La historia contempla a Brahimi

La  historia del Granada no solo cobijará a Brahimi como el primer rojiblanco autor de un gol en un Mundial. Ya está en la estadística, va camino de la económica y tal vez de la global del fútbol. Pronto, como poco, podría ser el traspaso más caro del club, tumbando al reciente de Siqueira, que está en la cúspide con sus 10 millones ingresados. La estrategia de Quique Pina tenía el foco puesto en el Mundial, el mejor escaparate posible para un futbolista tan llamativo como el argelino. La pasarela perfecta para su revalorización. La sorpresa fue su suplencia en el primer partido. No este domingo, cuando apareció como volante ofensivo y encima marcó, para contribuir al triunfo de su país y aglutinar opciones de pasar a octavos de final en Brasil. Su tanto a Corea tuvo un particular efecto mariposa. En una figurada caja registradora de Los Cármenes, sono el ‘clin clin’. Probablemente su precio se dispare tras la magnífica finalización en la que se asoció con el valencianista Feghouli.

Brahimi se encontró el mejor contexto posible para que afloraran sus virtudes. Actuó a favor de ola, pues Argelia encaró pronto el partido y manejó un resultado holgado, ante un rival muy débil como Corea, especialmente en sus mecanismos defensivos. Su incursión es una jugada clásica en Los Cármenes: avance en carrera por el llamado carril del ‘diez’. La diferencia a lo que ocurre en la Liga es que la vigilancia resultó bastante baja y el apoyo de Feghouli en la pared fue brillante. Con su selección, Brahimi encuentra una complementariedad positiva. Gente hábil que corre alrededor y lanza desmarques, lejos del estatismo rojiblanco, donde demasiados la pedían al pie, donde ningún elemento de vanguardia este curso reunía velocidad, salvo Benítez y Pereira, que han fracasado por distintos motivos.

La suplencia parece haber contribuido a un Brahimi más ordenado, que no intentó ni una sola gambeta en zonas peligrosas y se limitó a darle ritmo al balón cuando pasó por sus botas. Un Brahimi sereno y sin enredos tácticos, que cuajó un partido sobresaliente. La imagen soñada por Quique Pina, que considera el momento adecuado para vender su pase, en una competición donde este domingo prevalecieron sus virtudes y no aparecieron sus carencias en la toma de decisiones arriesgadas.

Cuando Rafa Nadal levanta un título, su tío Toni, que es su entrenador, le espera con una lista de los errores cometidos durante el torneo. Una manera de aleccionar su mejoría y que no se relaje. Soy de los que piensa que a Brahimi le hace falta su particular tío Toni. Vive en un entorno de adulación, inevitable en los tipos con clase en el campo, que a veces le embarga hacia la egolatría y le conduce a un estado de ansiedad, en el que tiene que estar siempre a la altura de la categoría a la que algunos le quieren empujar. Si Brahimi se mantiene tranquilo, sin presión pero con autocrítica, alcanzará cotas insospechadas. Si reincide en episodios que también ha firmado en Granada, con barroquismos y pérdidas de posesión inadecuadas, su enorme habilidad acabará siendo inocua. Los anales ya le reflejan con su hito realizador en la entidad que es todavía su casa, pero si estruja su materia competitiva, podría llegar más lejos y llenar la alcancía rojiblanca. Exigirle más, que su fuego sea continuo, no es ser antiBrahimi, sino admirar a dónde podría llegar si amuebla su azotea.

 

 

10 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. Para mi Brahimi, técnicamente está entre los 10 mejores de la Liga sin lugar a dudas. Yo soy un enamorado de los jugadores como Brahimi que son tan espectaculares. Luego hay otros aspectos: saber cuándo debes soltarla y cuándo no, cuándo es necesario hacer un regate de más o de menos, llegar desde segunda línea…. La materia prima la tiene, por eso hay que exigirle más que al resto, porque es un jugador diferente, pero hay que pulir algunas cosas.

    Por lo general, los jugadores tan dotados técnicamente en sus inicios son muy chupones. Que se lo digan a Ferguson los dos primeros años de Cristiano allí (salvando las distancias, por supuesto)

    En mi opinión, cuando un entrenador en condiciones meta por verea a Brahimi y le diga claramente que haga trabajo de equipo, no individual, dará muchísimo que hablar.

  2. O sea, que Brahimi, según usted es un ególatra y no tiene la cabeza amueblada, madre mía!!! Aplíquese el cuento.

  3. De acuerdo contigo, solo le falta pulir detalles con un entrenador acorde a su estilo y manera de jugar, que corrija sus fallos y salidas de tono, es aun muy joven y tiene un margen de mejora inmenso. Grande Brahimi

  4. Creo que se alimenta la hipótesis de que los entrenadores que lo han dirigido no han tratado de pulir precisamente eso, pero me consta que es justo lo contrario. Tanto Anquela como Alcaraz han hecho apartes para buscar ese paso adelante, pero Brahimi es un jugador bastante silvestre al que le cuesta atemperar sus condiciones. Veremos si con el tiempo encuentra un mentor mejor o él mismo reacciona.

  5. He dicho muchas cosas aquí arriba sobre Brahimi, unas positivas, otras no tanto. Descontextualizar una frase manipula su significado. Siento parecerle todo eso que dice, aunque no sé si me conoce para juzgarme así. Yo sí me he interesado más por Brahimi pues es parte de mi trabajo, al que he tratado mucho en el ámbito profesional y al que he visto más de 60 partidos en directo, no solo por la tele. Saludos.

  6. Sigo creyendo que es más él y no tanto los entrenadores. En sus manos está serenarse, aunque no siempre se va a encontrar las condiciones propicias del otro día. Saludos.

  7. Siento no ser tan optimistas como uds. El otro día puse un símil, y es como la que se casa con un saltabalates pensando “ya lo hará cambiar” y todos saben que no lo hará.
    Creo que Brahimi no es jugador para el GRCF.

  8. Es curioso las criticas y las alabanzas a este jugador.

    Si lo hace bien, es gracias al entrenador que le ha ensañado
    bien, si lo hace mal, es que es un chupón.

    Este año ha jugado en una posición contraria a sus cualidades (opinión mía 100%) que le hace jugar arrancando desde campo propio y con la obligación de llegar al área contraria, y además exigiéndole labores defensivas, a un jugador que no tiene velocidad ni
    fondo físico (tiene regate, no velocidad). Ahora viéndolo con Argelia, parece
    que sorprende que pueda jugar en otras posiciones sin perder el balón. A mi no
    me sorprende, de hecho aquí ya lo ha hecho (contra el español el año pasado, haciéndolo muy bien), pero no se le ha dado continuidad. También esta el tema de las estadísticas malas que se le achacan a este jugador, es curioso que de entre ellas estén las asistencias de gol, cuando esto depende más de delantero si la mete o no la mete. Y este año ha dado varias asistencias excepcionales de gol que el delantero ha fallado….

    Creo que los que lo critican, lo hacen sobre el mejor jugador que ha tenido jamás el Granada, y que pasará mucho tiempo hasta que tengamos a alguien con su calidad. Pero bueno, el pasado, pasado es. Ahora a pensar en el futuro. Espero que haga un resto de
    mundial excepcional, y (ya que parece que se va a vender si o si), que se revalorice lo máximo posible, porque aunque Pina haya dicho que lo que se venda es para los inversores, yo quiero lo mejor también para Pina y los inversores aunque esto no recale a corto plazo en las arcas del Granada.

    Un saludo.

    PD: Por supuesto que Brahimi ha cometido errores en su juego, que ha abusado
    de mantener la pelota y ha propiciado contraataques peligrosos al contrario, no
    estoy negando la evidencia. Sin embargo sí indico que, incluso con eso, sigue
    siendo un jugador excepcional, que ha dado mucho más de lo que sus errores han
    podido costar. Y además, en mi opinión, ha estado lastrado por el rol que le ha
    asignado el entrenador en el campo.

  9. Si lo hace bien, es su mérito principalmente. Si lo hace mal, es su demérito también. Para una cosa u otra, concurren factores. ¿Quién en su sano juicio niega sus virtudes? Son evidentes, aunque para elevarle a ser el mejor jugador del Granada hay que hacer un serio ejercicio histórico, y no olvidar que aquí ha jugador un en su momento titular indiscutible de Portugal, cuando esa selección tenía un potencial considerable, como Carlos Martins. Como clase, es indudable que Brahimi es especial, pero será el tiempo el que le coloque en un sitio u otro.

    A nadie le sorprende que pueda jugar en otras posiciones. Con Anquela jugó sobre todo de mediapunta, con Lucas ha jugado en las dos bandas, por dentro (innumerables partidos, en situaciones de reacción durante el mismo especialmente) y hasta de mediocentro (En San Mamés el primer curso de este entrenador). El problema en Granada es que la ola no le ha sonreído como el otro día: han sido pocos los partidos que el equipo ha ido ganando 3-0 a los 20 minutos, lo cual facilita mucho las cosas. Para mí, hay un problema de planificación en el equipo, que obligaron a un equipo sin jugadores rápidos y de desmarque en la alineación, lo que coarta el fútbol de Brahimi, que es más al pie y de buscar la salida de compañeros. Piti y Brahimi acabaron siendo jugadores muy estáticos. Uno, para disparos lejanos, el otro, para regates desde cualquier zona.

    A Brahimi le he visto más de 60 partidos en directo. Creo conocerlo al milímetro. Es probable que alcance una dimensión mayor en un equipo con mayor nivel técnico, que le permita enfrentarse a rivales inferiores. Pero para ello es el mismo el que tiene que hacer autocrítica, pues me consta que sus entrenadores han tratado de mejorar sus defectos y no siempre ha respondido. Es muy silvestre, pero cuando se concentra, puede ser demoledor. Decir eso no es ensalzar solo al preparador y denigrar el esfuerzo del jugador, al contrario. Fíjese que suerte tiene Brahimi, que depende de su propia constancia el llegar a ser un jugador planetario. Precisamente por ese talento hay que pedirle que no pierda el tiempo en adornos en zonas intrascendentes. Que en el centro del campo, como hizo el otro día, hay que tocar y marcharse, para emplear su destreza en el área.

    También me parece un tanto atrevido hacer ley de lo que puede ser Brahimi por un solo partido, tras verle tantos y tantos en Granada. Ni una cosa ni la otra.

    Saludos.

  10. Si yo estoy de acuerdo con usted en casi todo lo que comenta, aunque con matices.

    Si creo por el contrario, que un entrenador, para lo bueno y para lo malo, también influye mucho en el rendimiento de un jugador, no vayamos ahora a convertir en dioses a los entrenadores, y que no se equivocan nunca, y esto no lo digo por Lucas Alcaraz, sino en general. Ejemplos de jugadores que han dado un rendimiento excepcional con un entrenador y luego han decepcionado hasta parecer jugador de otra categoría inferior (y al revés), los hay a miles. Por supuesto el propio jugador y los compañeros, también influyen muchísimo en el rendimiento de un jugador.

    Como usted dice, son muchos factores los que han influido en el rendimiento que ha dado Brahimi este año, y evidentemente creo que no le han favorecido. Sería de necios igualmente negar que ha acabado este año en un estado de forma bastante malo…. él y el resto de la plantilla. Eso también habría que mirar responsables. El año pasado, por ejemplo, acabo en un estado de forma excepcional.

    Respecto a si es el mejor jugador de la historia del Granada, yo creo que si, pero evidentemente es mi opinión, y es subjetiva. reconozco que no puedo opinar sobre los equipos de hace 40 años o más.

    Respecto a Carlos Martín, reconozco que no había pensado en él, aunque yo pondría varios matices. Para mi no es un jugador del granada, sino alguien que vino cedido un año y paso por aquí. con todo lo bueno y todo lo malo, para mi no fue jugador del granada. Pero aun así, si lo valoramos, para mi fue un grandisimo jugador que paso por aqui, en el ocaso de su carrera, y en una forma física baja (ya sea por su problema personal o por lo que sea), que se le permitió todo y jugar donde quería y como quería y los minutos que quería. Personalmente prefiero a Brahimi. Opinión 100% personal y subjetiva. (ojo, yo fichaba ahora mismo a Carlos Martín sin pensarlo, no estoy diciendo que sea malo, estoy diciendo que estamos comparando dos jugadores en dos etapas distintas de su carrera deportiva, uno en el ocaso y además con unos condicionantes personales y otro en formación y con proyección futura)

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *