Milagros

5 dardos para el Valencia CF – Granada CF

* El sábado, Casadesús de cabeza con el Levante. El domingo por la mañana, el remate de Riera para que el Deportivo empatara en Málaga. Por la tarde, el tiro de Thievy y el penalti de Verza para la suma almeriense. Hasta el ascenso de ‘Leyenda’ Ighalo a la Premier League, tras hartarse de goles en la Segunda inglesa es para sentir sana envidia. Todo forma parte de un mosaico de frustración para el Granada, tras una jornada nefasta que cierra, y que le obliga a vencer en adelante más veces que en toda la temporada.

* Mestalla, ante un equipo poderoso que no arrastra distracciones europeas, se presenta como un mal lugar para el resurgimiento. Las ausencias y un calendario recargado en los próximos días contribuyen a la sensación de miseria. En la liga del hambre, cada punto compra vida, pero cuando los demás despegan, ya no basta de uno en uno. Tantos fines de semana estériles del resto parecían imposibles, pero en este han concluido de golpe sus lamentos. Ni la inestabilidad institucional ilicitana ni los precipitados cambios de entrenadores en La Coruña y el Mediterráneo han supuesto rémoras en estos contrarios. Más bien, cada asunto ha servido de acicate. Y encima lo de Ighalo, del que se echa de menos esos escasos tantos pero siempre claves, y la aparente fortuna que emana cuando sí está en plantilla. La baraka.

* La frontera de salvación está a seis puntos antes de medirse al Valencia, que son siete en realidad teniendo en cuenta que el diferencial particular del Granada con el Almería está en manos de los segundos. Solo la aplicación de medidas correctoras por los incumplimientos del Elche, club que parece ya en vías de solución, o bien el descuento de tres puntos a los almerienses de manera verificada podría arropar la causa rojiblanca horizontal. Que haya que estar pendiente de estas conjeturas delata la lamentable situación. Este lunes el Granada tiene una oportunidad de demostrarse como poco si el peso de esta desazón le hace ya sucumbir o bien si el instinto guerrillero que exhibió ante el Sevilla está patente desde ahora.

* Las bajas de consideración, que introducen a inusuales canteranos como Morante, impiden que Resino pueda armar su esquema con tres centrocampistas como en el último duelo en casa, lo que mermará uno de sus propósitos de mejora táctica. Sí están Rico e Iturra, pero no Rubén Pérez ni Javi Márquez, su presumible sustituto. Por lo que hay, es probable que Piti recobre la mediapunta, que Candeias se mantenga en la izquierda y que por la derecha pugnen Rochina y Lass, sin que ninguno haya despuntado como debiera. Dos jugadores jóvenes que estaban llamados al triunfo y que, por unos motivos u otros, están instalados en el capítulo de fichajes aciagos hasta la fecha. Como tantos. Aún se les espera, no como a El Arabi, al que se da definitivamente como caso perdido.

* Los méritos sobrados de Success le confieren aureola de titular, aunque el entrenador también tendrá que medir esfuerzos en esta semana de sobrecarga. Atrás no hay mucha más cera que la que arde, si bien se abre una incógnita en el lateral zurdo ante el ingreso de Martins en la convocatoria, con la posibilidad de sentar a Insúa tras su cadena de errores recientes. Nyom, Cala y Mainz se mantienen intratables, al igual que Roberto, a quien le espera un bombardeo valencianista. Aunque le surgieran tentáculos le costaría frenar el asedio local. En manos de milagros está este Granada al que han dejado cortado en mitad del puerto de montaña y que, para intentar acabar la carrera, ha de conseguir llegar a la meta dentro del control de tiempo. Aguar la falla y no ser un mero ‘ninot’.