El juguete de Jiang Lizhang se desparrama por el césped

Granada 0 – Leganés 1

El ju­gue­te de Jiang Liz­hang es­tá des­pa­rra­ma­do por el cés­ped y a ver quién es el va­lien­te que en­cuen­tra las pie­zas, em­pie­za a jun­tar­las y cons­tru­ye al­go re­co­no­ci­ble. El Gra­na­da ha sal­ta­do por los ai­res y su úni­ca es­pe­ran­za es que en 31 jor­na­das es­to ex­pe­ri­men­te un gi­ro ra­di­cal. Ya no es­tá Pa­co Jé­mez pa­ra re­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des. El téc­ni­co cor­do­bés se lle­vó en el fi­ni­qui­to su por­cen­ta­je de cul­pa y pu­do ha­ber­se mor­di­do la len­gua en más de una vez por leal­tad ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro lo cier­to es que mu­chas de los as­pec­tos que de­nun­ció son ob­ser­va­bles a día de hoy. Co­lis­tas.
La plan­ti­lla pre­sen­ta ca­ren­cias in­di­si­mu­la­das y en­ci­ma ha en­tra­do en un tor­be­llino de­pre­si­vo que en­gu­lle a quie­nes an­tes te­nían al­go de de­ter­mi­na­ción. El es­ti­lo que se ha que­ri­do adop­tar co­yun­tu­ral­men­te re­sul­tó un ho­rror. Se­gu­ra­men­te ha­cía fal­ta un reac­ti­vo pa­ra los na­za­ríes, pe­ro no pa­sar del blan­co nu­clear –el pa­se cor­to cons­tan­te des­de el área pro­pia–, al ne­gro aza­ba­che: el bur­do pa­ta­dón y ten­te­tie­so.
Si el bar­niz de otro ma­qui­lla el asun­to, es­tá por ver. El en­tre­na­dor in­te­ri­no Lluis Pla­na­gu­má tra­tó de me­jo­rar en es­tos días con un ata­jo que aca­bó sien­do fu­nes­to. De he­cho, to­do em­peo­ró con res­pec­to a la ver­sión pre­via de Jé­mez. Tan­to qui­so or­de­nar las lí­neas que los na­za­ríes ca­re­cie­ron de sol­tu­ra al­gu­na. A pe­sar de la or­ga­ni­za­ción con­ser­va­do­ra, de los ba­lo­nes lar­gos pa­ra evi­tar per­can­ces, al fi­nal un par de pi­fias siem­pre co­me­ten y el ri­val pue­de per­do­nar una, pe­ro no to­das.
Sin el es­cu­do que su­po­nía Jé­mez, las iras del pú­bli­co se­ña­lan di­rec­ta­men­te a la cú­pu­la. Pri­me­ro a la di­rec­ción de­por­ti­va y, por ex­ten­sión, al res­to de no­ta­bles, con el pre­si­den­te Jiang Liz­hang a la ca­be­za –tes­ti­go en di­rec­to de los he­chos– y su ase­sor, Pe­re Guar­dio­la, ba­jo el fue­go ami­go tam­bién aun­que si­ga en las som­bras. El equi­po ha­bía si­do cán­di­do en de­fen­sa en los seis par­ti­dos pre­ce­den­tes, pe­ro al me­nos ha­bía fra­ca­sa­do in­ten­tan­do dar sen­ti­do al ba­lón des­de su do­mi­nio en la ma­yo­ría de en­cuen­tros, mar­can­do al me­nos un tan­to. Es­to se es­fu­mó en una so­bre­me­sa de­pri­men­te. Un plan­tea­mien­to ci­ca­te­ro que bus­có sol­ven­tar fias­cos pe­ro que só­lo se mi­ni­mi­za­ron. Aca­ba­ron con cual­quier am­bi­ción y es­to ener­vó al res­pe­ta­ble, que ve una de­ri­va muy pe­li­gro­sa, con vi­si­tas du­ras a la vis­ta, co­mo la si­guien­te al Cal­de­rón o la pos­te­rior al Camp Nou. Ate­rra­dor.
Pla­na­gu­má plan­teó una ali­nea­ción de mí­ni­mos, que en nue­ve pues­tos vie­ne de­ter­mi­na­da por pu­ro des­car­te. La por­te­ría, la de­fen­sa, las ban­das y, apu­ran­do, has­ta la de­lan­te­ra vie­nen da­das por la dis­po­si­ción ac­tual. Quien ate­rri­ce pa­ra go­ber­nar, ha de en­con­trar su cen­tro del cam­po. No es po­ca co­sa. Por­que Sam­per no se acer­ca ni por aso­mo al ni­vel de Pri­me­ra di­vi­sión. Es un pea­je gra­vo­so el ro­da­je que le con­ce­den. Una de las su­pues­tas jo­yas de la can­te­ra del Bar­ce­lo­na es­tá más pa­ra fa­jar­se en la di­vi­sión de pla­ta. No qui­ta na­da, da po­co en la cir­cu­la­ción, por al­to es irre­le­van­te y ni si­quie­ra se si­túa con equi­li­brio.
Kr­hin, que­jo­so de sus mo­les­tias de ro­di­lla, le sus­ti­tu­yó co­mo pi­vo­te en la se­gun­da mi­tad. Sin cua­jar una ac­tua­ción no­ta­ble, el Gra­na­da al me­nos re­co­bró su me­ta­bo­lis­mo con el es­lo­veno. Sam­per sim­ple­men­te no es­tá pa­ra ju­gar. Em­pe­ñar­se en en­ca­jar a al­guien así en se­me­jan­te di­ná­mi­ca es con­tra­pro­du­cen­te pa­ra el co­lec­ti­vo y pa­ra él mis­mo.
A su la­do se co­lo­có Már­quez, que ve­nía de ren­dir has­ta el apro­ba­do en Vi­to­ria. Pe­ro es­ta vez sa­lió con una mi­sión dis­tin­ta. Te­nía que lan­zar el ata­que lo más rá­pi­do po­si­ble. Se pre­ci­pi­tó tan­to, que pa­re­ció una con­fu­sa ca­ta­pul­ta. Sin se­llo en la me­dia, el Le­ga­nés se de­di­có a deam­bu­lar a sus an­chas. Los lo­ca­les les en­tre­ga­ron el es­fé­ri­co pa­ra anu­lar el con­tra­gol­pe del ad­ver­sa­rio. Así fue du­ran­te to­do el en­cuen­tro. Has­ta el gol. Fue en reac­ción. Rom­pió el guion. An­gus­tió a to­do el es­ta­dio. Se desató la ira.
El plan ofen­si­vo fue tro­glo­dí­ti­co. En­víos a la es­pal­da de la de­fen­sa sin nin­gún cri­te­rio, pa­ra que Pon­ce pei­na­ra lo que pu­die­ra y los de su al­re­de­dor co­rri­gie­ran los re­bo­tes. Car­ce­la lo in­ten­tó una vez, pe­ro pron­to se no­tó que los re­co­rri­dos lar­gos re­du­cen su es­pa­cio pa­ra la ima­gi­na­ción. Tam­po­co Pe­rei­ra sa­có el tac­to, aco­rra­la­do ca­si siem­pre, ob­se­sio­na­do a ve­ces con las fin­tas.
Pe­ro quien peor lo pa­só fue Al­ber­to Bueno. El ma­dri­le­ño cre­ció a los pe­chos de Jé­mez en el Ra­yo gra­cias a su es­ti­lo com­bi­na­ti­vo, per­fec­to pa­ra un lle­ga­dor co­mo él, no es­pe­cial­men­te fí­si­co y sí há­bil. En es­ta es­tra­ta­ge­ma de pier­na du­ra em­plea­da por los ro­ji­blan­cos, Bueno so­bra. Ca­si hu­bie­ra si­do me­jor sa­car de ini­cio a Kra­vets o a Ba­rral, re­clu­ta­dos al fi­nal, con el ga­di­tano en la ban­da de­re­cha, en un cam­bio ex­tra­va­gan­te de Pla­na­gu­má, ten­so en­tre as­pa­vien­tos pe­ro po­co cla­ri­vi­den­te.
La pri­me­ra par­te de­la­tó el mie­do a equi­vo­car­se de am­bas es­cua­dras. La se­gun­da mi­tad dio al­gún sín­to­ma de reac­ción na­za­rí. Pa­re­cía que la bo­la se po­sa­ba y que sus hom­bres más ta­len­to­sos bus­ca­ban en­chu­far­se. Los por­te­ros ape­nas em­plea­ban sus guan­tes. El Le­ga­nés te­nía apa­ga­da a su van­guar­dia, aun­que Szy­ma­nows­ki a pun­to es­tu­vo de apro­ve­char una in­de­ci­sión de Ve­zo con Ochoa, que al fi­nal co­rri­gió el cen­tral lu­so.
Co­mo na­die apos­tó por la ela­bo­ra­ción, el desen­la­ce só­lo po­día es­tar en el apro­ve­cha­mien­to de un fa­llo. Errar es al­go que le pa­sa con fre­cuen­cia a es­te Gra­na­da. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, na­ció de una opor­tu­ni­dad pro­pia a ba­lón pa­ra­do. Un re­cha­zo de una fal­ta aca­bó mal des­pe­ja­do por Ti­to, agi­tan­do así un con­tra­gol­pe fa­tal. Ca­bal­gó Ro­ber Ibá­ñez, el ex­tre­mo va­len­ciano que de­frau­dó el cur­so pa­sa­do en su se­gun­da ce­sión co­mo ju­ga­dor ro­ji­blan­co, pe­ro que te­nía ur­di­da su ‘ven­det­ta’, co­mo Fran Ri­co, Ed­gar o su com­pa­ñe­ro Ru­bén Pé­rez, due­ño de la zo­na an­cha en el par­ti­do de ayer, con más fir­me­za que los pi­vo­tes que vis­tie­ron la ca­mi­se­ta de ra­yas ho­ri­zon­ta­les.

El tan­to de Szy­ma­nows­ki, con la co­la­bo­ra­ción de la mano blan­da de Ochoa, aca­rreó un es­ce­na­rio de re­vuel­ta po­pu­lar y de fal­ta de ideas en el Gra­na­da. Un va­cío que se ex­tien­de a to­dos los ór­de­nes. No só­lo tie­nen que en­con­trar una ve­ta a la que aga­rrar­se pa­ra es­ca­par del agu­je­ro. Es que han de es­pe­rar que tras es­te desas­tre, ha­yan to­ca­do fon­do. Ha­rá fal­ta de­jar­se de jue­gos in­fan­ti­les.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *