Un banquillo letal

Pe­pe Pa­re­jo, Che­ma Ro­drí­guez, Ge­rar­do Cas­ti­llo, Juan Jo­sé Ba­rón y Jo­sé Víc­tor Ro­drí­guez ja­más vol­vie­ron a sen­tar­se en un ban­qui­llo. La ca­rre­ra de Jo­sip Visn­jic no ter­mi­nó de des­pe­gar, con un te­cho en Se­gun­da B. Ós­car Cano sí ha te­ni­do un re­co­rri­do al­go más den­so, con una efí­me­ra es­tan­cia en el fút­bol pro­fe­sio­nal con el Sa­la­man­ca, pe­ro sal­vo el re­gre­so con el Be­tis B a di­vi­sión de bron­ce tras ba­jar ini­cial­men­te a Ter­ce­ra con el fi­lial, los ob­je­ti­vos se le han que­da­do a un pa­so y ha ido abrien­do ca­rre­ra con la di­vul­ga­ción de li­bros de fút­bol. Pe­dro Pa­blo Brao­jos, el úl­ti­mo téc­ni­co de Pa­co Sanz, dis­pu­so de una opor­tu­ni­dad en el Ca­ce­re­ño ha­ce cua­tro años, al po­co de de­jar es­ta pro­vin­cia. Lue­go tu­vo va­rias ten­ta­ti­vas, has­ta aca­bar en los des­pa­chos, co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co del Hues­ca en la ac­tua­li­dad. Ál­va­rez To­mé sí ha te­ni­do tra­ba­jo has­ta es­te cur­so que ini­cia sin equi­po, pe­ro sus as­pi­ra­cio­nes co­lec­ti­vas se han vis­to abor­ta­das una tras otra, re­tro­ce­dien­do en cuan­to a ca­ché del club. Fa­bri, el hom­bre de los dos as­cen­sos, tu­vo un pa­so efí­me­ro por el Hues­ca pa­ra de­can­tar­se apre­su­ra­do por el Ra­cing de San­tan­der, ab­sor­bi­do in­me­dia­ta­men­te por la cri­sis en la que se su­mían ya los cán­ta­bros, sin me­jo­rar lue­go en la opor­tu­ni­dad que le apa­re­ció pron­to con el Pa­nat­hi­nai­kos, un gran­de ve­ni­do a me­nos. Des­de en­ton­ces, el bar­be­cho. Abel Re­sino, pri­mer ‘sal­va­dor’ en éli­te, fue des­pe­di­do tras lo­grar otra per­ma­nen­cia con el Cel­ta y tu­vo una re­cien­te se­gun­da eta­pa ro­ji­blan­ca, en la que, co­mo sa­ben, no lle­gó al fi­nal de cam­pa­ña. Se ha re­con­du­ci­do a co­la­bo­rar con me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo Joa­quín Ca­pa­rrós, jus­to su an­te­ce­sor, de quien di­cen que es­pe­ra, en el pa­ro, a una hi­po­té­ti­ca lla­ma­da de la se­lec­ción es­pa­ño­la.
Es­te es el pa­no­ra­ma, a vue­la plu­ma, de gran par­te de los en­tre­na­do­res del Gra­na­da en los úl­ti­mos quin­ce años. Fal­tan Lu­cas Al­ca­raz, des­ti­tui­do ha­ce unas se­ma­nas del mis­mo Le­van­te al que res­ca­tó el cur­so an­te­rior del des­cen­so, y Juan An­to­nio An­que­la, el úni­co ex­pre­pa­ra­dor ro­ji­blan­co que ejer­ce en es­tos mo­men­tos, re­cién fi­cha­do por el Hues­ca, con Brao­jos pre­ci­sa­men­te co­mo uno de sus ‘je­fes’. Una ex­cep­ción en una lis­ta que su­pera la do­ce­na y en la que se ex­clu­yen al­gu­nos in­te­ri­nos, que tam­po­co es­tán en el ta­jo por aho­ra, co­mo le su­ce­de a Jo­se­ba Agua­do.
Al­go de ex­te­nuan­te tie­ne el ban­qui­llo del club de ra­yas ho­ri­zon­ta­les, que ha ejer­ci­do co­mo una suer­te de si­lla eléc­tri­ca pa­ra sus in­qui­li­nos. Mien­tras son mu­chos los ca­sos de fut­bo­lis­tas que han mi­li­ta­do en las fi­las ro­ji­blan­cas en los úl­ti­mos años a los que la vi­da les ha son­reí­do des­pués de sa­lir, no hay un so­lo ca­so en cuan­to a pre­pa­ra­do­res en el que el pa­so por Los Cár­me­nes les ha­ya pro­yec­ta­do a me­tas su­pe­rio­res, más allá de lo de Fa­bri en Gre­cia, que pa­ra su des­gra­cia que­dó en un trán­si­to cor­to, o Al­ca­raz, re­cla­ma­do por otro Pri­me­ra en apu­ros que ha­ce bien po­co le fi­ni­qui­tó.
El da­to glo­bal evo­ca el sino del club en los úl­ti­mos tiem­pos: un lu­gar pa­ra el desa­rro­llo de ju­ga­do­res con pro­yec­ción, pe­ro no pa­ra el asen­ta­mien­to de una idea que ge­ne­re ad­mi­ra­cio­nes, que es­té por en­ci­ma de las ló­gi­cas ex­pec­ta­ti­vas de per­ma­nen­cia. El Gra­na­da se ha que­da­do en Pri­me­ra es­tas cua­tro úl­ti­mas tem­po­ra­das, pe­ro nun­ca ha se­du­ci­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por su es­ti­lo, ni ha go­za­do de una es­ta­bi­li­dad pro­fun­da, co­mún­men­te li­ga­da a su di­rec­tor de or­ques­ta. Los mo­ti­vos pue­den ser de to­do ti­po, ca­da fa­se tu­vo sus cir­cuns­tan­cias y ac­ci­den­tes, pe­ro que­da co­rro­bo­ra­do que es­ta es una ta­rea que si­gue pen­dien­te por par­te de la di­rec­ción. Nin­gún en­tre­na­dor ha lo­gra­do el con­sen­so en­tre re­sul­ta­dos, di­ná­mi­ca de jue­go, en­ten­di­mien­to con los que man­dan y re­fren­do del pú­bli­co. Un pleno que re­sul­ta com­pli­ca­do y que en el ci­clo en­tre los me­jo­res ape­nas ha te­ni­do un pu­ña­do de me­ses de vi­gen­cia. Y con ma­ti­ces.
Jo­sé Ra­món San­do­val pro­pug­nó des­de el ve­rano, tras su res­ca­te ex­prés, la in­ten­ción de asen­tar lo que gran­di­lo­cuen­te­men­te se sue­le ca­li­fi­car co­mo una cul­tu­ra de club, con una ba­se cohe­sio­na­da y un plan de jue­go que sim­pa­ti­za­ra con el hin­cha. Su na­tu­ra­le­za op­ti­mis­ta pa­re­cía una vía pa­ra con­ta­giar a plan­ti­lla y gra­da de que es­te Gra­na­da po­dría sa­lir me­jor pa­ra­do am­pa­ra­do en el en­tu­sias­mo. Pe­ro con el ecua­dor del cam­peo­na­to a las puer­tas, la si­tua­ción cla­si­fi­ca­to­ria es si­mi­lar a la de las eta­pas an­te­rio­res, con el agra­van­te de que se re­pro­du­cen las de­rro­tas so­bre to­do en ca­sa, al­go que si­gue sin erra­di­car­se de un tiem­po a es­ta par­te. El equi­po ha te­ni­do mo­men­tos de sol­ven­cia y mi­nu­tos com­pe­ti­ti­vos, pe­ro tam­bién cla­ros sig­nos de im­po­ten­cia y vi­si­ble vul­ne­ra­bi­li­dad en ac­cio­nes de­fen­si­vas. Lle­ga al úl­ti­mo par­ti­do de 2015 con un de­do fue­ra del des­cen­so, aun­que con la preo­cu­pa­ción de un due­lo di­rec­to que pue­de ha­cer­le re­vo­lo­tear de nue­vo, o en­ca­de­nar­se pe­li­gro­sa­men­te a la co­la. En­ci­ma, con un ca­len­da­rio des­alen­ta­dor con el que cie­rra la pri­me­ra vuel­ta: el Se­vi­lla, en ca­sa; y el Ba­rça, en el Camp Nou.
San­do­val ha ga­ra­ba­tea­do con pro­fu­sión su pi­za­rra, en bus­ca de una sos­te­ni­bi­li­dad que no apa­re­ce. Ha to­ma­do ries­gos, co­mo la apues­ta por chi­cos del fi­lial en de­tri­men­to de hom­bres con ga­lo­nes, pe­ro a su Gra­na­da le si­gue fal­tan­do una res­pues­ta es­ta­ble, que pro­ba­ble­men­te an­síe so­lu­cio­nar en par­te con el mer­ca­do de in­vierno. Pa­ra abrir es­ta op­ción no pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de zo­zo­brar en las tres pró­xi­mas jor­na­das, sien­do es­pe­cial­men­te ur­gen­te la del miér­co­les, con los que hay dis­po­ni­bles.
Si el año se cie­rra en Las Pal­mas en­tre lá­gri­mas, San­do­val se aden­tra­rá en enero con las du­das afi­la­das, a pe­sar de las mues­tras de con­fian­za mos­tra­das por la je­fa­tu­ra. El de Hu­ma­nes ya ha pa­sa­do por ins­tan­tes de ner­vios en los que ha lo­gra­do que par­te del gru­po al me­nos se su­pere. Es­te mo­men­to le exi­ge al­go si­mi­lar, si quie­re evi­tar la te­mi­da des­car­ga fu­nes­ta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *