por­ta­ble que le mar­ti­lleen sus lo­gros con su­ma in­jus­ti­cia, pe­ro tam­po­co ten­dría que ne­ce­si­tar al­mi­ba­rar sus ac­cio­nes pa­ra con­for­mar su fe­li­ci­dad. Los bui­tres so­lo sub­sis­ten si se les da su ca­rro­ña y men­cio­nar­les com­pul­si­va­men­te, les ali­men­ta. Go­bier­ne pa­ra la gen­te, no pa­ra la gen­tu­za.