Rochinismo

La zur­da de Ru­bén Ro­chi­na tra­za dia­go­na­les con las que co­rri­ge los de­sig­nios ma­lig­nos que a ve­ces afec­tan a es­te Gra­na­da su­fri­dor. To­da épi­ca ne­ce­si­ta su hé­roe y el de Sa­gun­to se exi­ge el pro­ta­go­nis­mo an­te el ar­gu­men­to de epo­pe­ya al que se ha aga­rra­do es­te equi­po, a fal­ta de pu­re­za en su jue­go.

Des­de su par­ti­cu­lar Al­ca­traz, en la ori­lla de­re­cha del cam­po, el va­len­ciano se fu­ga a me­nu­do, tras­pa­san­do la se­gu­ri­dad de los con­tra­rios con su­mo si­gi­lo. Nun­ca ga­na­ría un ‘sprint’ a un ve­lo­cis­ta con­su­ma­do, lo que le obli­ga a un ma­ne­jo coor­di­na­do del freno y el ace­le­ra­dor. Mien­tras jue­ga con los pe­da­les, ama­ga con la pier­na en ple­na con­duc­ción. Un me­ro se­ñue­lo. La ad­ver­ten­cia de un dis­pa­ro que no lle­ga aún. Con­tem­plar el ca­ñón va en­ca­jo­nan­do a los ri­va­les, pe­ro el me­ca­nis­mo só­lo se ac­cio­na cuan­do ce­den un hue­co, ba­jo des­pis­te. Es en­ton­ces cuan­do Ro­chi­na pe­ga du­ro y, co­mo en la no­che an­te Las Pal­mas, a ve­ces muy bien. Suel­to al fin de la ban­da, por el cen­tro. Don­de le gus­ta es­tar y al lu­gar al que quie­re que lle­gue Jo­sé Gon­zá­lez, aun­que le obli­gue a fa­ti­gar­se en el via­je. Mar­có el gol que sa­có a los ro­ji­blan­cos del agu­je­ro. Las ver­ja ce­dió y lle­ga­ron los as­pa­vien­tos de li­ber­tad. «Aquí es­toy yo», re­tó al des­tino acia­go.

Li­de­rar es co­sa se­ria. No se fa­bri­can lí­de­res en se­rie. Sus cua­li­da­des a me­nu­do son in­na­tas. No se im­por­tan por la me­ra au­to­ri­dad. Los múl­ti­ples cam­bios en las plan­ti­llas oca­sio­nan que los bra­za­le­tes de ca­pi­tán sue­lan ser por­ta­dos más por ve­te­ra­nía que por ca­ris­ma. En fút­bol, el lí­der no es só­lo el que le­van­ta la voz. Es el que apa­re­ce en los mo­men­tos di­fí­ci­les. En no­che de re­tos, irrumpieron an­te el mar­co ad­ver­sa­rio los que han cu­bier­to fun­cio­nes de­ter­mi­nan­tes. Ro­chi­na, la de al­gún tan­to y mu­chas asis­ten­cias, con sie­te ya. El Ara­bi, con quin­ce dia­nas que le ele­van so­bre va­rios repu­tados ma­ta­do­res de la Li­ga, co­mo Al­cá­cer, Ba­kam­bu o Ia­go As­pas. Y Ri­car­do Cos­ta, el se­reno co­man­dan­te de la de­fen­sa, que apa­re­ció en el re­ma­te pa­ra pa­liar las ave­rías con las que arran­ca­ron atrás.
El Gra­na­da es­tá en­vuel­to por el ‘Ro­chi­nis­mo’, el cre­do de la re­mon­ta­da.

El fut­bo­lis­ta que fue arie­te, pa­só a lle­ga­dor al­go in­do­len­te y se ha trans­for­ma­do en un com­pro­me­ti­do cons­truc­tor. Sin ca­re­cer de mo­vi­mien­tos bra­si­le­ños y con­tun­den­cia ale­ma­na en el ti­ro. Ro­chi­na tie­ne sus des­apa­ri­cio­nes, irri­ta a me- nu­do cuan­do se en­ro­ca en fin­tar en par­ce­las in­quie­tan­tes, pe­ro ha ido de­pu­ran­do de­fec­tos y agi­tan­do sus vir­tu­des. Hoy es crea­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y es mu­cho pa­ra es­ta es­cua­dra, que tie­ne an­te sí la gran fi­nal de la tem­po­ra­da.

Las pro­ba­bi­li­da­des de sal­va­ción ro­ji­blan­ca se­rían al­tí­si­mas con 39 pun­tos, pe­ro no de­fi­ni­ti­vas en vis­ta de las com­bi­na­cio­nes. Se pue­de dar el es­ce­na­rio de ven­cer en el Piz­juán y que le al­can­ce aun con de­rro­ta an­te el Ba­rça, pe­ro que ten­gan que es­pe­rar a que se con­su­ma la Li­ga. Em­pa­tar o ven­cer a los azul­gra­nas en­tra­ría en las pá­gi­nas do­ra­das de la le­yen­da. Quién sa­be si se­rá ne­ce­sa­ria una ex­hi­bi­ción de ‘Ro­chi­nis­mo’ o de cual­quier adep­to al vér­ti­go de pul­ve­ri­zar una qui­me­ra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *