Nuevo curso

Columna publicada en Ideal el 21-08-14

 

Mien­tras el Gra­na­da des­li­za que el nú­me­ro de abo­na­dos no al­can­za­rá la ex­pec­ta­ti­va fi­ja­da por Qui­que Pi­na, a unos 4.000 de los 18.000 car­nés desea­dos, abrien­do así un ex­ten­so de­ba­te de di­men­sio­nes ca­si so­cio­ló­gi­cas en­tre los afi­cio­na­dos, el equi­po se en­ca­mi­na ya ha­cia su de­but en el cam­peo­na­to 2014 – 2015 con un par de con­tra­ta­cio­nes pen­dien­tes que pa­re­cen ha­ber­se atas­ca­do en es­ta rec­ta fi­nal del cam­peo­na­to. Sin em­bar­go, el se­gui­dor per­ma­ne­ce tem­pla­do, sa­tis­fe­cho por la con­di­ción de in­vic­to del con­jun­to en es­ta pre­tem­po­ra­da. Aun­que a ve­ces los ve­ra­nos ge­ne­ran eu­fo­rias fic­ti­cias, es­tos in­ten­sos me­ses han co­rro­bo­ra­do un cam­bio fun­da­men­tal en las lí­neas maes­tras de la es­truc­tu­ra de­por­ti­va, no so­lo por se­ña­lar el epi­cen­tro en el en­tre­na­dor, Joa­quín Ca­pa­rrós.

Con sus nue­vos fi­cha­jes, el Gra­na­da de­ja atrás aque­lla in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra­ba la ad­qui­si­ción de al­gún ta­len­to exó­ti­co. Tam­bién apar­ca la ten­den­cia a in­cor­po­rar ju­ga­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos, a me­nu­do su­mi­dos en el cre­púscu­lo de sus ca­rre­ras. El per­fil es bien di­fe­ren­te. To­dos los ate­rri­za­dos son ti­pos aún por ex­plo­tar y que do­mi­nan el cas­te­llano, lo que a prio­ri evi­ta ca­ma­ri­llas por el idio­ma. Ade­más, co­no­cen el cam­peo­na­to, aun­que sea des­de su ca­te­go­ría in­fe­rior. En ge­ne­ral, son gen­te con más ham­bre que ges­tas en su his­to­rial has­ta la fe­cha, sol­da­dos con los que im­ple­men­tar los pos­tu­la­dos de un Ca­pa­rrós que gus­ta de sos­te­ner la co­lum­na ver­te­bral de sus es­cua­dras en una cla­se me­dia reivin­di­ca­ti­va.
En una plan­ti­lla an­te­rior don­de en ata­que pre­do­mi­na­ba la téc­ni­ca y el in­di­vi­dua­lis­mo, aho­ra abun­da la ra­pi­dez y la ver­ti­ca­li­dad. Ve­re­mos si tam­bién la irrup­ción de la pro­duc­ti­vi­dad pa­ra un mo­de­lo di­rec­to y sin re­tó­ri­ca. La va­ra de me­dir apa­re­ce el sá­ba­do. Los mar­ca­do­res be­né­vo­los y la se­duc­ción de la in­ten­si­dad con la que se ma­ne­ja el utre­rano pa­san al plano de ob­ser­va­ción. Se­rán los pro­ta­go­nis­tas lo que ali­men­ten o no la ilu­sión. Los que pue­dan dar un úl­ti­mo es­pal­da­ra­zo, con su es­fuer­zo, pa­ra po­blar Los Cár­me­nes al com­ple­to.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *