El KO de Paco

El lu­nes, tras el par­ti­do, él ya se lo olía. Al día si­guien­te, la de­ci­sión se co­ci­nó en­tre los no­ta­bles del or­ga­ni­gra­ma del club, in­clui­do Pe­re Guar­dio­la, aun­que no fi­gu­re no­mi­nal­men­te. A me­dia tar­de, Pa­co Jé­mez ya fue in­for­ma­do de la de­ci­sión. De he­cho, aten­dió de ma­dru­ga­da a ‘El Lar­gue­ro’, en la Ser, sa­bién­do­se ya fue­ra, aun­que no lo des­ve­ló. El anun­cio ofi­cial de la des­ti­tu­ción co­mo en­tre­na­dor del Gra­na­da lle­gó ayer, a me­dia ma­ña­na. Los in­di­cios eran cla­mo­ro­sos. Se dio así por con­clui­da su bre­ve eta­pa con un epí­lo­go, de­ján­do­le di­ri­gir el en­treno ma­tu­tino con la plan­ti­lla, pa­ra lue­go al­mor­zar con ellos, en la ciu­dad de­por­ti­va. Una des­pe­di­da ca­ri­ño­sa pe­ro abrup­ta, tras só­lo seis par­ti­dos. El bu­que in­sig­nia del pro­yec­to, por más que a él no le gus­ta­ra esa ca­li­fi­ca­ción, era hun­di­do irre­me­dia­ble­men­te, más víc­ti­ma de su for­za­da ten­sión am­bien­tal que de los pro­pios re­sul­ta­dos ad­ver­sos.
Por­que el ar­gu­men­to prin­ci­pal pa­ra el des­pi­do por par­te de los ges­to­res no ha si­do la me­ra di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va, pe­se a que los dos pun­tos y el pe­núl­ti­mo pues­to en la cla­si­fi­ca­ción tam­bién pe­sa­ran, des­pués de pa­sar por unas fe­chas del ca­len­da­rio no de­ma­sia­do hos­ti­les, sin cru­zar­se aún con los gran­des. En el fon­do, des­de arri­ba asu­mían es­te arran­que com­pli­ca­do por sus pro­pias di­fi­cul­ta­des ve­ra­nie­gas en las in­cor­po­ra­cio­nes, que obli­ga­ban a un pe­rio­do de adap­ta­ción de los ju­ga­do­res ate­rri­za­dos ca­si a úl­ti­ma ho­ra. Tam­po­co ha­bía de­ba­te so­bre su es­ti­lo, cohe­ren­te con la sen­si­bi­li­dad de Jé­mez, aun­que al­gu­nos apre­cia­ran ma­ti­ces con el fin de re­me­diar al­gu­nos ma­les, en es­pe­cial en de­fen­sa, tras con­ver­tir­se los na­za­ríes en los más go­lea­dos.
Se­gún to­dos los con­sul­ta­dos, el mo­ti­vo cla­ve ha es­ta­do en la con­flic­ti­vi­dad de su ac­ti­tud. Él se ha jus­ti­fi­ca­do en su ge­nui­na for­ma de ser pa­ra ex­pli­car unos ex­ce­sos a su al­re­de­dor que po­co a po­co han col­ma­do la pa­cien­cia de la cú­pu­la, tan­to en rue­das de pren­sa co­mo en el día a día. Sus que­jas por la pla­ni­fi­ca­ción re­tra­sa­da de con­tra­ta­cio­nes o por al­gu­nas de­cep­cio­nes –se ca­ye­ron gen­te co­mo Gál­vez, Ja­vi Fue­go, Am­ra­bat, An­drés Fer­nán­dez, Jo­sé Án­gel, Bur­gui y has­ta so­na­ron Asen­sio o Ma­yo­ral– pa­re­cie­ron en su día ra­zo­na­bles y le­gí­ti­mas, pe­ro se em­pe­za­ron a ex­te­rio­ri­zar con tal vehe­men­cia que la gen­te que di­ri­ge el pro­yec­to se sin­tió tor­pe­dea­da con cons­tan­cia. Creían ha­ber­le ce­rra­do al fi­nal un re­par­to bas­tan­te acep­ta­ble, pe­se a la tar­dan­za, la ju­ven­tud y el nú­me­ro dis­pa­ra­do de ce­sio­nes.
Los ban­da­zos en sus ali­nea­cio­nes, que su­frían del or­den de cua­tro cam­bios en­tre ci­ta y ci­ta, ele­va­ron el ma­les­tar en­tre unos fut­bo­lis­tas que en su ma­yo­ría alu­ci­na­ban con unos ca­breos que ya ra­ya­ban la his­te­ria. Ha­bía mu­cho cas­ti­go y po­ca com­prensión. Pe­se a to­do, pa­re­cía exis­tir una pa­cien­cia in­fi­ni­ta en la en­ti­dad, sin re­pren­der­le an­te al­gu­nas ac­ti­tu­des que po­dían ser to­ma­das co­mo pu­ras afren­tas. Les fal­tó cier­ta au­to­ri­dad. El no­to­rio des­ape­go de Jé­mez fue la­bran­do la ‘tum­ba’ de­fi­ni­ti­va. La fal­ta de pe­da­go­gía con una plan­ti­lla tan jo­ven, in­cré­du­la an­te unos men­sa­jes que al­ter­na­ron áni­mo con cen­su­ra, hi­cie­ron ca­pi­tu­lar a Guar­dio­la y su gen­te, que ha­bían apos­ta­do muy fuer­te por su fi­gu­ra.
Tres mi­llo­nes bru­tos
La in­dem­ni­za­ción glo­bal pa­ra él y su cuer­po téc­ni­co al­can­za los tres mi­llo­nes de eu­ros bru­tos por el cur­so que les que­da­ba. Que­dan ex­clui­das de la res­ci­sión las otras dos tem­po­ra­das que te­nía acor­da­das. Con esa cláu­su­la se pro­te­gió el club y sus ar­cas, des­de don­de le ha­bían con­ce­di­do en el do­cu­men­to lo de de­jar­le mar­char si le hu­bie­ra lla­ma­do de ver­dad la Se­lec­ción, co­sa que no ocu­rrió. En ca­so de di­mi­sión, él no se hu­bie­ra lle­va­do na­da ex­tra.
Lo que ha pa­sa­do es un fra­ca­so ma­yúscu­lo pa­ra la cor­po­ra­ción que go­bier­na la en­ti­dad. A par­tir de aho­ra se que­da sin el es­cu­do que su­po­nía la fi­gu­ra so­bre­di­men­sio­na­da y me­diá­ti­ca de su en­tre­na­dor. Otro pa­ti­na­zo se­ría fa­tal pa­ra la aven­tu­ra de Jiang Liz­hang. Si el equi­po me­jo­ra en otras ma­nos y con­vier­te los pa­sa­jes de buen jue­go en al­go ha­bi­tual que su­me pun­tos, que­da­rá de­mos­tra­do que só­lo ha­bía que dar­le tiem­po y ra­cio­na­li­dad a la es­cua­dra. Si por el con­tra­rio si­guen sin le­van­tar ca­be­za, Jé­mez se ve­rá am­pa­ra­do en cier­tas que­jas, lo que obli­ga­rá, co­mo po­co, a un so­bre­es­fuer­zo ro­ji­blan­co en el ba­zar in­ver­nal. La de­ci­sión pa­ra el ban­qui­llo mar­ca­rá ten­den­cia. El tó­pi­co es que la cuer­da se rom­pe por el si­tio de siem­pre, pe­ro por más que lo nie­gue, pa­re­cía que la de­cep­ción de Jé­mez era tan gran­de que ca­si pre­fe­ría es­te fi­nal.
Los pro­ble­mas del Gra­na­da no se so­lu­cio­nan só­lo así. Al fi­nal, son los fut­bo­lis­tas los que tie­nen que de­mos­trar si tie­nen ni­vel, pe­ro un po­co de cal­ma era más que ne­ce­sa­ria. En­tre la afi­ción, en ge­ne­ral pro­cli­ve a Jé­mez des­de su pre­sen­ta­ción, tam­bién iba ger­mi­nan­do la im­pre­sión de que su com­por­ta­mien­to no ayu­da­ba a pro­gre­sar. Su idea y pa­sión ilu­sio­na­ron, pe­se a ve­nir del des­cen­so del Ra­yo. Po­cos es­pe­ra­ban el chas­co, aunque co­lec­cio­na una ra­cha te­rri­ble. De 29 par­ti­dos en 2016, só­lo ha ga­na­do cin­co. To­dos con el Ra­yo. Allí don­de fue fe­liz. Don­de vi­vió la glo­ria pe­ro tam­bién le con­sin­tie­ron to­do. Aquí le die­ron bu­la has­ta que en Vi­to­ria se ac­ti­vó el plan de emer­gen­cia. Va­ti­ci­nó lo que ve­nía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *