Muerte súbita

5 dardos para el Granada – Eibar.

* La muerte es el fin, al menos de la vida tal y como la conocemos. Cuando irrumpe de manera repentina, se la califica de súbita. Pero en deporte la fórmula conjunta se ha empleado para denominar soluciones originales para terminar partidos que están equilibrados, a veces por un mero tanto. La temporada no concluye este sábado, pero adquirirá un incipiente dramatismo ante una derrota del Granada. No es una muerte súbita lo que se disputa ante el Eibar, pero como poco la caída dejaría al equipo con cama fija en la UCI, al borde del encefalograma plano. Con una oportunidad de recorte perdida, otorgando aire a un rival directo y dándole el báculo de la ventaja en caso de empate clasificatorio con los vascos. Un supuesto inquietante, que la hinchada de Los Cármenes no querrá escenificar.

* Abel Resino salió con varias lecciones de Vallecas. La principal es que la aglomeración de talento en la alineación exige a los elegidos un aumento de la intensidad defensiva, sobre todo para robar más cerca del área del rival que de la propia, al tiempo que se domina el asunto con una correcta posesión de la pelota. La exclusión de la convocatoria de Iturra parece invitar a una conclusión a vuelapluma. Si no está el pivote habitual en el banquillo, significa que uno de los tres que actuó en Madrid se caería del esquema. La cosa apuntaría a Márquez, aunque Fran Rico ha tenido problemas físicos esta semana. Más complicado es imaginarse que el damnificado sea Rubén Pérez, pese a su actuación deficiente en la última derrota.

* Otra moraleja que le quedó al entrenador es que si quiere explotar lo mejor de Piti, ha de centrarlo. En banda, salvo momento de cerco sobre el marco contrario a la desesperada, el de Reus se agota sin solución de continuidad. Su retorno al trono de la mediapunta abriría un costado a Lass, por el que Resino ha mantenido una apuesta subrayada, hasta que se lesionó. Rochina, pese a que físicamente mostró carencias el pasado sábado, podría ocuparse de la otra ala, aunque ahí está también Robert dispuesto a pelear por un flanco. Llegado al caso, incluso Colunga, que vuelve a la citación, aunque el ovetense en teoría ha de pugnar con Córdoba por el ariete.

* El colombiano descolló con bravura y un gol ante el conjunto de la franja roja, pero a sus amagos de pantera sigue sin incorporarle el punto de finura que necesitan ciertos encuentros que se dirimen a fuego lento. Parece que un día canalizará su potencia y refinará sus gestos para convertirse en un martillo percutor. Veremos si es vestido de rojiblanco y pronto. En su cañón se han depositado muchas esperanzas, aunque la profecía del gol han de firmarla más compañeros.

* La parada de Liga va a coincidir, salvo accidentes durante el partido, con el elenco en perfecto estado de revista, al menos en lo físico. La cuestión es si la mentalidad será la adecuada tras las consecuencias del duelo. Una victoria engancha a la tabla, atemorizará al Eibar y puede que contribuya a erradicar traumas. Todo lo que no sea eso, a dos semanas de visitar el Bernabéu, es aproximarse al filo de la guillotina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *