Guerra contra la lógica

5 dardos para el Granada CF – Sevilla FC

* La lógica le abate, así que el Granada se encomienda para derrotar al incombustible Sevilla a la perplejidad, madre de aquellas gestas que ruborizan al importante y premian al esmirriado. Solo de sorpresa podría calificarse un triunfo rojiblanco este sábado, tras una estancia en Marbella que devuelve para empezar más lesionados, aunque quizás un necesario saneamiento en las mentes de una plantilla a la que terminó de engullir el remolino en Almería. El trampolín del optimista es cavilar que nada puede ser peor, tras lo del Bernabéu y el estadio de los Juegos Mediterráneos. Pero puede ocurrir que un adversario, ajeno a los colosos Madrid y Barcelona, logre destrozar al Granada en Los Cármenes con rotundidad, hecho contundente no tan habitual, convirtiéndose la grada en una falla ardiente. A nadie le dejaría con la boca abierta. Aunque también puede pasar lo contrario, el boxeador eludiendo la esquina y golpeando el mentón del oponente, con lo que habría que bendecir la Costa del Sol y sus efectos terapéuticos. Su meteorología, comodidad, ambiente relajante y los discursos que por allí se sueltan y se adosan a los tímpanos, amenazando con retumbar.

*  De Marbella llegó una carta, que siempre es más honda que una simple postal, la cual sonaría a puras vacaciones. La firmaba la plantilla, aunque a mano habría tenido mayor calado que a ordenador. Pero su misión fue llegar a todas partes y así la cumple, y lo importante estuvo en trasladar un mensaje de unidad, compromiso y autoinculpación. No es un mal camino si su fondo se baña de sentimiento real. El mensaje puede apaciguar el lamento generalizado, pero sin un profundo cambio de actitud sobre el césped, el género epistolar carecerá de sentido. Será otro disparo al aire, como el propio aislamiento alejado del ruido de la ciudad si se demuestra también inocuo. La afición en parte se ha vuelto tan conformista que ansía al menos erradicar los ridículos. Si encima nace un triunfo que levante la moral, la plantilla abandonará el purgatorio de golpe. Entre el público hay quien pita mucho, pero en general la gente está frita por glorificar a sus héroes, con los que el personal ha sido extremadamente comprensivo hasta ahora. No pueden quejarse.

* No hay recuperación física que no se alargue en este Granada acostumbrado a forzar a sus jugadores hasta reventarlos. Babin ha pasado de unas molestias que le hacían duda a romperse. Márquez ni siquiera ha llegado a este derbi. El viernes no hubo ni un solo central de la primera plantilla que se entrenara al ritmo del resto. Finalmente llegan a la cita Cala y Mainz, miembros de la retaguardia del último envite, que hizo aguas achicando espacios. Al exsevillista le toca plantarse una sonrisa y al capitán, levantarse como si fuera el Cid. Del filial, como zaguero de guardia, sube Uche, que es mediocentro en el B. Si no hay un defensa natural con posibilidades de optar al primer equipo es algo digno de revisión. Una de tantas extravagancias que se están viviendo esta temporada. El que sí retorna, y con galones, es Success, a quien podría agarrarse Resino como último recurso para el ataque, en vista del fracaso generalizado. Él, de difícil carácter, y Riki, de quien recuerden estaba casi apartado el pasado verano, son los dos únicos puntas a los que la reciente racha no ha damnificado. El Arabi ya no convence ni para estar en la lista.

* El entrenador confía en la segunda línea para atesorar influencia en torno al gol y no depender solo de la pericia del ariete. Es seguro el concurso de Robert y es subrayado que Piti aparecerá por la mediapunta, salvo que Rochina haya recuperado terreno en el retiro espiritual. Por tanto, es la banda izquierda la que deja incógnitas, por la que pelean Lass, quizás el propio Rochina y en su medida Candeias, por el que el técnico toledano había mostrado cierta debilidad, sin que este arrojara ilusión. Con Rubén Pérez consolidado en el centro del campo, se abre el dilema entre el recuperador Iturra y un Fran Rico que sigue disminuyendo sus prestaciones, al que se sigue aguardando bajo su mejor versión. En sintonía, es único. A este nivel, parece vulgar.

* Emery también tiene sus bajas, pero cuenta con un armario como el de Isabel Preysler. Puede cambiar de atuendo sin menoscabar la competitividad de su Sevilla, que es capaz de mantenerse firme en dos competiciones. Si hay un conjunto versátil en la Liga ese es el de la capital andaluza, por eso Resino divaga poco sobre el estudio del rival y se centra en conseguir aflorar las virtudes de los suyos. La jornada en cuanto a resultados vuelve a demorar un corte acusado con los equipos a salvo, que reiteran fracasos, por lo que sumar alargaría las alas. Pero sobre todo demostraría la eficacia de unos métodos que no por manidos, dejan de ser utilizados. El Granada se enfrenta a los pronósticos. De ahí saldrá erguido o en camilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *