Remontada a propulsión (Granada 2 – Deportivo 1)

Crónica publicada en Ideal.

Si hay al­go que ha cam­bia­do en es­te fla­man­te Gra­na­da que se es­tre­nó con res­pec­to al del pa­sa­do cur­so es que par­ti­dos in­di­ges­tos co­mo el de ayer ja­más los re­mon­ta­ba. Ya fue­ra por erro­res pro­pios, por ge­nia­li­dad del con­tra­rio o por pu­ra ma­la suer­te, lo cier­to es que la pe­lo­ta nun­ca lle­ga­ba a en­trar pa­ra de­ci­dir un signo fa­vo­ra­ble, co­sa que cam­bió al me­nos en el agi­ta­do pe­ro exi­to­so de­but ro­ji­blan­co. Ca­pa­rrós tu­vo que re­men­dar su ali­neación tras de­cep­cio­nar la ac­tua­ción del ‘on­ce’ del mé­ri­to ve­ra­nie­go, el de la se­lec­ción na­tu­ral de la pre­tem­po­ra­da. Con el lu­jo de de­jar en el ban­qui­llo a ti­pos tan im­por­tan­tes co­mo Mu­ri­llo, Itu­rra o Ja­vi Már­quez, por dis­tin­tos mo­ti­vos, su for­ma­ción fue la mis­ma que eli­gió en el tor­neo de pre­sen­ta­ción, pe­ro no an­du­vo tan ins­pi­ra­da, ni an­te la red ni mu­cho me­nos en el jue­go. De­cep­cio­nó mu­cho has­ta el des­can­so, pre­sa del pá­ni­co, pe­ro el Gra­na­da le­van­tó el mar­ca­dor ad­ver­so aga­rra­do a esos prin­ci­pios bá­si­cos de in­ten­si­dad y ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va en los que tan­to in­sis­te el en­tre­na­dor utre­rano y que quie­re gra­bar­les en la piel. Con ‘Co­lo­cho’ y Or­tu­ño, pe­ro so­bre to­do con Ro­chi­na más de­fi­ni­do en el cos­ta­do zur­do, de­jan­do de­sier­ta la de­re­cha so­lo pa­ra Nyom, el Gra­na­da es­pan­tó la bi­so­ñez y cul­mi­nó un triun­fo que le de­pa­ró dor­mir en el li­de­ra­to de la ta­bla. Una fe­liz anéc­do­ta. Qui­zás la car­ta as­tral se ha­ya tras­to­ca­do a me­jor.

Los prin­ci­pios de Ca­pa­rrós le ad­he­rían a un es­que­ma en el que pro­li­fe­ra­ran aque­llos ele­men­tos de me­jor ren­di­mien­to apa­ren­te du­ran­te los ejer­ci­cios es­ti­va­les. Es una ma­ne­ra ro­tun­da de im­par­tir jus­ti­cia. Los que se han li­cen­cia­do co­mo pre­to­ria­nos ocu­pa­ron pues­tos de ho­nor, sin mi­rar su cu­rrícu­lo ni su edad. Pe­ro cuan­do el asun­to se di­ri­me con mu­ni­ción real hay quien des­cu­bre al­gu­na ver­güen­za, le tiem­bla el pul­so o sim­ple­men­te di­mi­te.
Pe­na­li­za­ción
El gol pe­na­li­zó a dos ju­ga­do­res so­bre to­do, aun­que las prin­ci­pa­les la­gu­nas ro­ji­blan­cas fue­ran co­lec­ti­vas. Héc­tor Yus­te, el asea­do me­dio­cen­tro que ha­bía sor­pren­di­do a pro­pios y ex­tra­ños, per­dió un ba­lón con tor­pe­za en una sa­li­da des­de atrás y ni si­quie­ra fue ca­paz de for­zar la ne­ce­sa­ria fal­ta. Ca­va­lei­ro se in­yec­tó en el área y dis­pa­ró fuer­te, pe­ro el can­te­rano Di­mi­trievs­ki pa­re­cía bien co­lo­ca­do pa­ra ale­jar el pe­li­gro. Sus ma­nos ce­die­ron al chut y en­ne­gre­ció así su de­but en la éli­te con una dia­na en­ve­ne­na­da, en el pri­mer ti­ro del De­por­ti­vo en­tre pa­los. Co­mo el ma­ce­do­nio, has­ta cin­co fut­bo­lis­tas en to­tal se aca­ba­ron es­tre­nan­do ano­che en el Gra­na­da, lo que de­la­ta que a es­ta es­cua­dra ha­brá que dar­le tiem­po pa­ra ma­du­rar, aun­que ha­brá a quien le cues­te al­can­zar el gra­dua­do. So­bre to­do, cuan­do otros con más ga­lo­nes les to­men la de­lan­te­ra.
Los lo­ca­les se atas­ca­ron por­que sus gri­fos ex­ter­nos per­ma­ne­cían tam­bién atran­ca­dos. Sin ges­ta­ción en el cen­tro del cam­po, Ro­chi­na se ob­se­sio­nó en in­ter­ve­nir en te­rreno inapro­pia­do, con al­gu­nos ara­bes­cos pe­li­gro­sos. Su que­ren­cia al in­di­vi­dua­lis­mo, par­tien­do des­de la de­re­cha, le aca­bó atu­ru­llan­do sin re­me­dio en una me­du­lar con los fo­go­nes apa­ga­dos. No le me­jo­ró en na­da Juan Car­los, quien va a te­ner que es­pa­bi­lar bas­tan­te. Aun­que a prio­ri ve­nía a se­guir co­no­cien­do los ca­mi­nos del la­te­ral, inau­gu­ró la tem­po­ra­da en su clá­si­ca po­si­ción de ex­tre­mo, si­guien­do la es­te­la de las ci­tas de en­sa­yo. Se man­tu­vo en un pa­pel muy dis­cre­to. Por eso fue uno de los cas­ti­ga­dos en el en­tre­ac­to.
Pre­ci­pi­ta­do el Gra­na­da, con cons­tan­tes en­víos des­de atrás, to­le­ró el cre­ci­mien­to de un De­por­ti­vo sin na­da des­ta­ca­ble en sus fi­las, pe­ro pres­to pa­ra ma­ne­jar la an­sie­dad de los de en­fren­te.
Su plá­ci­do via­je a la ciu­dad em­pe­zó a al­te­rar­se cuan­do Ca­pa­rrós de­ci­dió cam­biar pie­zas. Con Itu­rra, los ro­ji­blan­cos ga­na­ron en esa agre­si­vi­dad que tan­to se­du­ce en la gra­da. Ba­jó más a ofre­cer pa­si­llo en la cons­truc­ción, aun­que tu­vo al­gu­na pér­di­da no pe­na­li­za­da por el ad­ver­sa­rio. Pe­ro su me­ra po­se gue­rre­ra ya sin­to­ni­zó me­jor que Yus­te, a quien le fal­tó un her­vor en su pri­me­ra vi­si­ta de com­ba­te al es­ta­dio. Or­tu­ño fue el otro re­le­vo y es­te mo­di­fi­có el pai­sa­je en la van­guar­dia, a pe­sar de ser otro inex­per­to. Ori­gi­nó una re­fe­ren­cia más ní­ti­da, im­po­níen­do­se en los de­ba­tes aé­reos. Qui­zás le fal­tó po­so, pe­ro no as­tu­cia.
La ban­da iz­quier­da
Lo im­por­tan­te ocu­rría en los cos­ta­dos. El re­to­que fun­da­men­tal de la pi­za­rra. El ve­ne­zo­lano Ma­chís, úni­co con el col­mi­llo afi­la­do en la pri­me­ra mi­tad, se es­co­ró a la iz­quier­da pa­ra se­guir agi­tan­do con su fre­ne­sí, pe­ro al­ter­nó avan­ces con Ro­chi­na. Es­ta teó­ri­ca des­com­pen­sa­ción tác­ti­ca de­vol­vió la sa­lud al ata­que. Los co­ru­ñe­ses no sa­bían có­mo pa­rar sus em­bes­ti­das. Ba­bin lan­zó un ba­lón des­de el cen­tro del cam­po que aman­só Or­tu­ño con el pe­cho, tras un gran acla­ra­do de El Ara­bi, pa­ra que Ro­chi­na em­pal­ma­ra con su fu­sil de asal­to. Hay quien le com­pa­ra ya con Brahi­mi por su abu­so del es­fé­ri­co, pe­ro en la ca­pa­ci­dad de dis­pa­ro va mu­chos cuer­pos por de­lan­te del fran­co­ar­ge­lino.
Los ata­ques pro­pul­sa­dos ale­gra­ron al Gra­na­da, que asis­tía al de­rrum­ba­mien­to pau­la­tino de los ga­lle­gos, muy jus­tos de ca­li­dad. Si un ba­lón lar­go y pro­lon­ga­do en­he­bró el em­pa­te, una ju­ga­da de es­tra­te­gia cul­mi­nó el asal­to lo­cal, pa­ra go­ce de Ca­pa­rrós, ob­se­si­vo en que sus cen­tra­les se in­cor­po­ren en ca­da en­vío que na­cie­ra del ecua­dor en ade­lan­te. Fran Ri­co col­gó la fal­ta al área, pro­te­gi­da con plas­ti­li­na por los blan­quia­zu­les, que Ba­bin pei­nó ha­cia las ma­llas de Lux. De to­dos los que se bau­ti­za­ban en Pri­me­ra, fue el que más re­for­za­do sa­lió, en un día en el que Mu­ri­llo aguar­dó turno y a la es­pe­ra del ate­rri­za­je de un cua­rto cen­tral en la plan­ti­lla.
Ca­pa­rrós, que te­nía al pun­ta Suc­cess en la ram­pa de sa­li­da ya jus­to an­tes del ca­be­za­zo de Ba­bin, pa­ra­li­zó su in­gre­so pa­ra que Foul­quier apa­re­cie­ra el la­bo­res de des­gas­te enemi­gas. Ya no to­ca­ba sa­car pun­ta sino guar­dar la ro­pa y el sus­ti­tui­do fue Ro­chi­na, muy fa­ti­ga­do, aunque cual­quie­ra de los avan­za­dos po­dría ha­ber si­do el ele­gi­do. A par­tir de ahí, los ro­ji­blan­cos se acan­to­na­ron, su­frien­do un po­co en al­gu­na apa­ri­cio­nes que les cos­ta­ron des­pe­jar, pe­ro fi­nal­men­te Di­mi­trievs­ki con­clu­yó la ex­pe­rien­cia sin más so­bre­sal­tos. En es­tas fa­ses se di­vier­te siem­pre un ti­po co­mo Foul­quier, que con es­pa­cios pro­ta­go­ni­zó al­gu­na ca­bal­ga­da po­ten­te, par­tien­do de la zo­na de ex­tre­mo de­re­cha, que ya co­no­ció el año an­te­rior.
De un arran­que car­ga­do de in­te­rro­gan­tes se pa­só a una se­gun­da par­te or­gu­llo­sa, más acor­de al li­bre­to del ban­qui­llo, sin de­ma­sia­da bri­llan­ti­na, pe­ro sí mu­cha per­cu­sión. Re­mon­tar era al­go eva­po­ra­do de Los Cár­me­nes des­de ha­ce mu­cho tiem­po y re­tor­nó pa­ra fe­li­ci­dad de la hin­cha­da. Pe­ro la aven­tu­ra ape­nas ama­ne­ce y que­da mu­cha ta­rea. Es­te par­ti­do fue un buen avi­so. Tam­bién la tra­ve­sía ten­drá otros com­pa­ñe­ros de via­je. Al­guno de los que es­tu­vie­ron en el ban­qui­llo, tam­bién quien se lo per­dió por san­ción y, se­gu­ra­men­te, un par al me­nos que ni si­quie­ra se han en­tre­na­do nun­ca con el res­to y que flo­tan en ese mer­ca­do al que se aga­rran has­ta el úl­ti­mo mi­nu­tos los di­ri­gen­tes lo­ca­les.
La com­pe­ti­ción va co­lo­can­do a ca­da ju­ga­dor en el ma­pa po­co a po­co. Mu­chas irrup­cio­nes ve­ra­nie­gas aca­ban so­la­pa­das cuan­do los pun­tos sí es­tán ya en dispu­ta. Una me­ra pi­fia no de­be­ría pro­vo­car dra­ma, pe­ro un tiem­po tan ac­ci­den­ta­do co­mo el ini­cial sí ad­vier­te de que la má­xi­ma ca­te­go­ría no per­do­na la du­da. La esen­cia de la se­gun­da mi­tad es la que que­rrá ver en ade­lan­te. El si­guien­te asal­to se­rá en El­che. Es muy pro­ba­ble que el lis­ta­do cam­bie bas­tan­te, que los pri­vi­le­gia­dos sean otros, por­que con el pis­to­le­ta­zo hay quien tro­pie­za y quien reac­cio­na.