Noche de pizarras

Crónica publicada en IDEAL.

GRANADA. El or­den que se de­li­mi­ta en las pi­za­rras fue in­fran­quea­ble pa­ra el Gra­na­da y el Vi­lla­rreal, que em­pa­ta­ron sin go­les en una no­che de en­re­da­de­ra tác­ti­ca. So­lo en el tra­mo fi­nal se pu­die­ron que­brar las fron­te­ras, cuan­do de­ca­ye­ron las fuer­zas y los re­vul­si­vos im­por­ta­ron fres­cu­ra. En es­to han cam­bia­do los ro­ji­blan­cos es­te cur­so. An­tes, un par­ti­do atra­gan­ta­do se es­cu­rría le­jos de las por­te­rías, al no ha­ber en el ban­qui­llo quien apor­ta­ra oxí­geno. Aho­ra Ca­pa­rrós ma­ne­ja un re­per­to­rio de ve­lo­cis­tas que, sin go­zar de cla­ri­dad ex­tre­ma, si son ca­pa­ces de es­ti­mu­lar a la afi­ción y per­fo­rar el área, pa­ra que al me­nos se va­ya a su ca­sa con la sa­tis­fac­ción de que los su­yos lo in­ten­ta­ron has­ta el fi­nal y so­lo un buen por­te­ro im­pi­dió la ce­le­bra­ción. Un bál­sa­mo pa­ra fa­ses den­sas en las que a los ro­ji­blan­cos se les apa­gó la luz en mi­tad de la au­to­pis­ta.
Con es­te en­tre­na­dor no co­no­cen la de­rro­ta, ras­tro que per­si­gue a la es­cua­dra des­de la pre­pa­ra­ción ve­ra­nie­ga, que per­mi­te afian­zar sol­da­du­ras. Pe­ro el exa­men no pue­de ce­ñir­se so­lo a los mar­ca­do­res. Han de preo­cu­par­le las múl­ti­ples rec­ti­fi­ca­cio­nes aco­me­ti­das a su plan ini­cial en es­tas tres jor­na­das, pues siem­pre ha te­ni­do que al­te­rar ele­men­tos en el des­can­so. El con­sue­lo es que al me­nos el Gra­na­da ha me­jo­ra­do su ca­ra tras los en­ca­jes, pe­ro acu­dir siem­pre a al­ter­na­ti­vas de­la­ta que al equi­po le es­tá cos­tan­do leer las ne­ce­si­da­des ini­cia­les del par­ti­do, más allá de sos­te­ner­se con so­li­da­ri­dad atrás.
Al­fre­do Or­tu­ño e Isaac Suc­cess se con­vir­tie­ron en pa­re­ja de ata­que, con la mi­sión de ha­cer ol­vi­dar a El Ara­bi, ju­ga­dor de crí­ti­cas po­co agra­de­ci­das en mu­chos sec­to­res del pú­bli­co pe­ro que per­mi­te una con­ti­nui­dad al ge­nuino jue­go di­rec­to del Gra­na­da que se echa de me­nos jus­to cuan­do no es­tá pre­sen­te. Sin el fran­co ma­rro­quí, los ro­ji­blan­cos se alo­ca­ron, ob­se­sio­na­dos en las arran­ca­das al es­pa­cio de Suc­cess y Or­tu­ño, que co­rrie­ron co­mo po­llos sin ca­be­za. An­te ese em­pe­ci­na­mien­to, el Vi­lla­rreal pu­so tem­ple y do­mi­nio en el cen­tro del cam­po, don­de que­da­ron des­va­li­dos Fran Ri­co e Itu­rra. Es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­co vol­vió a ser lo del chi­leno en la sa­li­da de ba­lón. En­con­tró mu­chas dis­tan­cias y po­cos au­xi­lios.
La fran­ja de­re­cha lo­cal pa­re­cía re­ple­ta de ce­pos. A los pro­ble­mas de Itu­rra y la quie­tud ini­cial de Nyom, más pen­dien­te de fun­cio­nes de pro­tec­ción, se unió el des­ba­ra­jus­te de Pi­ti, que es­tá en un alar­man­te mal mo­men­to de for­ma. Pre­ci­pi­ta­do en sus en­víos, len­to en sus in­ter­ven­cio­nes, ob­tu­so cuan­do tra­tó de aso­ciar­se, el ac­tual ca­pi­tán del Gra­na­da ni agi­li­zó la cons­truc­ción del fút­bol ni ame­na­zó ja­más a su par, un cha­val de 17 años, Adrián Ma­rín, que se bau­ti­za­ba en la éli­te. Ro­chi­na tam­po­co es que le me­jo­ra­ra, pe­ro al me­nos aten­dió a las pe­ti­cio­nes de so­co­rro en la re­ta­guar­dia cuan­do fue pre­ci­so.
Con es­te pa­no­ra­ma, el Vi­lla­rreal em­pe­zó a ame­dren­tar al Gra­na­da, con más irrup­cio­nes que opor­tu­ni­da­des. Se ajus­tó Juan Car­los al la­te­ral zur­do con bas­tan­te fae­na. Moi Gó­mez no le per­mi­tió ni un se­gun­do de cal­ma. Po­co a po­co cre­ció en la de­mar­ca­ción, ayu­da­do a ve­ces por Ro­chi­na, que con la pe­lo­ta ha he­re­da­do el es­pí­ri­tu de Brahi­mi: al­ter­nar ges­tos glo­rio­sos con con­duc­cio­nes em­pa­cho­sas. Mu­ri­llo y Ba­bin se va­lie­ron pa­ra li­brar del pe­li­gro a Ro­ber­to, pues si al­go te­nían de­fec­tuo­so los ama­ri­llos era el ata­que, an­te las ba­jas de Gio y Uche. Si al­go sa­le muy re­for­za­do de es­tas dos úl­ti­mas jor­na­das es la pa­re­ja de cen­tra­les. Noun­keu, el fla­man­te fi­cha­je, lo ten­drá fran­ca­men­te di­fí­cil.
La anar­quía de Suc­cess qui­zás fue­ra el mo­ti­vo pa­ra que Ma­chís arre­me­tie­ra tras el des­can­so. El ve­ne­zo­lano al­te­ró el per­fil de la van­guar­dia, pues in­ter­cam­bió po­si­ción a me­nu­do con Ro­chi­na. Ahí em­pe­zó el da­ño a los vi­si­tan­tes, que con­ta­ron una bue­na opor­tu­ni­dad en un re­ma­te de Ga­briel Pau­lis­ta que evi­tó Ro­ber­to.
La enési­ma pér­di­da de ba­lón de Pi­ti abo­có a su sus­ti­tu­ción, trans­for­man­do el sis­te­ma con la pre­sen­cia de Ja­vi Már­quez. De nue­vo con tres me­dio­cen­tros, aun­que con Fran Ri­co muy des­col­ga­do en ata­que, el Gra­na­da la­vó su ima­gen. Nyom en­con­tró más es­pa­cio sin Pi­ti en la de­re­cha y va­rios cen­tros su­yos so­me­tie­ron a los cas­te­llo­nen­ses. Pe­ro la nue­va iner­cia pu­do es­tro­pear­se en una pi­fia de Ro­ber­to, que fue a des­pe­jar el es­fé­ri­co y le sa­lió ha­cia atrás. En la rec­ti­fi­ca­ción, pu­do im­pe­dir un gol que ha­bría si­do có­mi­co.
Ma­chís se abrió a la zo­na iz­quier­da y en­con­tró un cam­po de ma­nio­bras a la es­pal­da de Ma­rio. El ve­ne­zo­lano asu­mió res­pon­sa­bi­li­dad y la hin­cha­da re­cu­pe­ró el áni­mo con sus ca­rre­ras. Pe­ro la fies­ta se desató con la sa­li­da de Jhon Cór­do­ba, cu­ya po­ten­cia e ins­tin­to que­da­ron acre­di­ta­dos des­de sus pri­me­ras arran­ca­das.
El Vi­lla­rreal ca­da vez se arries­gó me­nos por­que el co­lom­biano se aco­pló de ‘pa­lo­me­ro’ en el ata­que, fi­jo pa­ra me­ter ner­vios a los im­per­tur­ba­bles Mu­sac­chio y Ga­briel Pau­lis­ta. En un gi­ro fan­tás­ti­co ar­mó el ti­ro con una ra­pi­dez en­dia­bla­da pe­ro en­con­tró el obs­tácu­lo en los bra­zos de Asen­jo. Los acer­ca­mien­tos se mul­ti­pli­ca­ron, aun­que tam­bién en el otro sec­tor, se­ñal de que las aten­cio­nes ex­pli­ca­das por los en­tre­na­dor de­caían, pa­ra que emer­gie­ra el es­pí­ri­tu más pri­ma­rio de su­per­vi­ven­cia.
No cam­bió el signo del par­ti­do, pe­ro al me­nos que­dó la sen­sa­ción de que a úl­ti­ma ho­ra hu­bo op­ción pa­ra el Gra­na­da pa­ra al­go más que fir­mar las ta­blas. An­te un ad­ver­sa­rio con una gran ca­pa­ci­dad, lo­gra­ron de­te­ner su am­bi­ción. Pe­ro que los ro­ji­blan­cos si­gan in­dem­nes y en si­tua- ción de ac­ce­so a Eu­ro­pa en la cla­si­fi­ca­ción in­clu­so no de­be­ría de im­pe­dir el aná­li­sis de sus evi­den­tes pro­ble­mas en la zo­na an­cha. So­li­da­ri­dad hay atrás de so­bra, al­go que ha­bla bien de la cohe­sión del ves­tua­rio. Bro­ta la agi­ta­ción des­de la re­ser­va, con chi­cos in­tré­pi­dos. Pe­ro fal­ta ca­li­brar me­jor las ope­ra­cio­nes en el eje cla­ve, pues so­lo con en­víos pro­fun­dos o con ca­pí­tu­los he­roi­cos no se­rá fá­cil so­bre­vi­vir a lar­go pla­zo. De nue­vo, con tres en el cen­tro el Gra­na­da abor­dó me­jor la rec­ta de­fi­ni­ti­va. Por aho­ra, si­gue sien­do la ca­ra B. A fu­tu­ro, ve­re­mos.