Saltar la banca en el Mediterráneo

5 dardos para el UD Almería – Granada

* Hay tanto en juego en Almería que el estadio de los Juegos Mediterráneos parecerá un casino de la Costa Azul. En la ruleta, tres puntos vitales para que ambos equipos intenten salir de la ruina. Con las cartas, para establecer quién baraja un diferencial particular que ante la actual igualdad por abajo puede tornarse decisivo, tanto con los demás como por el empate que los dos arrastran de la primera vuelta. Los dados bailan para doblar la apuesta, pues ya no es solo ganar, sino acarrear que un rival directo se quede sin blanca. Todo esto, bien por azar o por astucia, se dirime para este Granada entre la angustia y la esperanza. Angustia por la cantidad de tiros al aire que gasta. Esperanza porque si vence, a lo mejor pasa el fin de semana fuera de los tres puestos de la marginación, que le cobijan desde finales de diciembre.

* A pesar de la naturaleza sorprendente de este deporte, el destino del Granada no dependerá de la mano de un crupier. En 38 partidos los infortunios suelen balancearse con momentos agradecidos, aunque lo de esta campaña parezca sumamente desequilibrado hacia el mal fario. Si los rojiblancos han embarrado su campaña, sobre todo en los tramos finales de los encuentros, no es solo por un error arbitral o un rebote inesperado, sino por la falta de pericia, concentración e intensidad que merece la Primera división por parte de unos jugadores a los que les cuesta mantenerse enchufados hasta el último suspiro. Unas veces por cansancio, otras por despiste, algo será categórico en la sesión definitiva: los tres que bajen a Segunda habrán hecho méritos indiscutibles, aunque haya otros tantos recolectando boletos también. Son algo más de 90 minutos siempre. Nunca menos.

* A los entrenadores con bagaje se les puede discutir el gusto, pero no el conocimiento. Cuando Paco Jémez consumó su divorcio con Lass en el Rayo pese a su calidad, algo advertía de que este futbolista que es brillante cuando se dispone deambula por la cuerda floja por su propia personalidad huidiza. Lass, por el que ha puesto mucho empeño Abel desde que llegó, incluso en detrimento del ágil Robert en ciertos encuentros, se quedó relegado en el banquillo ante el Celta y no viajará a la provincia vecina, precedida la convocatoria de un desencuentro en el entrenamiento con el tótem Roberto. Lass es de los que flirtean demasiado entre la constelación de posibles estrellas y el agujero negro de los estrellados. El portero, por su parte, ha conseguido encender la luz en los que pueden ser sus últimos meses en la ciudad, aunque si adquiere protagonismo y el objetivo colectivo a lo mejor el contrato no se extingue, quién sabe.

* El otro ausente subrayado es Rochina, al que Joaquín Caparrós en su día ya tuvo lejos de sus designios. Lo cierto es que aquella diatriba derivaba más del estilo primario en el fútbol del utrerano, ante el que se quejó, aunque parece que la irregularidad del valenciano era algo que contribuía a la resta en sus preferencias. Tras un camino de lesiones, parece que tampoco encuentra el hilo y Abel ahora mismo no está para ejercicios de paciencia. Es una lástima, porque talento tiene de sobra, pero no encuentra la continuidad y, en medio de estas guerras, es difícil esperar a alguien. Pocos cambios asoman en la alineación, salvo el obligado en defensa por un Murillo ante el que empiezan a proliferar debates asquerosos sobre una supuesta apatía propia que choca con la personalidad noble del colombiano. Algunos confunden un estado de forma aún precario con premeditación.

* El Almería venció los dos encuentros de la temporada anterior al Granada, muy recordada la debacle en aquel duelo que abrió 2014 y también el que aconteció en Los Cármenes, sumergidas las escuadras, como es su sino, en la lucha por la salvación. Su cuarto entrenador, si se cuenta al interino Miguel Rivera, aparece en el banquillo. Sergi Barjuán, aquel lateral zurdo del ‘dream team’ que obtuvo el magisterio como preparador en Huelva y cuyo nombre ya había sonado con asomar en Primera desde hace unos meses, es quien gobierna ahora a un conjunto en el que pretende insertar ilusión y quizás un modelo más abierto que con JIM. Sin duda no imaginaba con aparecer en la élite en una situación tan tensa, pero hay trenes que no está permitido dejarlos pasar.

* Resino debutó en Riazor y allí salvó unas tablas que le permiten mirar al Dépor desde la ventaja si se ponen a la par. El del sábado será su segundo desplazamiento al hogar de un contrario en la misma pugna, pero esta vez, salvo enésima catástrofe general, el empate huele a resultado escaso, además que delegaría todo en la diferencia general de goles, donde el Granada luce peor. El ‘casino’ almeriense abre sus puertas, pero allí no se asiste de etiqueta. La cara se lleva de verde, la ropa es de camuflaje y cada cual intentará hacerse fuerte desde su trinchera, hasta que el marcador soberano establezca quién sale indemne hacia nuevas batallas y quién se desangra enganchado en el alambre de espino, consumiendo las siete vidas que está concediendo este campeonato de supervivientes con puntuaciones paupérrimas. Las que hacen falta para sobrevivir a este juego mortal: una ruleta rusa.

9 Comentarios

  1. ¿Que nos hace pensar que lo que no hemos hecho en 30 jornadas lo vamos a hacer en las últimas 8?. ¿Hemos visto mejoras?.
    Eso es como el estudiante que suspende las evaluaciones mensuales pero mantiene ante sus padres que aprobará el curso entero. Suspenderá en un 99% de los casos.
    Sr. Lamelas, se puede escribir lo que se quiera, el papel lo aguanta todo, pero yo, hace años que deje de creer en los pájaros preñados.

  2. Pues uno menos. No supone ningún problema. No trato de adoctrinar. Esto no es un examen, sino un combate, y a veces cuando más acorralado se está, se da un golpe de gracia. A mí me han enseñado a luchar y no rendirme jamás. Si usted es más pesimista, tiene sus motivos, pero cada cual es como es. Saludos.

  3. Pues mejor así, con el Granada solo hace falta los que estén con el equipo, si se quiere ser muy granaino y estar diciendo “yo ya lo dije”, “Pina me roba” o cualquier otra sandez, mejor quedarse en casa y berrear allí, antes que no apoyar a un equipo que nos ha dado tantas alegrías.

  4. Verdades como puños. Es como un enfermo terminal que en el fondo piensa que se va a curar, eso es lo que me pasa con nuestro Granada. Cierto que hubo mejoras, pero unas veces por el azar otras por nosotros mismos, ha hecho que seamos peor equipo que al principio de la era Abel. Está pesando mucho la ansiedad. En fin, mientras hay vida, hay esperanza.

  5. No me imagino que le habría pasado a alguno si el Granada llega a estar como el Zaragoza hace unos años a siete puntos de permanencia. Y se salvó. El pesimismo contribuye al hundimiento. Todo empieza en creer.

  6. Está muy manido pero mientras hay vida hay esperanza.Que está difícil,por supuesto pero también era dificil acabar primero el año de segunda b y se hizo;el año de segunda acabando séptimo nadie pensaba en el ascenso y mirad donde estamos.La flor la tienen Pina y Cordero esperemos que la sigan regando y si al acabar la temporada se baja,pues que nos quiten lo bailao.Ahí será el momento de buscar responsabilidades y de protestar.Pero al día siguiente a apoyar al equipo y a luchar por volver.Y al que no le guste la segunda que siga apoyando a su farsa y a su mandril y cuando volvamos a primera se conviertan al granadinismo,otra vez y den lecciones a los demás.Dicho esto confío en mi equipo que tantas alegrías nos ha dado y con sufrimiento sabe mejor.

  7. Lo de Murillo no es un debate asqueroso, si fuera como dice usted, físico, no pasaría a los cinco minutos de entrar en el Bernabeu jugando se la roja con 7 a 1 en el marcador, por otro lado y sabiendo lo que nos jugamos hoy en Almeria, que te saquen la amarilla por disputa verbal con otro jugador, y por supuesto dos minutos después una entrada absurda pegada a la banda y con iturra al lado, no es asquerosa es preocupante y denigrante que un profesional haga esto, si solo fuera físico seria en fase avanzada de los partidos.Al pan pan y al vino Vino, algo tendra que ver vender a un futbolista en navidad o también es normal esto, y si lo es dígame algunos casos como este.

  8. Danilo, del Oporto.

    Como con Pina, algunos se piensan que sus fallos son aposta. El esguince de rodilla que sufre Murillo también se lo ha debido provocar, ¿no?

  9. ¿Sigue pensando lo mismo después de ver el Almería-Granada?.
    Sr. Lamelas, no soy pesimista, soy realista.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *