Piti y el cambio de criterio

Columna publicada en IDEAL.

Hay un poso de franqueza entendible, algo de rebeldía pero también oportunismo en el discurso de Piti. Reivindica algo lógico: actuar en el puesto que mejor le ha ido, pero lo hace denunciando un comportamiento que deja en mal lugar al padre de la propuesta. Puede que los acontecimientos no plasmen a pies juntillas la pizarra de Caparrós y este espere un Granada menos apocado y más ganador, pero que Piti alegue que él no funciona solo por ese rol lanza la pelota al tejado de su ‘jefe’, que veremos si la devuelve de buenas, dándole una oportunidad ahí, o de malas, no convocándole. Desde que llegó a Granada,

Piti busca su sitio. Entre la adaptación y las lesiones, la presumible calidad de este jugador se ha visto a cuentagotas. La grada ha sido paciente, pero le señaló en la derrota con el Levante. Ese día, en Twitter, hizo autocrítica y asumió que convertiría «los pitos en aplausos». Ayer orilló su examen y acusó al sistema. Piti dice estar a tope, pero tiene que mirarse eso. No perdió quince balones en Málaga por estar retrasado únicamente.
«Yo tenía un planteamiento de él que era equivocado. Lo que se veía desde la distancia es que sus equipos son muy defensivos. Pero eso no es así», rezó en estas páginas en agosto. Parece que ha cambiado de caballo en mitad del río, poniendo bajo las herraduras al que elogió entonces. Conviene que Caparrós valore el movimiento para que no haya excusas y se lime la fricción. Entonces o Piti da el esperado paso adelante o ya solo podrá culpar a la altura del césped.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *