El ángel de Ochoa salva un gran punto

Crónica del Málaga 1 – Granada 1.

Un der­bi sin la be­li­co­si­dad de an­ta­ño se des­es­ta­bi­li­zó por los aires pe­ro con­clu­yó en ta­blas, en par­te gra­cias a un an­ti­guo ma­la­guis­ta que tu­vo es­tre­lla y a un ár­bi­tro, con ten­den­cia a des­qui­ciar­se, que cas­ti­gó con ma­yor ahín­co a los lo­ca­les, sin con­ten­tar a na­die. Les anu­ló un tan­to le­gal en la pro­lon­ga­ción, en un mo­men­to de fre­ne­sí. Fue un par­ti­do ex­tra­ño, bien lle­va­do en apa­rien­cia por el Gra­na­da du­ran­te una pri­me­ra par­te de ges­tión asea­da, pe­ro en el que se le des­cu­brie­ron las ver­güen­zas en las pug­nas por las al­tu­ras. Ca­ma­cho vo­ló an­te unos ro­ji­blan­cos ra­san­tes, a los que les fue ca­yen­do ho­llín por su fal­ta de pe­ga­da. En una fal­ta la­te­ral, Kra­vets se des­pe­gó en­tre los nu­ba­rro­nes pa­ra equi­li­brar el asun­to. Só­lo res­tó que Ochoa, en la que fue su ca­sa, agi­ta­ra los guan­tes co­mo un ver­da­de­ro mo­lino. Lo que no de­tu­vo el me­xi­cano, se mar­chó fue­ra por muy po­co. El úni­co re­ma­te que se le es­ca­bu­lló a la red, se lo es­ca­mo­teó el his­trió­ni­co Ál­va­rez Iz­quier­do a los de Juan­de Ra­mos en el aña­di­do. Tu­vie­ron a un pa­so lo de ce­le­brar la his­tó­ri­ca sex­ta vic­to­ria con­se­cu­ti­va en su feu­do y se cha­fa­ron an­te un em­pa­te que con­ten­ta so­bre to­do a los na­za­ríes, va­lo­ran­do los acer­ca­mien­tos glo­ba­les. Dos jor­na­das sin per­der, que son tres en­cuen­tros si se cuen­ta el de la Co­pa.
Al­ca­raz de­jó el ta­ble­ro co­mo an­te el Se­vi­lla, for­za­do só­lo a cam­biar la pie­za de Foul­quier por le­sión, pa­ra que in­gre­sa­ra Ti­to. El equi­po no se des­pren­dió del gar­bo. Aca­pa­ró el ba­lón, en se­cuen­cias me­lo­sas, con con­trol y ace­le­ra­ción, pe­ro pre­ci­pi­ta­das en las in­me­dia­cio­nes del área. Al Má­la­ga es­te dis­cur­so ajeno le con­ve­nía. Los de Juan­de re­nie­gan de la ini­cia­ti­va, por­que sa­ben que en cual­quier di­vi­sión pue­den frac­tu­rar al con­tra­rio, gra­cias en bue­na par­te a su po­ten­cial aé­reo. Bom­bar­dea­ron lo jus­to al prin­ci­pio, pe­ro con la pre­ci­sión de un dron. Lue­go sol­ta­ron mu­ni­ción por do­quier, pe­ro Ochoa con­vir­tió su ar­co en un bún­ker.
Hu­bo tra­mos de­li­cio­sos de los ro­ji­blan­cos pe­se a to­do, so­bre to­do cuan­do el rit­mo se avi­vó en las bo­tas de Bo­ga y Car­ce­la, de más a me­nos. La ar­mo­nía era tal que prác­ti­ca­men­te to­dos los fut­bo­lis­tas po­nían pie en cam­po con­tra­rio, con des­bor­des la­te­ra­les so­bre to­do de Ga­briel Sil­va, ful­gu­ran­te a los po­cos mi­nu­tos, en un en­vío que no co­nec­tó Kra­vets de es­pue­la por bien po­co.
El téc­ni­co lo­cal se ha­bía abri­ga­do en la iz­quier­da pa­ra ama­rrar las tra­ve­su­ras de Bo­ga. Mi­guel To­rres y el ve­loz ex­ro­ji­blan­co Juan Car­los, so­li­da­rio pa­ra prac­ti­car el ro­deo con el fran­cés. Pe­ro a Bo­ga se le es­tá qui­tan­do la bi­so­ñez a re­cor­tes. De­jó el cos­ta­do y aca­pa­ró te­rreno, pa­ra in­ser­tar­se y pro­vo­car vér­ti­gos pa­ra los ma­la­guis­tas, aun­que se de­rri­tie­ra tras el des­can­so, cuan­do su es­cua­dra se vio mer­ma­da.
Se agre­gó a es­te no­ta­ble con­tex­to la ban­da del cen­tro. El ‘tri­vo­te’ de vein­tea­ñe­ros que ger­mi­na vol­tean­do el es­fé­ri­co. Apa­re­ció Pe­rei­ra pa­ra pro­bar su lá­ti­go. Se mul­ti­pli­có Uche en las co­ber­tu­ras, aun­que una fal­ta de ama­ri­lla le aca­ba­ría con­di­cio­nan­do, ful­mi­na­do por acu­mu­la­ción de tar­je­tas pa­ra el pró­xi­mo due­lo an­te la Real. Pe­ro so­bre to­do dic­ta­mi­nó Sam­per, con ai­re aris­to­crá­ti­co, le­jos de los ner­vios que le vi­nie­ron ate­na­zan­do. Es­tá por fin en su si­tio, re­co­no­ce el di­bu­jo que le ro­dea y sa­be in­ter­pre­tar ca­da tiem­po. Si hay pla­zo su­fi­cien­te, pue­de cre­cer mu­cho. De su pre­sión en el se­gun­do tiem­po na­ció la in­frac­ción pre­lu­dio de la dia­na sa­na­do­ra de Kra­vets.
Pe­ro to­da la me­lo­día des­afi­na­ba en el por­che de Boy­ko, que no tu­vo que de­te­ner nin­gún ti­ro a su por­te­ría an­tes del des­can­so. Sus com­pa­ñe­ros hos­ti­ga­ron al Gra­na­da, aten­tos a uno de esos erro­res ha­bi­tua­les que le con­su­men en la pe­num­bra. Lle­gó en un en­vío des­de la de­re­cha de Ro­sa­les, que cen­tró con su apa­ren­te pie peor, el iz­quier­do. Le sa­lió una com­ba per­fec­ta pa­ra que Ca­ma­cho irrum­pie­ra muy có­mo­do, sin gran re­sis­ten­cia por par­te de Uche Ag­bo, que es un bi­gar­do pe­ro le fal­ta un po­co de ca­rro­ce­ría an­te los pí­vots de la Li­ga.
Los pul­sos de pi­za­rra te­nían im­pron­ta blan­quia­zul. Vi­lla­nue­va in­ten­tó cas­ti­gar a Ochoa, pe­ro el az­te­ca lu­ció por­te, en la an­te­sa­la de su no­che fan­tás­ti­ca. Al­ca­raz me­di­tó so­lu­cio­nes y bus­có la in­quie­tud con el tras­va­se de Bo­ga y Car­ce­la a las ban­das con­tra­rias, pa­ra que fue­ran ti­je­ras ha­cia den­tro en lu­gar de cu­chi­llos ha­cia fue­ra. Kra­vets uti­li­zó la po­ten­cia pa­ra bus­car a su com­pa­trio­ta Boy­ko, del que no se su­po si ha­bía traí­do los bra­zos has­ta des­pués del en­tre­ac­to. Una fal­ta a la ba­rre­ra de Bo­ga, en una ac­ción que sí de­bió amo­nes­tar Ál­va­rez Iz­quier­do a su de­fen­sor, an­te­ce­dió a la pau­sa.
To­do si­guió ba­jo la mis­ma in­ter­pre­ta­ción. Un Gra­na­da de do­mi­nio an­te un Má­la­ga de res­pues­ta in­me­dia­ta, fren­te a cual­quier des­pis­te. Kra­vets ca­be­ceó al la­te­ral de la me­ta en un cór­ner, mien­tras que San­dro hi­zo al­go pa­re­ci­do en el otro flan­co, aun­que el su­yo aca­bó en la gra­da.
Los na­za­ríes in­clu­ye­ron, a la ho­ra de en­cuen­tro, a un me­dia­pun­ta co­mo Al­ber­to Bueno, que de­jó pa­sa­jes in­tere­san­tes an­te el Osa­su­na, pe­ro que se que­dó iné­di­to fren­te al Se­vi­lla. El ma­dri­le­ño si­gue muy es­ca­so de im­pul­sos y el equi­po acu­só el va­cío de­ja­do por Uche. De­ri­vó ha­cia un pe­li­gro­so in­ter­cam­bio de gol­pes an­te el que se ir­guió Ochoa. Blo­có un mano a mano a to­da pas­ti­lla de Juan Car­los, que con­fir­mó que ‘Me­mo’ es­ta­ba ben­de­ci­do en la ve­la­da por los ha­dos, en el es­ta­dio en el que qui­so triun­far y no le de­ja­ron.
Juan­de só­lo que­mó un cam­bio. Du­da en­tró a dar po­so y me­jo­ra en fal­tas y sa­ques de es­qui­na. La fa­ti­ga men­tal apa­re­cía en los ro­ji­blan­cos, que se­guían cha­tos. Bueno em­pon­zo­ñó un po­si­ble con­tra­ata­que y lle­vó a Al­ca­raz a otro re­to­que en su mó­du­lo. Qui­tó a un ex­tre­mo co­mo Car­ce­la pa­ra asen­tar a otro pun­ta co­mo Pon­ce. Bueno se in­crus­tó en la iz­quier­da co­mo pla­ta­for­ma, con una pro­pues­ta de mar­ca­da ten­den­cia ofen­si­va, que se ra­di­có cuan­do Cuen­ca apa­re­ció en el la­te­ral dies­tro.
Sin em­bar­go, era el Má­la­ga quien aca­ri­ció la sen­ten­cia, pues la im­pre­ci­sión se apo­de­ró de los vi­si­tan­tes, sal­vo en el ca­so de Sam­per, con mí­ni­mas en­tre­gas fa­lli­das. A San­dro le anu­la­ron una dia­na por fue­ra de jue­go, que sí lo fue. Pe­ro en se­me­jan­te es­ce­na­rio, bro­tó la res­pues­ta ro­ji­blan­ca, con el ar­ma que ha­bían ex­pri­mi­do los de la Cos­ta del Sol. Una fal­ta des­de el ala de Pe­rei­ra com­pro­me­tió a Boy­ko por pri­me­ra vez y le sa­có de la tum­bo­na. Pa­re­cía la úni­ca fór­mu­la, por­que ca­da subida en pa­ses fue un en­gru­do, an­te el buen acan­to­na­mien­to lo­cal. Sam­per acu­dió a una pre­sión y le zan­ca­di­llea­ron. Bueno pi­dió el ser­vi­cio y Kra­vets ale­teó pa­ra go­ce de la cur­va de hin­chas gra­na­di­nos.
Lo que vino des­pués, en­to­na el mi­la­gro. Ochoa las pa­ró. Ochoa se las en­con­tró. Los ti­ros huían. El que sí em­bo­có Llo­ren­te, lo cen­su­ró Ál­va­rez Iz­quier­do, que cuan­do pi­tó el fi­nal li­be­ró de an­gus­tias. Má­la­ga sue­le ser te­rri­to­rio hos­til, pe­ro por Las Pe­dri­zas subió un pun­to el cur­so pa­sa­do y otro en es­te. Am­bos, re­mon­tan­do. Por arri­ba lle­gó su cal­va­rio y del cie­lo, tam­bién su ale­gría. El sal­to de Kra­vets y el án­gel de Ochoa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *