Más resignación ante un aguacero

Crónica del Granada 1 – Deportivo 1

En­tre el can­gue­lo y el ím­pe­tu, al Gra­na­da se le hu­me­de­ció otra opor­tu­ni­dad de rec­ti­fi­car las ne­cro­ló­gi­cas que le des­cien­den an­tes de Na­vi­dad, ol­vi­da­do el aro­ma a triun­fo. El ri­dícu­lo ya no es to­tal. An­tes cual­quie­ra le sa­quea­ba el ho­gar. Aho­ra al me­nos se re­par­te el bo­tín. Ape­nas nu­tre, por­que la fron­te­ra si­gue bo­rro­sa y no fa­ti­ga a ri­va­les di­rec­tos co­mo el Dé­por. Qui­zás no ten­gan ni que preo­cu­par­se del di­fe­ren­cial en el ca­so na­za­rí, ba­jo el avi­so de desahu­cio ya.
Los ro­ji­blan­cos apa­re­cie­ron con el cor­sé del pá­ni­co en Los Cár­me­nes y só­lo se lo desata­ron tras el ma­za­zo de An­do­ne, que se re­la­me ca­da vez que ve es­te es­cu­do, al que siem­pre le hi­zo go­les. La gra­da ha pa­sa­do del has­tío a la re­sig­na­ción, aun­que se con­gra­cia­ra del ac­to de fe lu­mi­no­so en el úl­ti­mo cuar­to de ho­ra. Me­ras tra­ve­su­ras egoís­tas en el pa­tio del co­le­gio pues igual que lle­gó el em­pa­te, pu­do aso­mar has­ta la go­lea­da de unos co­ru­ñe­ses tan vul­ga­res co­mo los de Al­ca­raz, pe­ro a los que les anu­la­ron un tan­to le­gal con 0-1. El arre­ba­to fi­nal en­gan­cha al pú­bli­co, pe­ro fue un pla­ce­bo. Tan erró­neo es en­claus­trar­se co­mo aga­rrar­se só­lo al gol­pe de me­ro em­pe­llón. A 90 mi­nu­tos se­ría tan ne­gli­gen­te co­mo no sa­lir de la cue­va. Así era con Jé­mez.
No hay tér­mino me­dio en es­te Gra­na­da ago­ni­zan­te ya en no­viem­bre, ca­ren­te de crea­ti­vi­dad y fi­na­li­za­ción. El en­tre­na­dor ha abier­to su ca­ja de he­rra­mien­tas pa­ra re­cons­truir el me­cano atrás des­de que lle­gó, con el fin de que el equi­po pi­se con fir­me­za, pe­ro no ha con­se­gui­do que se en­fun­de los guan­tes y lan­ce los pu­ños. Es un con­jun­to ama­ne­ra­do, que desata la pa­sión só­lo cuan­do se en­gan­cha a sus in­tré­pi­dos aca­pa­ra­do­res, quie­nes ne­ce­si­tan un ba­lón ca­da uno. Que Ba­rral, un ve­te­rano que pa­re­cía des­ca­ta­lo­ga­do, sea ti­tu­lar y apa­dri­ne al­gu­nas de las oca­sio­nes más cla­ras, in­clui­da la que aca­bó en la red, de­la­ta la apa­tía de un plan­tel de pin­ce­la­das que no de­jan tra­zo.
La prác­ti­ca re­pe­ti­ción de la ali­nea­ción y el sis­te­ma del Camp Nou in­vi­ta­ba a creer que, sin gi­ro tác­ti­co, se con­ce­día una ci­ta a los que allí se es­for­za­ron pa­ra de­mos­trar sus re­cur­sos an­te un con­tra­rio me­nos fa­ti­go­so. Pron­to se vio que el pro­ble­ma es más hon­do. Los ca­rri­le­ros sí bus­ca­ron es­ta vez la pro­fun­di­dad cons­tan­te, pe­ro las di­fi­cul­ta­des pro­si­guie­ron en el na­ci­mien­to de las ac­cio­nes, siem­pre tor­pes, pre­ci­pi­ta­das. Nin­guno de los tres za­gue­ros lo­gró dar­le sen­ti­do al ini­cio. Los me­dio­cen­tros ofre­cie­ron es­ca­sos pa­si­llos. Uche al­ter­na zan­ca­das asom­bro­sas con pi­fias ho­rren­das. To­ral in­ten­tó pro­gre­sar, sin alar­des. De­sen­chu­fa­dos Pe­rei­ra y Car­ce­la, Ba­rral tra­tó de pei­nar el fren­te, aun­que sin aci­dez so­bre la re­ta­guar­dia blan­quia­zul. El Dé­por, sin que na­die hos­ti­ga­ra con vehe­men­cia, se en­tre­tu­vo con la po­se­sión. El Gra­na­da si­guió al ace­cho, sin ru­bor.
La ca­den­cia re­sul­tó so­po­rí­fe­ra y ape­nas hu­bo de­ta­lles de los por­te­ros. Ba­rral, en una caí­da a ban­da, pro­vo­có el acer­ca­mien­to más in­tere­san­te con un cen­tro, pe­ro Pe­rei­ra no sa­be uti­li­zar la ca­be­za pa­ra re­ma­tar con du­re­za, co­mo co­rro­bo­ra­ría en la se­gun­da par­te en otra in­ter­ven­ción si­mi­lar. Tan­ta cau­te­la so­me­tía al es­pec­ta­dor a un em­pa­cho. No su­frían los ar­que­ros, pe­ro lo ha­cía el afi­cio­na­do an­te semejante co­bar­día.
Se en­ca­po­tó más el cie­lo tras el des­can­so y pa­re­cía que el re­po­so pa­ra la re­fle­xión le ha­bía ex­tir­pa­do el pa­vor. Cuen­ca lle­gó más al fon­do y Car­ce­la de­jó de ses­tear tan­to pa­ra ser más con­cre­to. In­ten­tó un re­ma­te en plan­cha tras un cór­ner, pe­ro aca­bó dan­do al es­fé­ri­co con la ro­di­lla. Ço­lak, la sen­sa­ción blan­quia­zul, en­se­ñó su bo­ta en un sa­que de fal­ta des­de la fron­tal que mi­dió la fle­xi­bi­li­dad de Ochoa. Pe­rei­ra trun­có otro ca­be­ceo, un po­co an­tes de que Mar­los Mo­reno se tor­cie­ra el to­bi­llo y Ga­ri­tano in­tro­du­je­ra un acom­pa­ñan­te pa­ra An­do­ne, con Ryan Ba­bel.
Ço­lak tie­ne fa­ma de di­so­lu­to, co­mo al­gu­nos ro­ji­blan­cos, pe­ro tam­bién de ele­var la fan­ta­sía de su elen­co, co­sa que le cues­ta más ha­cer a sus ho­mó­lo­gos del Gra­na­da. Es­ta vez, mez­cló la al­ba­ñi­le­ría con la ar­qui­tec­tu­ra. En­ci­mó a Uche pa­ra arre­ba­tar­le el ba­lón en la me­du­lar y arran­có un ata­que dan­do un pa­se de pre­ci­sión sui­za pa­ra un des­bo­ca­do An­do­ne, que atro­pe­lló a Lom­bán sin ile­ga­li­da­des y en­ca­ró a Ochoa. El me­xi­cano sa­có re­fle­jos pri­me­ro an­te un gol­peo mal di­ri­gi­do, pe­ro el ru­mano es­tu­vo vi­vo pa­ra re­ma­char an­tes de que ‘Me­mo’ blo­ca­ra con las dos ma­nos. El ba­lón en­tró llo­ran­do y las nu­bes se con­vir­tie­ron en pla­ñi­de­ras.
Al­ca­raz, que ya te­nía a Bo­ga pres­to pa­ra sa­lir, re­ti­ró a Sau­nier, re­to­mó la lí­nea de cua­tro atrás y otor­gó li­ber­tad a Car­ce­la en el bal­cón del área. Hay re­ta­zos de Bo­ga que re­cuer­dan a Brahi­mi, pe­ro por aho­ra es­tá muy em­pe­que­ñe­ci­do. Re­ga­tea bien pe­ro has­ta el abu­so y se ra­di­ca en los úl­ti­mos 20 me­tros, re­ga­lan­do to­do lo de­más. Agi­ta el ár­bol pe­ro ape­nas re­co­ge fru­tos, pues le­van­ta po­co la ca­be­za. Si se co­rri­ge, cre­ce­rá. Su ca­rre­ra irá me­jor. Pe­ro con de­li­rios de es­tre­lla, es más com­pli­ca­do. Se que­da­rá en un re­vol­to­so con al­go de cla­se. De­li­ca­de­zas ino­cuas.
Kra­vets re­con­vir­tió la for­ma­ción en un 4-4-2 y los lo­ca­les via­ja­ron a tum­ba abier­ta. Va­rios acer­ca­mien­tos an­te­ce­die­ron a la en­tra­da de Sam­per, que sa­lió con ga­nas, dan­do me­jor rit­mo y cri­te­rio. Pe­ro en la di­ná­mi­ca alo­ca­da to­do po­día ocu­rrir. Mar­có otra dia­na el De­por­ti­vo en un sa­que de es­qui­na, pe­ro el asis­ten­te de Un­diano Ma­llen­co vio un fue­ra de jue­go inexis­ten­te pre­vio a la cul­mi­na­ción de Ba­bel. Co­rrió el Gra­na­da a con­ti­nua­ción pe­ro Bo­ga se en­si­mis­mó en sus fin­tas y tor­ció la in­cur­sión, que al fi­nal ca­si aca­ba en la me­ta en un pa­se de Sam­per pa­ra Pe­rei­ra, que chu­tó fue­ra por po­co.
De tan­to aco­so arries­ga­do te­nía que na­cer al­go. Bueno o ma­lo. Fue­ron las ta­blas, con sus­pen­se. Ba­rral ca­be­ceó un ba­lón que dio en el lar­gue­ro, Ve­zo in­ten­tó cul­mi­nar pe­ro se en­con­tró con Ty­ton y el re­cha­zo lo pes­có Ba­rral sin án­gu­lo. A me­dio ca­mino del dis­pa­ro o el pa­se se sa­có el es­fé­ri­co, re­bo­tó en el can­cer­be­ro y se ce­le­bró el 1-1, con Lom­bán por allí, pro­ta­go­nis­ta co­mo au­tor en el ac­ta, aun­que no lo to­có.

Ochoa hi­zo ma­gia pa­ra evi­tar que Bruno Ga­ma y so­bre to­do Guil­her­me vol­vie­ran a po­ner por de­lan­te a los vi­si­tan­tes en sen­dos dis­pa­ros, mien­tras que de nue­vo Ba­rral y Lom­bán in­ten­ta­ron aca­ri­ciar la glo­ria. La in­cer­ti­dum­bre ta­pó los pi­tos pre­vis­tos, aun­que la hin­cha­da es­tá un po­co anes­te­sia­da. Pa­san las fe­chas y los su­yos si­guen pos­tra­dos. El cur­so se pue­de ha­cer eterno si no hay al­go más que al­gún ges­to no­ble cuan­do to­do se da por de­rrui­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *