Un triunfo de los que curten

Crónica del Granada 2 – Alavés 1.

Al­go ha cam­bia­do en Los Cár­me­nes, aquel ma­lé­fi­co te­rreno con­ver­ti­do aho­ra en sue­lo sa­gra­do des­de ha­ce tres par­ti­dos pa­ra el Gra­na­da. Co­no­ce ca­da una de sus apa­ri­cio­nes por vic­to­rias. La más an­gus­tio­sa, es­ta úl­ti­ma, an­te un Ala­vés que se re­be­ló con co­ra­je en la se­gun­da mi­tad. El pri­mer ac­to tu­vo ne­to co­lor ro­ji­blan­co, pa­cien­tes an­te la ma­le­za vi­to­ria­na, du­ros en los qui­tes, as­tu­tos pa­ra en­viar mi­si­les des­de me­dia dis­tan­cia. Así lle­gó el tan­to del om­ni­pre­sen­te Wa­ka­so y el del mul­ti­fun­cio­nal Cuen­ca, es­te ya tras el des­can­so. Pe­ro Ca­ma­ra­sa apa­re­ció pa­ra ha­cer la go­ma y la en­tra­da de Ibai ter­mi­nó de des­per­tar a los al­bia­zu­les, con un in­ter­cam­bio de re­frie­gas que se le fue mar­chan­do de las ma­nos al ár­bi­tro al fi­nal, asae­tean­do a tar­je­tas, un par de ellas ro­jas, pa­ra los vi­si­tan­tes, en la pro­lon­ga­ción.

Hu­bo un triun­fo que pres­ti­gió. Fue el con­se­gui­do en su día an­te el Se­vi­lla, cuan­do el equi­po su­cum­bía por su in­ca­pa­ci­dad y des­ple­gó un fút­bol ágil. Lle­gó uno re­cien­te con guir­nal­das, an­te el Be­tis, con con­tun­den­cia, pa­ra desaho­go de la afi­ción. Pe­ro el de ano­che re­cor­dó a las ve­la­das más dra­má­ti­cas de los fi­na­les de cam­peo­na­to en los úl­ti­mos años, cuan­do las fuer­zas ya fla­quean, la ten­sión se pal­pa y los de­ta­lles cuen­tan. El Gra­na­da re­du­jo la cuo­ta de erro­res, qui­zás ago­ta­da en San Ma­més, y apre­tó los pu­ños pa­ra em­bol­sar­se tres pun­tos que le co­lo­can, por pri­me­ra vez en la tem­po­ra­da, a un gol­pe de sa­lir del abis­mo.

Es­ca­pó con alien­to de un due­lo muy dispu­tado, que pu­do re­sol­ver an­tes de que se le com­pli­ca­ra, en un tra­mo fi­nal bas­tan­te des­qui­cia­do. Igle­sias Vi­lla­nue­va, que es­ca­mo­teó un pe­nal­ti a los lo­ca­les por mano de un ad­ver­sa­rio an­tes del re­ce­so, le bir­ló un tan­to le­gal a Ca­ma­ra­sa por un inexis­ten­te fue­ra de jue­go. Ha­bría si­do su se­gun­da dia­na y el 2-2. La his­to­ria aca­bó con un fi­nal bien di­fe­ren­te. Qui­zás por­que en su feu­do es­te Gra­na­da se em­pie­za a sen­tir ca­paz de to­do.

Apu­ran­do el de­pó­si­to, Lu­cas Al­ca­raz con­ser­vó prác­ti­ca­men­te las mis­mas pie­zas en su ma­qui­na­ria de las re­cien­tes jor­na­das, con la sal­ve­dad de la apa­ri­ción de Isaac Cuen­ca por Foul­quier en el ca­rril de­re­cho. Aquel ex­tre­mo au­daz bau­ti­za­do du­ran­te el Ba­rça de Guar­dio­la se ha re­con­ver­ti­do en un fut­bo­lis­ta po­li­va­len­te. Más que por su fí­si­co, bas­tan­te en­de­ble, por su in­te­li­gen­cia, sin gran­des con­ce­sio­nes e in­ter­pre­tan­do con agu­de­za lo que exi­ge el par­ti­do. Arran­có con ofi­cio de­fen­si­vo en la dies­tra, pa­só al ex­tre­mo cuan­do in­gre­só Foul­quier en el tiem­po de­fi­ni­ti­vo y so­lu­cio­nó en la iz­quier­da cuan­do se le­sio­nó Héc­tor Fer­nán­dez, cu­ya in­ci­den­cia en el jue­go ofen­si­vo ha si­do ma­yús­cu­la. En es­te en­cuen­tro, con una suer­te sin­gu­lar, el sa­que de ban­da.
El Gra­na­da re­to­mó la lec­tu­ra por don­de lo de­jó an­te el Be­tis. Fue una enor­me mo­ti­va­ción pa­ra la gra­da, ex­pec­tan­te por los vai­ve­nes de fo­ras­te­ro. Sos­tu­vo el mis­mo dis­cur­so ague­rri­do de aquel vier­nes, la bús­que­da de es­pa­cios li­bres, pe­ro an­te un con­tra­rio mu­cho me­jor co­lo­ca­do, a pe­sar de que pre­sen­tó una for­ma­ción de cir­cuns­tan­cias, por las ba­jas y por los ele­men­tos que re­ser­vó Pe­lle­grino.

El Ala­vés ha he­cho ca­rre­ra con el or­den co­mo má­xi­ma, ra­pi­ñan­do cual­quier ba­lón suel­to en bus­ca de un dul­ce ali­men­to. Pe­ro Ochoa no tu­vo de­ma­sia­do tra­ba­jo has­ta que lle­gó una sal­va de cen­tros y al­gún cór­ner, cuan­do el Ala­vés se en­quis­tó en bus­ca de la re­mon­ta­da.

El me­xi­cano no tu­vo de­ten­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, aun­que su za­ga co­men­zó al­go acuo­sa. La re­duc­ción de pi­fias per­mi­tió la su­per­vi­ven­cia. A Hon­gla le cos­tó aga­rrar la cor­da­da pe­ro po­co a po­co se fue asen­ta­do. A ve­ces se ob­via lo jo­ven que es, pe­ro no le fal­ta per­so­na­li­dad. En­tre la ma­le­za so­bre­sa­lía Adrián Ra­mos, cu­ya ener­gía se ex­pan­de por el ata­que. Sa­be per­fi­lar­se de es­pal­da al mar­co co­mo po­cos, con un sal­to en sus­pen­sión que le per­mi­te man­dar y que fa­ci­li­ta mu­cho la pro­gre­sión con el es­fé­ri­co de sus com­pa­ñe­ros. Las de­ja­das del pun­ta cons­ti­tu­ye­ron un ar­gu­men­to re­cu­rren­te des­de que Uche pro­bó suer­te an­tes del cuar­to de ho­ra. Wa­ka­so des­en­fun­dó la bo­ta al­go des­pués, aun­que la com­po­si­ción la en­he­bró Pe­rei­ra esa vez.

El Ala­vés asus­tó a la ca­rre­ra. Ka­tai de­tec­tó un des­pis­te de Hon­gla, que al fi­nal rec­ti­fi­có bien. Su plan es­pe­cu­la­dor no con­tra­ve­nía al Gra­na­da, que in­sis­tía con Ra­mos co­mo es­ti­le­te. Va­rios re­ma­tes in­quie­ta­ron a Pa­che­co. Los ca­rri­le­ros ad­qui­rie­ron pro­ta­go­nis­mo, mu­cho más ex­pe­di­ti­vo Héc­tor. En un sa­que de ban­da, el pu­ce­lano es­cu­chó un gri­to ra­ja­do de Al­ca­raz. El téc­ni­co que­ría que col­ga­ra el ba­lón al área. Su su­bor­di­na­do aca­tó, Ra­mos vo­ló y orien­tó el ba­lón ha­cia Wa­ka­so, que dis­pa­ró con fue­go de mor­te­ro. El gha­nés ha enamo­ra­do al pú­bli­co por su ím­pe­tu, que le du­ró has­ta el aña­di­do, dán­do­le tiem­po a se­gar el cen­tro del cam­po, don­de se in­ten­tó ani­mar el enemi­go. Una on­da ex­pan­si­va que sol­ven­ta cual­quier va­cío.

Las bue­nas sen­sa­cio­nes ca­si se trun­can tras un error en la al­tu­ras de Gas­tón Sil­va, que Ka­tai lan­zó al­to. El en­tre­ac­to al me­nos no des­orien­tó al gru­po, que se ator­ni­lló a la van­guar­dia, con Ra­mos tra­ba­jan­do de lo lin­do. En una re­cu­pe­ra­ción, ob­se­quió a Car­ce­la con un pa­se que el bel­ga-ma­rro­quí des­per­di­ció en el mano a mano con Pa­che­co, adi­vino an­te su ti­ro. Una nue­va dia­na se mas­ca­ba y al fi­nal lle­gó en si­mi­la­res cir­cuns­tan­cias a la pre­via. Otro re­cha­ce a la fron­tal que es­ta vez ca­zó Cuen­ca, con otro ajus­te pe­ga­do a la ce­pa del pos­te, pa­ra tran­qui­li­zar a to­dos.
La ce­le­bra­ción sir­vió de alar­ma pa­ra los vi­si­tan­tes, que se apli­ca­ron en la bús­que­da de una mues­ca, pues el Gra­na­da cre­yó te­ner al ad­ver­sa­rio al den­te y re­ba­jó la aten­ción. Mal asun­to cuan­do Ro­me­ro cen­tró an­te la lle­ga­da de Ca­ma­ra­sa, sin se­gui­mien­to, cu­yo re­ma­te achi­có Ochoa pe­ro le dio en el cuer­po al cen­tro­cam­pis­ta.

Un nue­vo es­ce­na­rio se abrió con el 2-1. Sa­lió Foul­quier pa­ra ta­po­nar las subidas de Theo y Ka­tai. En la otra ori­lla, Ra­mos per­se­guía el gol pe­ro se en­con­tró con el lar­gue­ro. Dey­ver­son se que­dó a pal­mos de un re­ma­te y Hon­gla se le­sio­nó, lo que hi­zo que Ve­zo fue­ra re­cu­pe­ra­do. Car­ce­la vol­vió a me­dir­se con Pa­che­co, sin éxi­to, y Ro­me­ro in­quie­tó a Ochoa, fle­xi­ble pa­ra en­viar su ti­ro a cór­ner. En la sa­li­da con un des­pe­je, lo mis­mo que en Bil­bao. Ba­lón que re­gre­sa, Ra­mos rom­pe el fue­ra de jue­go por po­co y Ca­ma­ra­sa mar­ca, pe­ro el asis­ten­te le­van­ta la ban­de­ra. In­gre­só Ibai, cu­le­brean­do por den­tro has­ta exi­gir mu­cho, y se le­sio­nó Héc­tor, que obli­gó a Cuen­ca a se­llar aquel sec­tor y que se su­ma­ra Ma­llé, muy des­pis­ta­do.

Se abrió un pe­rio­do hos­til y de pro­tes­tas. Mu­chas amo­nes­ta­cio­nes y dos vi­to­ria­nos en la du­cha po­co an­tes del fi­nal, Ka­tai y Ale­xis. Con­clu­sión ma­rean­te pa­ra un en­cuen­tro de cier­ta épi­ca, en un es­ta­dio que ha de­ja­do de es­tar em­bru­ja­do. Ha­brá que ver si el mal fa­rio per­sis­te cuan­do se aban­do­na o si en Bu­tar­que si­gue el he­chi­zo fa­vo­ra­ble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *