Remontada a propulsión (Granada 2 – Deportivo 1)

Crónica publicada en Ideal.

Si hay al­go que ha cam­bia­do en es­te fla­man­te Gra­na­da que se es­tre­nó con res­pec­to al del pa­sa­do cur­so es que par­ti­dos in­di­ges­tos co­mo el de ayer ja­más los re­mon­ta­ba. Ya fue­ra por erro­res pro­pios, por ge­nia­li­dad del con­tra­rio o por pu­ra ma­la suer­te, lo cier­to es que la pe­lo­ta nun­ca lle­ga­ba a en­trar pa­ra de­ci­dir un signo fa­vo­ra­ble, co­sa que cam­bió al me­nos en el agi­ta­do pe­ro exi­to­so de­but ro­ji­blan­co. Ca­pa­rrós tu­vo que re­men­dar su ali­neación tras de­cep­cio­nar la ac­tua­ción del ‘on­ce’ del mé­ri­to ve­ra­nie­go, el de la se­lec­ción na­tu­ral de la pre­tem­po­ra­da. Con el lu­jo de de­jar en el ban­qui­llo a ti­pos tan im­por­tan­tes co­mo Mu­ri­llo, Itu­rra o Ja­vi Már­quez, por dis­tin­tos mo­ti­vos, su for­ma­ción fue la mis­ma que eli­gió en el tor­neo de pre­sen­ta­ción, pe­ro no an­du­vo tan ins­pi­ra­da, ni an­te la red ni mu­cho me­nos en el jue­go. De­cep­cio­nó mu­cho has­ta el des­can­so, pre­sa del pá­ni­co, pe­ro el Gra­na­da le­van­tó el mar­ca­dor ad­ver­so aga­rra­do a esos prin­ci­pios bá­si­cos de in­ten­si­dad y ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va en los que tan­to in­sis­te el en­tre­na­dor utre­rano y que quie­re gra­bar­les en la piel. Con ‘Co­lo­cho’ y Or­tu­ño, pe­ro so­bre to­do con Ro­chi­na más de­fi­ni­do en el cos­ta­do zur­do, de­jan­do de­sier­ta la de­re­cha so­lo pa­ra Nyom, el Gra­na­da es­pan­tó la bi­so­ñez y cul­mi­nó un triun­fo que le de­pa­ró dor­mir en el li­de­ra­to de la ta­bla. Una fe­liz anéc­do­ta. Qui­zás la car­ta as­tral se ha­ya tras­to­ca­do a me­jor.

Los prin­ci­pios de Ca­pa­rrós le ad­he­rían a un es­que­ma en el que pro­li­fe­ra­ran aque­llos ele­men­tos de me­jor ren­di­mien­to apa­ren­te du­ran­te los ejer­ci­cios es­ti­va­les. Es una ma­ne­ra ro­tun­da de im­par­tir jus­ti­cia. Los que se han li­cen­cia­do co­mo pre­to­ria­nos ocu­pa­ron pues­tos de ho­nor, sin mi­rar su cu­rrícu­lo ni su edad. Pe­ro cuan­do el asun­to se di­ri­me con mu­ni­ción real hay quien des­cu­bre al­gu­na ver­güen­za, le tiem­bla el pul­so o sim­ple­men­te di­mi­te.
Pe­na­li­za­ción
El gol pe­na­li­zó a dos ju­ga­do­res so­bre to­do, aun­que las prin­ci­pa­les la­gu­nas ro­ji­blan­cas fue­ran co­lec­ti­vas. Héc­tor Yus­te, el asea­do me­dio­cen­tro que ha­bía sor­pren­di­do a pro­pios y ex­tra­ños, per­dió un ba­lón con tor­pe­za en una sa­li­da des­de atrás y ni si­quie­ra fue ca­paz de for­zar la ne­ce­sa­ria fal­ta. Ca­va­lei­ro se in­yec­tó en el área y dis­pa­ró fuer­te, pe­ro el can­te­rano Di­mi­trievs­ki pa­re­cía bien co­lo­ca­do pa­ra ale­jar el pe­li­gro. Sus ma­nos ce­die­ron al chut y en­ne­gre­ció así su de­but en la éli­te con una dia­na en­ve­ne­na­da, en el pri­mer ti­ro del De­por­ti­vo en­tre pa­los. Co­mo el ma­ce­do­nio, has­ta cin­co fut­bo­lis­tas en to­tal se aca­ba­ron es­tre­nan­do ano­che en el Gra­na­da, lo que de­la­ta que a es­ta es­cua­dra ha­brá que dar­le tiem­po pa­ra ma­du­rar, aun­que ha­brá a quien le cues­te al­can­zar el gra­dua­do. So­bre to­do, cuan­do otros con más ga­lo­nes les to­men la de­lan­te­ra.
Los lo­ca­les se atas­ca­ron por­que sus gri­fos ex­ter­nos per­ma­ne­cían tam­bién atran­ca­dos. Sin ges­ta­ción en el cen­tro del cam­po, Ro­chi­na se ob­se­sio­nó en in­ter­ve­nir en te­rreno inapro­pia­do, con al­gu­nos ara­bes­cos pe­li­gro­sos. Su que­ren­cia al in­di­vi­dua­lis­mo, par­tien­do des­de la de­re­cha, le aca­bó atu­ru­llan­do sin re­me­dio en una me­du­lar con los fo­go­nes apa­ga­dos. No le me­jo­ró en na­da Juan Car­los, quien va a te­ner que es­pa­bi­lar bas­tan­te. Aun­que a prio­ri ve­nía a se­guir co­no­cien­do los ca­mi­nos del la­te­ral, inau­gu­ró la tem­po­ra­da en su clá­si­ca po­si­ción de ex­tre­mo, si­guien­do la es­te­la de las ci­tas de en­sa­yo. Se man­tu­vo en un pa­pel muy dis­cre­to. Por eso fue uno de los cas­ti­ga­dos en el en­tre­ac­to.
Pre­ci­pi­ta­do el Gra­na­da, con cons­tan­tes en­víos des­de atrás, to­le­ró el cre­ci­mien­to de un De­por­ti­vo sin na­da des­ta­ca­ble en sus fi­las, pe­ro pres­to pa­ra ma­ne­jar la an­sie­dad de los de en­fren­te.
Su plá­ci­do via­je a la ciu­dad em­pe­zó a al­te­rar­se cuan­do Ca­pa­rrós de­ci­dió cam­biar pie­zas. Con Itu­rra, los ro­ji­blan­cos ga­na­ron en esa agre­si­vi­dad que tan­to se­du­ce en la gra­da. Ba­jó más a ofre­cer pa­si­llo en la cons­truc­ción, aun­que tu­vo al­gu­na pér­di­da no pe­na­li­za­da por el ad­ver­sa­rio. Pe­ro su me­ra po­se gue­rre­ra ya sin­to­ni­zó me­jor que Yus­te, a quien le fal­tó un her­vor en su pri­me­ra vi­si­ta de com­ba­te al es­ta­dio. Or­tu­ño fue el otro re­le­vo y es­te mo­di­fi­có el pai­sa­je en la van­guar­dia, a pe­sar de ser otro inex­per­to. Ori­gi­nó una re­fe­ren­cia más ní­ti­da, im­po­níen­do­se en los de­ba­tes aé­reos. Qui­zás le fal­tó po­so, pe­ro no as­tu­cia.
La ban­da iz­quier­da
Lo im­por­tan­te ocu­rría en los cos­ta­dos. El re­to­que fun­da­men­tal de la pi­za­rra. El ve­ne­zo­lano Ma­chís, úni­co con el col­mi­llo afi­la­do en la pri­me­ra mi­tad, se es­co­ró a la iz­quier­da pa­ra se­guir agi­tan­do con su fre­ne­sí, pe­ro al­ter­nó avan­ces con Ro­chi­na. Es­ta teó­ri­ca des­com­pen­sa­ción tác­ti­ca de­vol­vió la sa­lud al ata­que. Los co­ru­ñe­ses no sa­bían có­mo pa­rar sus em­bes­ti­das. Ba­bin lan­zó un ba­lón des­de el cen­tro del cam­po que aman­só Or­tu­ño con el pe­cho, tras un gran acla­ra­do de El Ara­bi, pa­ra que Ro­chi­na em­pal­ma­ra con su fu­sil de asal­to. Hay quien le com­pa­ra ya con Brahi­mi por su abu­so del es­fé­ri­co, pe­ro en la ca­pa­ci­dad de dis­pa­ro va mu­chos cuer­pos por de­lan­te del fran­co­ar­ge­lino.
Los ata­ques pro­pul­sa­dos ale­gra­ron al Gra­na­da, que asis­tía al de­rrum­ba­mien­to pau­la­tino de los ga­lle­gos, muy jus­tos de ca­li­dad. Si un ba­lón lar­go y pro­lon­ga­do en­he­bró el em­pa­te, una ju­ga­da de es­tra­te­gia cul­mi­nó el asal­to lo­cal, pa­ra go­ce de Ca­pa­rrós, ob­se­si­vo en que sus cen­tra­les se in­cor­po­ren en ca­da en­vío que na­cie­ra del ecua­dor en ade­lan­te. Fran Ri­co col­gó la fal­ta al área, pro­te­gi­da con plas­ti­li­na por los blan­quia­zu­les, que Ba­bin pei­nó ha­cia las ma­llas de Lux. De to­dos los que se bau­ti­za­ban en Pri­me­ra, fue el que más re­for­za­do sa­lió, en un día en el que Mu­ri­llo aguar­dó turno y a la es­pe­ra del ate­rri­za­je de un cua­rto cen­tral en la plan­ti­lla.
Ca­pa­rrós, que te­nía al pun­ta Suc­cess en la ram­pa de sa­li­da ya jus­to an­tes del ca­be­za­zo de Ba­bin, pa­ra­li­zó su in­gre­so pa­ra que Foul­quier apa­re­cie­ra el la­bo­res de des­gas­te enemi­gas. Ya no to­ca­ba sa­car pun­ta sino guar­dar la ro­pa y el sus­ti­tui­do fue Ro­chi­na, muy fa­ti­ga­do, aunque cual­quie­ra de los avan­za­dos po­dría ha­ber si­do el ele­gi­do. A par­tir de ahí, los ro­ji­blan­cos se acan­to­na­ron, su­frien­do un po­co en al­gu­na apa­ri­cio­nes que les cos­ta­ron des­pe­jar, pe­ro fi­nal­men­te Di­mi­trievs­ki con­clu­yó la ex­pe­rien­cia sin más so­bre­sal­tos. En es­tas fa­ses se di­vier­te siem­pre un ti­po co­mo Foul­quier, que con es­pa­cios pro­ta­go­ni­zó al­gu­na ca­bal­ga­da po­ten­te, par­tien­do de la zo­na de ex­tre­mo de­re­cha, que ya co­no­ció el año an­te­rior.
De un arran­que car­ga­do de in­te­rro­gan­tes se pa­só a una se­gun­da par­te or­gu­llo­sa, más acor­de al li­bre­to del ban­qui­llo, sin de­ma­sia­da bri­llan­ti­na, pe­ro sí mu­cha per­cu­sión. Re­mon­tar era al­go eva­po­ra­do de Los Cár­me­nes des­de ha­ce mu­cho tiem­po y re­tor­nó pa­ra fe­li­ci­dad de la hin­cha­da. Pe­ro la aven­tu­ra ape­nas ama­ne­ce y que­da mu­cha ta­rea. Es­te par­ti­do fue un buen avi­so. Tam­bién la tra­ve­sía ten­drá otros com­pa­ñe­ros de via­je. Al­guno de los que es­tu­vie­ron en el ban­qui­llo, tam­bién quien se lo per­dió por san­ción y, se­gu­ra­men­te, un par al me­nos que ni si­quie­ra se han en­tre­na­do nun­ca con el res­to y que flo­tan en ese mer­ca­do al que se aga­rran has­ta el úl­ti­mo mi­nu­tos los di­ri­gen­tes lo­ca­les.
La com­pe­ti­ción va co­lo­can­do a ca­da ju­ga­dor en el ma­pa po­co a po­co. Mu­chas irrup­cio­nes ve­ra­nie­gas aca­ban so­la­pa­das cuan­do los pun­tos sí es­tán ya en dispu­ta. Una me­ra pi­fia no de­be­ría pro­vo­car dra­ma, pe­ro un tiem­po tan ac­ci­den­ta­do co­mo el ini­cial sí ad­vier­te de que la má­xi­ma ca­te­go­ría no per­do­na la du­da. La esen­cia de la se­gun­da mi­tad es la que que­rrá ver en ade­lan­te. El si­guien­te asal­to se­rá en El­che. Es muy pro­ba­ble que el lis­ta­do cam­bie bas­tan­te, que los pri­vi­le­gia­dos sean otros, por­que con el pis­to­le­ta­zo hay quien tro­pie­za y quien reac­cio­na.

3 Comentarios

  1. Buenos días ante todo:

    Varias apreciaciones
    en primer lugar:

    El entrenador: Se nota su mano, no por la alineación (que cada uno puede tener sus favoritos y habrá casi tantas alineaciones como aficionados) ni por la táctica utilizada en el el partido (que al final la impone un poco los jugadores que tengas, y que, no nos engañemos, no es muy diferente la de Lucas con la de Caparros). No, se nota en otros aspectos. En la intensidad de los jugadores en el campo y sobre todo en el saber hacer del entrenador durante el partido, viendo las necesidades en cada momento y sabiendo reaccionar a tiempo. También, aunque eso no lo he visto, aunque si se ha comentado tanto por los propios jugadores como por algún periodista, por la preparación fisica de
    los entrenamientos.

    A modo de ironía, haré la crónica imaginaria de la segunda parte del partido si el entrenador hubiese sido Lucas Alcaraz: en el descanso no hubiese cambiado a nadie, manteniendo al 11 inicial en el campo, hubiésemos apretado los 5 primeros minutos de la segunda parte, para, poco a poco con el paso de los minutos, ir diluyéndonos con un deportivo cada vez más dominador (o controlador del partido). Sobre el minuto 15, el depor empezaría a apretar para sentenciar el partido de una vez, teniendo 2-3 oportunidades claras, el público empezaría a pedir cambios, pero Lucas, más allá de realizar grandes gesticulaciones en el banquillo, no mueve ficha en el campo. Sobre el minuto 20, se consuma lo que todo el campo estaba viendo, y el deportivo marca el
    segundo gol.

    Lucas manda ponerse la camiseta a Succes y a Ortuño, los cuales entran en el campo en el minuto 25 por Maiz y por Fran Rico, rompiendo definitivamente el centro del campo del Granada y dejando una defensa de 3, y propiciando dos o tres contraataques que dejan
    solo al delantero del deportivo frente al portero, y que solo la mala calidad de los delanteros del depor impide que se transformen en gol y en un correctivo serio al equipo. En el minuto 40, buscando no se sabe bien que, Lucas realiza su último cambio, quita a Nyon y mete a foulquier. El partido acaba con 0-2, con un deportivo controlando la situación y sin querer hacer más sangre del Granada.

    Aunque parezca ironía, esto parecido paso el año pasado en más de un partido en casa. Quiero resaltar sobre todo el último cambio, el de Nyon, el sábado para obtener superioridad numérica en el centro, Caparros dejo toda la banda a Nyon, un portento que es capaz de quedarse el solito toda la banda derecha (fouloquier también, pero si cambias a Nyon por Foulquier, pierdes un cambio). Lucas quitaba a Nyon y metía a Foulquier.

    Respecto al equipo, bien en general, y en principio un acierto el fichaje de Rochina. Pero al equipo le hace falta claramente un retoque y algo de experiencia en el campo. Más
    que un central, que yo creo que los tres que tenemos cumplen bien (haría falta un cuarto central, pero no necesariamente un fuera de serie, quizás se le podía haber dado una nueva oportunidad a Borja), un centrocampista de creación, porque toda la temporada para Fran Rico es mucho, y por supuesto algo de competencia para Sisoko. Veremos a ver con la incorporación de Piti.

    Respecto a Riky y Buonanote, y olvidándonos de sus altas fichas y que fue un error su fichaje (por esto mismo y por la edad de Riky), yo creo que serian un muy buen complemento para la plantilla actual si al final no se realizan los 2-3 fichajes de
    renombre que se prometieron.

    Quiero hacer mención también a Machis y a Fatau. El año pasado ni convocado con la plantilla y este titular, y el segundo, no convocado. A veces es verdad que los aficionados
    somos muy pesados, pero otras veces es que algunas cosas claman al cielo.

    Un saludo

  2. Querido amigo, esto va a ser muy aburrido y pesado si se va a pasar la temporada recordando a Lucas Alcaraz, entrenador que ya es historia y que tiene en su haber que jamás tuvo al Granada en descenso. Ojalá Caparrós y la actual plantilla nos hagan disfrutar mucho y eviten los apuros vividos. Le recuerdo que el Granada también empezó con victoria el año pasado, 1-2 en Pamplona.

    Por lo demás, es muy fácil entresacar los errores de un equipo durante una temporada y minimizar los que aparecieron el sábado, como la mala primera parte del otro día. Lucas fue implantando un modelo de juego más tendente a la posesión, pero carente de muchas cosas, porque lo que había tenía mucha brillantina, pero a la hora de producir pasaban otras cosas. Dicho lo cual, que Caparrós triunfe y que el club alcance la zona tranquila todo el curso.

    De un partido no se puede sentenciar. Hay impresiones positivas y otras negativas. A mí Rochina me gusta mucho y me atrevo a decir que creo que hará olvidar a Brahimi, porque es mucho más dañino en el juego de ataque, pero esa solo es una opinión personal. Creo que el tiempo de Borja Gómez ya pasó y que sí hace falta un central de primer nivel. Sobre el centrocampista extra de creación, le recuerdo que está Javi Márquez. Coincido en que hace falta también un lateral izquierdo específico.

    En cuanto a Riki y Buo, no creo que tengan sitio en la plantilla y creo que no seguirán, aunque a veces hay sorpresas en este sentido.

    Sobre Machís, otra grave imprecisión por su parte. Machís no podía jugar en el primer equipo el curso pasado por un problema burocrático, no porque Alcaraz no quisiera contar con él. Sobre Fatau, es un jugador con grandes condiciones, pero con una cabeza algo loca.

    Saludos.

  3. Sobre lucas, le doy la razón de que ya no es tiempo de
    recordar a Lucas y vamos a centrarnos en Caparros, que por supuesto ni todo es prefecto en este ni todo es malísimo en Lucas. Mi comentario venia a cuento de algunas discusiones que tuvimos el año pasado sobre el saber hacer de Lucas durante el transcurso de los partidos, y lo sucedido el sábado me pareció un ejemplo perfecto de cómo actuaba uno y como actúa otro. En cuanto a gusto personal sobre Lucas, a mi me gustó el Lucas de la primera temporada, que supo recomponer un equipo que estaba muerto, a base de orden, y buen hacer defensivo, en cambio
    el lucas de la pasada temporada tuvo más sombras que luces y no supo dar un paso hacia adelante (a mi modo de ver) cuando tuvo que buscar algo más que salvar al equipo a base de orden y defensa.
    Pero, como bien dice, olvidémonos ya de Lucas que en su haber tiene que nos salvó los dos años y no llegamos a estar nunca en descenso, y por ello yo le doy una nota de 6-7.

    Respecto a Rochina, aunque me gustaba mucho Brahimi (y me sigue gustando), por ahora le doy la razón. Veremos si pule alguna cosilla.

    Respecto a Buo y Riky, también le doy la razón, creo que a estas alturas, y después de lo pasado, ya no tienen cabida en el equipo. Lo que digo es más un anhelo que una posibilidad, y es que si no se ficha nadie más, creo que ambos complementarían bien la plantilla. Pero como usted dice, que esto ocurra a estas alturas es casi una utopia.

    Respecto al central, no es que opine que esta bien lo que tenemos,
    es que con el nivel de fichajes de este año, y puestos a pedir, no creo que sea la línea que necesita de forma urgente un refuerzo de nivel. Pero puestos a pedir…. Respecto a Márquez, reconozco que no lo tengo suficientemente visto.

    Y sobre lo que dice de Machis, pensaba que por el fichaje de
    un chico que nunca llego a pisar Granada, Machis no podía entrar en la convocatoria, pero pensaba que esto fue una cosa puntual de 1 o 2 meses, no de toda la temporada.Perdón por mi error.

    Respecto a Fatau, no le niego aptitudes, simplemente digo que en el filial había el año pasado otras cosas más interesantes. Pero como empiezo mi anterior comentario, para gustos no hay nada escrito, ya veremos con el transcurso de los años donde acaban unos y otros.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *