El fondo y el techo

5 dardos para el Granada – Getafe.

* Desde el viernes noche, el Granada duerme en la penumbra de la zona de descenso. A las puertas de la parada por Navidad. Con una estación en Los Cármenes pendiente, ante un Getafe todavía dirigido por un técnico, Contra, que quiere emprender el viaje de Marco Polo a China, donde ya son capaces de desestabilizar la dirección de un club de la Primera división española. Los azules, como en Sleepy Hollow, son un enemigo sin cabeza. Un adversario indescifrable. Pero los rojiblancos ya tienen bastante con lo que pasa en sus fogones. Más que una lista de convocados, Joaquín Caparrós emitió este sábado una ristra de descartados.

* No se equivocarán mucho si la observan detenidamente. Las bajas invernales saldrán de muchos de los orillados por decisión técnica. Las obligadas salidas para dejar que otros entren. Lo de Nounkeu ya no sorprende a nadie, verificada encima su pose endeble en Copa. Lo de Sissoko llama más la atención. El pretoriano ha caído en desgracia. El conjunto volverá a seleccionar a los que de inicio salieron con el Valencia, salvo Murillo, al que forzaron ante el Espanyol y ahora se paga caro. Mainz acude al rescate como en Pucela. En su sitio, no de lateral zurdo. La otra previsible variación es la de Foulquier en la derecha. Piti retorna a la izquierda. Márquez, al frío banco.

* Caparrós endulza los últimos encuentros, como un ejemplo de reivindicación tras varias semanas sin identidad. Pero los retazos ilusionantes no han durado tanto como pregona. El utrerano apela a la mala fortuna para explicar lo ocurrido en las dos citas más próximas. No es mentira que en el Power 8 Stadium la primera parte fuera notable. Tampoco que Riki agitó la coctelera al ingresar. La cuestión es si era Márquez por el que tenía que salir, aunque en el exilio de la banda tenga el débil equilibrio de la Torre de Pisa. Si Mainz era la mejor opción para improvisar tras la expulsión de Juan Carlos. Si Success, el que empató ante Negredo y compañía, no merecía al menos volver a ser un recurso interesante como revulsivo.

* El infortunio, sí. En ello insiste. Ojalá se le acabe esto este domingo, con puntos para eludir la cola. Lleva dos semanas de ratificación. Sobrevive en un escenario que pocos hubieran aguantado. Firmó dos años y cobra cifras desorbitadas con respecto a sus predecesores. Esto le ha dejado mucho margen. Once jornadas sin ganar, pero todas ellas por encima de la quema. Hasta ahora.

* Adivina, adivinanza. ¿Quién pronunció las siguientes frases? “Fabri será nuestro Ferguson”. “Tenemos plena confianza en Anquela. No hemos esperado por él ni ha firmado por dos años para dejar que se vaya así”. “Con Lucas queremos instaurar una filosofía de juego”. Parece fácil de intuir. Se sienta en el palco, comanda la entidad y parece convencido de que no tendrá que variar de estratega y sí de jugadores. Es un día para no cerrar 2014 con preocupación y quizás centrarse ya en el mercado. La decisión de Pina es a cara o cruz. El margen es estrecho y limita la maniobra. Salir del fondo choca con el techo de gasto. Se roza la cola en la clasificación y la dificultad para traer nuevos futbolistas a su vez. Quizás el domingo por la tarde tenga más argumentos decisorios. Suele tener suerte al final, aunque siempre con incertidumbre. La fortuna suele sonreír a los audaces. Las uvas están ya cerca, pero pueden ser de la ira.

3 Comentarios

  1. Ganando hoy se olvidan muchas cosas, el problema de todos modos es Caparros que desde que comenzo el campeonato esta dando bandazos de un lado para otro.

  2. Hasta que la actual directiva no se de cuenta del problema, seguiremos viendo el mismo “bodrio” en El Nuevo Los Cármenes domingo tras domingo.
    La solución pasa por fichar a un entrenador que ponga a cada uno en su sitio y apueste por JUGAR AL FÚTBOL y reforzar un poco alguna posición.
    Semana que retrasemos esa decisión, la salvación se complica. Llevamos ya muchas semanas que la Directiva está ciega, (o no quiere ver).

  3. Uno de los problemas es que la plantilla está confeccionada para un 1-4-3-3 y el técnico no ve más allá del 1-4-4-2. No hay jugadores específicos de banda pero,bueno, mientras haya intensidad estará contento el míster. A Lucas se le aguantó mucho menos con una plantilla más corta y sin caer a descenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *