El haba de Caparrós

Cinco dardos para el Córdoba CF – Granada CF

* La noche de la mayor ilusión infantil será la del primer gran desafío para el Granada en 2015, que inaugura en la cola de una clasificación en la que han empezado a revolotear los adversarios con los vientos de cambio. Mientras los pequeños de la casa aguardan a la llegada de sus Majestades de Oriente y su carga de regalos, en el club rojiblanco intentan evitar una sepultura en carbón ante un rival directo y también famélico como el Córdoba. Uno de los dos cuadros de Primera que el Granada todavía visualiza por el retrovisor. La delicada situación en la tabla más los triunfos del Almería y el Deportivo acrecientan el drama en la escuadra de Los Cármenes, que encima encara este derbi andaluz con un listado serio de bajas. Sin su mejor futbolista por lesión, Jeison Murillo; con la ausencia por sanción del infatigable Iturra; y con el vacío en la convocatoria además de Isaac Success, que a no ser que haya sido reclutado como paje por los Reyes Magos, va a tener complicado de explicar sus alargadas vacaciones en su Nigeria natal. Joaquín Caparrós se comió el turrón y también las uvas, si en Nochevieja no puso Canal Sur, obviamente. Su siguiente reto gastronómico es el roscón de Reyes. Tan polémica como la fruta escarchada que lo suele adornar está la labor del utrerano, que dice haber asumido las vacaciones como un fundamental periodo de reflexión tras doce jornadas sin oler a triunfo. Quizás su suerte arranque si encuentra la famosa haba, aunque a veces no se sabe bien si la aparición da fortuna o gafa, por aquello de pagar el dulce.

* En cuanto a alineaciones, el margen de selección se le ha quedado estrecho en vista de los que se quedan fuera por unos motivos y otros, señalados ya por su dedo censurador tanto Nounkeu como Sissoko. La defensa sale fácil sin Murillo ni Martins, este también lesionado, pues continúa Mainz y retorna Juan Carlos al lateral zurdo. La delantera es la de siempre, con El Arabi y Córdoba tratando de simpatizar entre relámpagos. Una de las alas corresponde a Piti, callejón del que se alejó mejor que otras veces ante el Getafe. La derecha la comparten Nyom y Foulquier, una relación de apoyo mutuo, pues cada uno maneja el registro que le falta al otro. Con Fran Rico imperturbable en la franja meriodional, el dilema técnico semanal ha estado en encontrarle una pareja de baile para ir al Arcángel.

* El escogido simbolizará la declaración de intenciones del entrenador. La semana comenzó con Eddy como prueba, un centrocampista flexible y esforzado, del que asoma algún retazo de Mikel Rico, pero que sigue todavía con la cáscara pegada al cráneo, ansioso y a veces extralimitado. Sin embargo, los últimos indicios colocan a Márquez, que sí supondría un cambio sustancial para la formación. Los sistemas y las tácticas adquieren un cariz u otro por quienes forman su zona medular. Puede que un dúo del catalán con Rico no forme un nido de ametralladoras, pero si de lo que se trata es de incorporar otras fórmulas además del ataque en catapulta hacia El Arabi, nada mejor como probarles juntos. En medio de la zozobra se presenta una oportunidad única de colocar a los pivotes de apariencia más creativa en el sector donde les gusta influir, no escorados ni demasiado adelantados.

* El preparador parece haber llegado a una conclusión lógica. No hay más partido que el que sobreviene. El futuro del proyecto no va más allá de Córdoba y los empates han dejado de vitaminar a este cuerpo enfermo. Se trata de ganar o de descolgarse, sin muchos matices. De vencer y que un contrario se salga de vía. De sumar tres puntos y encarar con un ánimo distinto la cuesta de enero, salpicada de numerosos partidos, con la Copa del Rey insertada para dificultar la empresa. Las resacas de Año Nuevo le sientan mal al Granada y en este mes se encargaron dos finiquitos a sendos entrenadores, Fabri y Anquela. El de Joaquín Caparrós seguramente iría más allá en cuanto a euros que el de los otros dos juntos, pero si el equipo ingresa en la UCI ya no habrá barrera económica que resista por mucho tiempo al mazo de la destitución.

* La tristeza de la pérdida del gran Luis Oruezábal, un granadinista ejemplar, único y entrañable, ha de servir de motivación para que este club al que tanto amó encuentre la manera de reivindicarse. Mientras algún fichaje asoma ya por la esquina, con el mercado en plena convulsión, el campeonato exige de una vez por todas que esta plantilla exhiba su ímpetu y su juego. Hacerlo por todos los que sufren por este escudo. Por Chikito. Por un grande que se nos fue, con su bandera hasta el cielo.