Los jóvenes rescatan a un Granada sin ensamblar

GRANADA 1 VILLARREAL 1
El go­la­zo de Cas­ti­lle­jo re­tum­bó co­mo un des­per­ta­dor y pro­vo­có que el Gra­na­da de­ja­ra de con­su­mir­se, pa­ra me­ter­lo en el vér­ti­go. Has­ta en­ton­ces, só­lo en­ga­tu­sa­ba el ba­lón en su re­dil, so­bre el fi­lo de la na­va­ja. La pro­duc­ción ofen­si­va re­sul­ta­ba errá­ti­ca. El Vi­lla­rreal ob­ser­va­ba la co­reo­gra­fía e in­ci­día an­te cual­quier fias­co. Pe­ro to­do cam­bió tras el tan­to de fal­ta. Lim­pió la es­cua­dra de Ochoa, pe­ro rom­pió el cor­sé lo­cal. Sa­lie­ron los más jó­ve­nes al res­ca­te y sal­va­ron un pun­to que via­ja­ba ya pa­ra Cas­te­llón.
Los ro­ji­blan­cos to­da­vía tie­nen pe­da­zos del em­ba­la­je y es­tán fal­tos de pie­zas. Al­gu­nas no es­tán ni si­quie­ra en la ca­ja. Per­ma­ne­cen en el es­ca­pa­ra­te de un mer­ca­do ve­ra­nie­go que se es­tá atra­gan­tan­do tan­to co­mo los dos pri­me­ros ter­cios del par­ti­do. Aún res­ta pla­zo de in­cor­po­ra­ción. Es el con­sue­lo del di­rec­tor de­por­ti­vo que, co­mo su con­jun­to, se es­tá vien­do abru­ma­do por la hos­ti­li­dad de la éli­te, pe­ro que pue­de arre­glar­lo, co­mo hi­cie­ron los chi­cos que ha alis­ta­do.
Otras fi­chas han si­do for­za­das a en­ca­jar, con pri­sa. Sin en­gra­se aún o en po­si­cio­nes inusua­les. Pue­de tam­bién que ha­ya al­gu­na de­fec­tuo­sa, al­go ve­tus­ta, que va­ya al ca­jón cuan­do el nú­me­ro de in­cor­po­ra­cio­nes au­men­te, si no lu­ce an­te la opor­tu­ni­dad. De la fo­to de ayer se aca­ba­rán ca­yen­do va­rios. Tam­bién ha­brá quien se pre­ci­pi­te a aban­do­nar cual­quier po­so in­fan­til. A Pon­ce, Bo­ga y Uche les sa­lió una bar­ba es­pe­sa de re­pen­te. Los más jó­ve­nes ti­ra­ron del ca­rro, con mu­cho arro­jo. Con ma­du­rez. La pa­ra­do­ja de un de­por­te que en­tien­de de con­di­cio­nes, ilu­sión y ga­nas, no de fe­chas de na­ci­mien­to.
El Gra­na­da ya es lo que quie­re su en­tre­na­dor en su pri­mer ca­pí­tu­lo. Una es­cua­dra que no te­me la sa­li­da ra­sa, que apu­ra has­ta el ries­go, con el fin de hip­no­ti­zar al ri­val pa­ra que le pre­sio­ne y así avan­zar lí­neas me­dian­te pa­ses pre­ci­sos, so­bre el es­pa­cio li­bre que de­jen de­trás. Es­ta es pre­ci­sa­men­te la par­te que que­da por es­cri­bir. Las pá­gi­nas más im­por­tan­tes. Las que con­cen­tran la tra­ma. Por­que to­car y to­car sin cla­ri­dad ni pro­fun­di­dad, con­vier­te la fi­na es­tra­te­gia en una tram­pa de oso. Só­lo cuan­do los lo­ca­les se que­ma­ron, tras ju­gue­tear en de­ma­sía con las lla­ma­ra­das de los ama­ri­llos, se vio la va­len­tía. Pon­ce equi­li­bró el mar­ca­dor y Bo­ga ca­si les di­ri­ge al es­tre­lla­to.
Los em­pas­tes ador­na­ron la ali­nea­ción. Ti­to tu­vo que ir­se al la­te­ral iz­quier­do por la au­sen­cia por san­ción de Ga­briel Sil­va –la arras­tra­ba de Ita­lia– y la au­sen­cia de un es­pe­cia­lis­ta en la de­mar­ca­ción que ofrez­ca ga­ran­tía ple­na a Jé­mez. El cen­tro del cam­po lo in­te­gró Kr­hin con la es­co­ba, más Ja­vi Már­quez y To­ral com­par­tien­do la ba­tu­ta. Nin­guno de ellos di­ri­gió a sus com­pa­ñe­ros ha­cia la bri­llan­tez. Már­quez, por­que ya ha dispu­tado se­gu­ra­men­te los 100 me­jo­res par­ti­dos de su ca­rre­ra. To­ral, por­que da tum­bos en­tre la in­tras­cen­den­cia y lo ful­gu­ran­te, so­bre to­do cuan­do apa­re­ce en el área.
Sin ne­xo, los ro­ji­blan­cos se alar­ga­ron co­mo el chi­cle, de­jan­do des­va­li­da a la van­guar­dia, con ca­da uno su­mi­do en sus cui­tas. Pon­ce tra­tó de co­rre­tear co­mo un ra­tón an­te su pai­sano Mu­sac­chio, con el que re­cla­mó un pe­nal­ti pron­to, de­ma­sia­do le­ve pa­ra el cri­te­rio es­tric­to que man­tu­vo Es­tra­da Fer­nán­dez en to­do mo­men­to. A Bo­ga y Cuen­ca, abier­tos a los cos­ta­dos, in­ter­cam­bian­do po­si­cio­nes con fre­cuen­cia, les cos­tó en­con­trar la pis­ta li­bre. Par­tien­do de muy atrás, no ha­lla­ron hue­co ni au­xi­lio en la pri­me­ra par­te. Cuen­ca al­go más, pues Foul­quier sur­có su cos­ta­do. Ti­to le dio po­ca ayu­da a Bo­ga. Bas­tan­te tu­vo con no fas­ti­diar­la mu­cho a pie cam­bia­do.
En­tu­me­ci­do en las ban­das, sin crea­ción por den­tro, lo peor que po­día ocu­rrir es que en­ci­ma se su­ce­die­ran com­bi­na­cio­nes erró­neas en par­ce­las des­po­bla­das. En un pa­se erra­do por Már­quez, na­ció una sa­li­da rá­pi­da de Pa­to que pu­do abor­tar Lom­bán, que aca­bó atro­pe­lla­do. Ochoa le­van­tó el mu­ro an­te el de­lan­te­ro bra­si­le­ño. El me­xi­cano es ideal pa­ra el mo­de­lo Jé­mez. Con­fía en sus bo­tas a la ho­ra de com­bi­nar y no le fal­tan he­chu­ras ba­jo pa­los. Aso­ma co­mo uno de los gran­des acier­tos del cur­so.
Asen­jo, su ho­mó­lo­go, con­tem­pla­ba el asun­to sin dis­trac­cio­nes. Ape­nas unos sa­ques de es­qui­na le in­quie­ta­ron, pe­ro el Gra­na­da se­guía sin apro­xi­mar­se a su de­par­ta­men­to con pe­li­gro. La ma­re­ja­da se­guía en la otra ori­lla. Uche des­vió un dis­pa­ro con aro­ma a gol, a ti­ro de So­riano. El ni­ge­riano pa­re­ció lle­var to­da la vi­da de cen­tral. El cur­si­llo es­ti­val le ha ve­ni­do de lu­jo, aun­que una fal­ta su­ya pro­pi­cia­ra, des­pués, el lan­za­mien­to que Cas­ti­lle­jo con­vir­tió en dia­man­te.
Las du­das en Los Cár­me­nes se transformaron en pu­ra in­quie­tud tras el des­can­so. El Vi­lla­rreal cam­bió de mar­cha y sus ron­das ca­da vez re­sul­ta­ban más da­ñi­nas. Otro nue­vo ti­ro ve­ne­no­so de So­riano im­pac­tó con el pos­te y avi­vó los pri­me­ros sil­bi­dos de la pre­tem­po­ra­da. Los lo­ca­les se iban al rin­cón sin en­con­trar so­lu­cio­nes. Ca­da pér­di­da del es­fé­ri­co era una opor­tu­ni­dad ri­val pa­ra ha­cer­les añi­cos. Lle­gó con la pe­lo­ta pa­ra­da. Con Cas­ti­lle­jo ajus­tan­do su mi­ra te­les­có­pi­ca.
El sa­bor de la lo­na re­ani­mó a los na­za­ríes. A pe­sar de un nue­vo lan­za­mien­to del Vi­lla­rreal, con Ochoa im­po­nién­do­se a San­so­ne, el Gra­na­da en­con­tró en la es­tra­te­gia un plan de hui­da. Cuen­ca sa­có en cor­to des­de el ban­de­rín pa­ra que Már­quez sir­vie­ra apu­ra­do, ca­si por sor­pre­sa. Pon­ce irrum­pió li­bre de mar­ca pa­ra en­ga­la­nar su es­treno y neu­tra­li­zar la ven­ta­ja del ad­ver­sa­rio.
Fue en­ton­ces cuan­do Jé­mez olió la san­gre. Re­ti­ró de in­me­dia­to al asis­ten­te ines­pe­ra­do, Már­quez, pa­ra hos­ti­gar con Ba­rral, quien so­me­tió a un rit­mo al­to a un Vi­lla­rreal con las pier­nas pe­sa­das. Ve­nía de la ida en la pre­via de la Li­ga de Cam­peo­nes.
Con dos pun­tas, los ro­ji­blan­cos au­men­ta­ron sus avan­ces, a cos­ta de abrir al­gu­na fi­su­ra más en de­fen­sa. Un ca­be­ceo de San­so­ne aca­bó con el ba­lón en el lar­gue­ro y Cas­ti­lle­jo es­tu­vo a pun­to de sa­lir a hom­bros con un es­la­lon que des­ba­ra­tó con un fi­nal al­go com­ba­do an­te la me­ta. Aso­mó el Jé­mez pru­den­te. Co­ló a Luis Mar­tins co­mo in­te­rior zur­do, cuan­do es la­te­ral, con el fin de equi­li­brar el cos­ta­do zo­ca­to y desatar las rien­das de Bo­ga, que pa­ra en­ton­ces ya em­pe­za­ba a ha­cer dia­blu­ras en sue­lo enemi­go. Abrir el ho­ri­zon­te le sen­tó fe­no­me­nal. Pa­sa­ron co­sas, to­das bue­nas.
Pon­ce pu­do ir­se co­mo bi­go­lea­dor, pe­ro un em­pal­me su­yo no co­gió puer­ta por po­co, tras el en­vío de Cuen­ca des­de la de­re­cha. Ba­rral, que re­cla­mó una pe­na má­xi­ma inexis­ten­te al sa­lir, se car­gó de ra­zo­nes des­pués, an­te un em­pu­jón de Mu­sac­chio. Es­tra­da si­guió ig­no­rán­do­lo. Bo­ga co­men­zó a ex­plo­rar en­tre las pier­nas ama­ri­llas, pe­ro sus de­ta­lles no al­can­za­ron pa­ra el pre­mio má­xi­mo. Con un dis­pa­ro que se ale­jó se lle­gó a un fi­nal emo­cio­nan­te, que sa­có del te­dio a la gra­da. Su es­cua­dra es­tá cla­ra­men­te en cons­truc­ción y tie­ne jó­ve­nes que apun­tan ma­ne­ras. Pa­ra el res­to de con­clu­sio­nes que­da un po­co de tiem­po y al­gu­nos fi­cha­jes. Bue­nos fi­cha­jes. Da igual la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *