Esperanza en las antípodas

Deportivo 0 – Granada 1

El Gra­na­da ha en­con­tra­do es­pe­ran­za en un via­je a las an­tí­po­das. Ha­llan­do allí un ma­nual de jue­go opues­to al que ges­tio­na­ba, es­tre­na­do con éxi­to. La vic­to­ria en Ria­zor, cam­po en el que no pier­de des­de los 70, lle­gó con la con­vic­ción de que des­em­pol­var el re­plie­gue y el con­tra­gol­pe con­tri­bu­yen a un tra­ta­mien­to de cho­que, so­bre to­do a do­mi­ci­lio, don­de la ini­cia­ti­va pen­de del lo­cal.

La con­so­li­da­ción del vi­ra­je ten­drá que me­dir­se con el pa­so de las jor­na­das, por­que no fal­tó an­gus­tia cuan­do el equi­po re­tro­ce­dió en ex­ce­so y se plan­tó an­te el mor­te­ro de Lu­cas Pé­rez y sus co­le­gas. Lo que fue in­du­da­ble es que de­fen­der achi­can­do es­pa­cios re­sul­ta me­nos exi­gen­te que des­cu­brir­se en la pre­sión. A ve­ces, has­ta es más pro­duc­ti­vo. Si en­ci­ma la es­cua­dra se ade­lan­ta, pro­te­ger la me­ta de so­bre­sal­tos se con­vier­te en una mi­sión pro­vi­den­cial. Es­to lo en­ten­dió co­mo po­cas ve­ces una plan­ti­lla permea­ble a la fae­na y no a de­li­ca­de­zas. Na­da pue­de in­tro­du­cir­se si no hay pre­dis­po­si­ción y re­fren­do en el re­sul­ta­do. Jo­sé Gon­zá­lez ca­yó de pie.
Cuan­do des­ti­tu­yó a San­do­val, Qui­que Pi­na le su­gi­rió al en­tre­na­dor que te­nía po­co que re­pro­char­le y que le ha­bía fal­ta­do suer­te. «Pues fí­cha­la», le res­pon­dió ape­sa­dum­bra­do el de Hu­ma­nes. En un de­por­te en el que su­pues­tos sa­bios tien­den a pon­ti­fi­car, en el que la nue­va ola es sa­car con­clu­sio­nes des­ci­fran­do in­trin­ca­dos da­tos es­ta­dís­ti­cos, mu­chas ve­ces se pier­de la pers­pec­ti­va de que es­to al fi­nal es un jue­go y hay briz­nas de azar. Si a los po­cos se­gun­dos del par­ti­do, el De­por­ti­vo apro­ve­cha un re­bo­te de­fen­si­vo del Gra­na­da pa­ra ano­tar un tan­to, qui­zás la mo­no­lí­ti­ca es­truc­tu­ra ro­ji­blan­ca se ha­bría res­que­bra­ja­do. Si Lu­cas Pérez no cru­za en ex­ce­so un dis­pa­ro fran­co a los 18 mi­nu­tos, cuan­do los de Gon­zá­lez só­lo se ha­bían aso­ma­do an­te Lux con una fal­ta le­ja­na, tal vez el en­cuen­tro ha­bría tor­na­do a una so­bre­ex­po­si­ción vi­si­tan­te, des­ta­pan­do fla­que­zas y con ce­sio­nes, co­mo tan­tas ve­ces. Pe­ro no fue así y el Gra­na­da fue inun­dan­do de ce­men­to su za­ga, has­ta que so­li­di­fi­có. Pe­ña­ran­da em­pe­zó a co­rrer y ar­mó el des­a­gui­sa­do arri­ba.
Em­pe­ña­do en ar­mo­ni­zar a to­das sus pie­zas ofen­si­vas, San­do­val co­me­tió el pe­ca­do de co­lo­car a Pe­ña­ran­da en la ban­da iz­quier­da des­de ha­ce unas jor­na­das, un lu­gar con el que el ve­ne­zo­lano de­cía es­tar fa­mi­lia­ri­za­do, pe­ro en el que au­men­tó la dis­tan­cia con res­pec­to a la por­te­ría y se des­in­fla­ba cuan­do te­nía que au­xi­liar al la­te­ral. Gon­zá­lez no só­lo le en­tre­gó el arie­te, sino que le pu­so a El Ara­bi al otro la­do, pa­ra ex­plo­tar un fút­bol di­rec­to y ver­ti­gi­no­so, ap­to cuan­do el con­tra­rio abra­za la po­se­sión y ce­de me­tros a su es­pal­da. Así es­ta­ba el De­por­ti­vo: en su es­ta­dio y con dos me­ses sin al­zar un triun­fo. Una an­sie­dad que ma­ne­ja­ron.
Pe­ña­ran­da arran­có al es­pa­cio con su tran­co lar­go, cor­tan­do cés­ped en dia­go­nal. Abu­són de la pe­lo­ta, su­po ha­cer un gi­ro an­te un ace­le­ra­do Juan­fran, que le atro­pe­lló. El pe­nal­ti in­ge­nuo fue un tram­po­lín al es­tre­lla­to pa­ra El Ara­bi, que por fin re­ba­só el ré­cord go­lea­dor de En­ri­que Por­ta. To­da la mal­dad de la que ca­re­ce en el mano a mano con el por­te­ro, co­mo se ob­ser­vó des­pués, la su­bli­ma cuan­do le to­ca fu­si­lar des­de los on­ce me­tros.
El es­ce­na­rio se con­vir­tió en­ton­ces en el ideal pa­ra el plan vi­si­tan­te. Los co­ru­ñe­ses ras­trea­ron el fren­te en bus­ca de asi­de­ros pe­ro el Gra­na­da se com­pac­tó pa­ra re­pe­ler las evo­lu­cio­nes, ha­cien­do el ovi­llo. Pa­ra el ajus­te fue cla­ve el po­de­río mos­tra­do por Dou­cou­ré y Kr­hin. El fran­cés asom­bró con su des­plie­gue. Su apa­rien­cia tí­mi­da fue­ra del cam­po des­apa­re­ce so­bre el cés­ped, don­de com­pi­te con fie­re­za y el pun­to jus­to de tem­plan­za en el cui­da­do del es­fé­ri­co. El es­lo­veno se em­pa­re­jó a la per­fec­ción pa­ra apor­tar ese múscu­lo tan año­ra­do en otras ci­tas co­mo fo­ras­te­ros. Co­mo el con­jun­to en ge­ne­ral, ha­brá que ver­los en días de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad con el ba­lón, pe­ro en fae­nas bé­li­cas, co­mo en tie­rras ga­lle­gas, sa­lie­ron in­dem­nes, aun­que con la ca­ra man­cha­da.
Los la­ti­ga­zos de Lu­cas Pé­rez si­guie­ron azu­zan­do a los vi­si­tan­tes, aun­que el de­lan­te­ro no tu­vo esa pre­ci­sión con la que le han un­gi­do es­ta tem­po­ra­da. Pe­ña­ran­da se­guía al ga­lo­pe, pro­vo­can­do otra tar­je­ta, a Fer­nan­do Na­va­rro, y to­man­do al­gu­na ma­la de­ci­sión en los me­tros fi­na­les, cuan­do no apa­re­ció al­gún de­fen­sa ri­val pa­ra ali­viar a los blan­quia­zu­les. El gol­pe de gra­cia pa­ra ellos pu­do lle­gar al bor­de del des­can­so, en un due­lo en­tre El Ara­bi y Lux. El fran­co­ma­rro­quí, hi­po­ten­so, se en­ro­có en lu­gar de ajus­ti­ciar al ar­que­ro, has­ta que­dar­se sin una op­ción me­jor que el pa­se a Ro­chi­na. El de Sa­gun- to ter­mi­nó de ma­lo­grar la ac­ción, con un ti­ro que hi­zo ca­ram­bo­la en­tre Lux y Arri­bas.
La pi­fia fue preo­cu­pan­te, de es­tas que sue­len pre­sa­giar la des­gra­cia. Fue la más gra­ve en van­guar­dia, pe­ro no la úni­ca, pues la se­gun­da par­te se en­ca­ró por unos de­rro­te­ros si­mi­la­res, ac­ti­ván­do­se Suc­cess pa­ra la cau­sa, quien se ha­bía li­mi­ta­do has­ta en­ton­ces a man­te­ner la po­si­ción en la iz­quier­da, ama­rra­do. Pe­ña­ran­da de­rra­mó otro es­print cuan­do te­nía a Doucs co­mo com­pa­ñía y Jo­sé Gon­zá­lez pre­fi­rió jun­tar más a los su­yos sus­ti­tu­yén­do­le por Ed­gar. Ro­chi­na se fue al cen­tro, el Gra­na­da pa­só a 4-2-3-1, pe­ro le­jos de or­de­nar­se, co­men­zó su an­gus­tia.
Sin Pe­ña­ran­da, los ro­ji­blan­cos de­ja­ron de aso­mar­se en ata­que. Era me­jor fra­ca­sar en el bal­cón del área que ni su­pe­rar el círcu­lo cen­tral. Aun­que Ed­gar in­ten­tó des­pe­gar, quien cre­ció fue el Dé­por so­bre la che­pa de Lu­cas Pé­rez, sin tino al­guno. Só­lo Suc­cess tra­tó de es­ca­bu­llir­se del cer­co y tu­vo cer­ca la dia­na, so­bre to­do en un dis­pa­ro la­te­ral que al fi­nal tam­po­co pu­do cul­mi­nar Ro­chi­na, de nue­vo gol­pean­do al por­te­ro y un za­gue­ro. Ni adre­de.
Las di­men­sio­nes del cam­po que­da­ron re­du­ci­das al sec­tor ro­ji­blan­co, con el par­ti­do ad­qui­rien­do tin­tes más de eli­mi­na­to­ria que de jor­na­da re­gu­lar. Afron­tó el su­fri­mien­to con vo­lun­tad de su­per­vi­ven­cia y la idea de apar­car en la re­ta­guar­dia. Sal­vo una com­bi­na­ción de Ed­gar pa­ra El Ara­bi, que cul­mi­nó mal Mi­guel Lo­pes, la iner­cia pro­nos­ti­ca­ba mu­chos mi­nu­tos de preo­cu­pa­ción. Jo­sé Gon­zá­lez de­ci­dió es­ti­rar a su equi­po con la en­tra­da de Ba­rral por Ro­chi­na. Con dos pun­tas otra vez, la pre­sión al ad­ver­sa­rio au­men­tó tí­mi­da­men­te, aun­que sin alar­des. El pe­so ofen­si­vo si­guió so­bre Suc­cess, aun­que sus lle­ga­das no fue­ron em­bo­ca­das. El en­cuen­tro se su­mer­gía en los mi­nu­tos de la ver­dad, con Oriol Rie­ra co­mo nue­va ame­na­za lo­cal y el Gra­na­da tra­tan­do de por­fiar al con­tra­ata­que, ya con la ener­gía mer­ma­da. Bi­rag­hi, que se man­tu­vo al me­nos asea­do to­do el en­cuen­tro co­mo el res­to del cuar­te­to de­fen­si­vo, en el que fue tam­bién no­ve­dad Ba­bin, sa­có un ba­lón con la ca­be­za so­bre la lí­nea de me­ta, en un cen­tro muy agu­do. Ba­rral ca­si con­si­gue una dia­na en un mal des­pe­je de Lux que le gol­peó, aun­que el so­bre­sal­to pa­ra el por­te­ro ar­gen­tino lle­gó en la pro­lon­ga­ción, cuan­do arra­só con Ed­gar en la fron­tal y fue ex­pul­sa­do. Sin cam­bios, el re­cién in­gre­sa­do Jo­nás se pu­so los guan­tes, pe­ro Ba­rral no fue ca­paz de lan­zar en­ton­ces el li­bre di­rec­to ni a puer­ta.
El tiem­po se ex­ten­dió po­co más, así que el Gra­na­da pu­do ce­le­brar con vic­to­ria el es­treno de su nue­vo pre­pa­ra­dor. La es­cua­dra se que­da a un pun­to de la sal­va­ción, con el Spor­ting de vi­si­ta a Los Cár­me­nes el jue­ves. La puer­ta a ce­ro es otra fe­no­me­nal no­ti­cia. Aho­ra, con­vie­ne con­te­ner la eu­fo­ria. Con­quis­tar la per­ma­nen­cia es una ta­rea ar­dua, ex­ten­sa y que re­que­ri­rá otras ver­sio­nes más cons­truc­ti­vas. En ca­sa val­drá ga­nar, pe­ro se acep­ta­rán peor es­tas for­mas si no se con­cre­tan los ata­ques. Si se es­fu­ma tam­bién la ne­ce­sa­ria suer­te. Otro fi­cha­je re­que­ri­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *