Un empate y muchas gracias

Crónica en IDEAL del Zaragoza 1 – Granada 1

No se re­co­no­ce aún a es­te Gra­na­da a me­dio co­cer. El aro­ma que des­pi­de re­sul­ta de­ma­sia­do em­pa­la­go­so. Los fut­bo­lis­tas, in­gre­dien­tes de la com­po­si­ción, mues­tran es­fuer­zo y com­pro­mi­so, un con­tras­te con el apá­ti­co cur­so an­te­rior, pe­ro a cam­bio les fal­ta ma­ne­jo de mo­men­to, tem­ple y re­gu­la­ri­dad, so­bre to­do con el ba­lón. Sus dos ac­tua­cio­nes en Li­ga se han co­bra­do con sen­dos em­pa­tes pe­ro mien­tras en el pri­mer par­ti­do im­pri­mió una me­jo­ría que le hi­zo acree­dor del triun­fo, na­da pu­do ob­je­tar en La Ro­ma­re­da, don­de es­tu­vo a años luz de ga­nar, por más que se ade­lan­ta­ra con un ac­to de pi­car­día de Pe­dro Sán­chez en un lan­za­mien­to de fal­ta.

Ape­nas se aso­ma­ron los na­za­ríes an­te Ra­tón, que hi­zo so­plar el cuerno tras el agu­do ti­ro del ‘ex’ del con­jun­to ma­ño. Los lo­ca­les se ar­mo­ni­za­ron y los na­za­ríes mos­tra­ron pau­la­ti­nos ges­tos de des­com­po­si­ción. Va­ras fue emu­lan­do a Ochoa y la de­fen­sa su­frió un za­ran­deo con­ti­nuo des­pués del re­po­so, aun­que el es­fé­ri­co en­tra­ra con cier­ta con­tro­ver­sia, gra­cias a un pe­nal­ti du­do­so que se­ña­ló Vi­can­di Ga­rri­do, otro que tam­bién ha des­cen­di­do, en una de las múl­ti­ples pug­nas en­tre Ger­mán Sán­chez y Bor­ja Igle­sias. Qui­zás, la más li­via­na de to­das.

 

Da la sen­sa­ción de que el Gra­na­da se con­tra­di­ce en­tre las in­ten­cio­nes y su pau­ta. Alar­ga Ol­tra que quie­re una es­cua­dra que na­ve­gue con ba­lón pe­ro se es­tá to­pan­do con va­rias in­com­pa­ti­bi­li­da­des. El equi­po an­da muy cha­to, nau­fra­gan­do de nue­vo un Ma­chís le­jos de su chis­pa, sin alar­des tam­po­co Pe­dro Sán­chez en la de­re­cha, aun­que com­pen­sa al­go con su maes­tría a ba­lón pa­ra­do. Ais­la­do Jo­se­lu, gua­dia­nes­cos tan­to Mon­to­ro co­mo Es­pi­no­sa, el vo­to de con­fian­za del en­tre­na­dor so­bre la ali­nea­ción que arran­có an­te el Al­ba­ce­te arro­jó nue­vas du­das, co­mo ocu­rrió en Los Cár­me­nes. Aca­bó to­do en un en­gru­do que no se re­vol­vió con las sus­ti­tu­cio­nes tras el des­can­so.
Quie­re po­ten­ciar el en­tre­na­dor a quie­nes han con­for­ma­do su guar­dia pre­to­ria­na du­ran­te los en­sa­yos, in­clu­so an­te la fi­gu­ra que ha­bía ge­ne­ra­do más de­ba­te en el de­but, Es­pi­no­sa, con ten­den­cia a la des­co­ne­xión atem­po­ral, cues­tio­na­do an­te el em­pu­je de Kun­de y Puer­tas en ca­sa, aun más cuan­do Adrián Ra­mos, iné­di­to an­te la co­yun­tu­ra, se pon­ga a pun­to y ofrez­ca la al­ter­na­ti­va de los dos de­lan­te­ros. Lo cier­to es que pa­re­ce di­fí­cil que Ol­tra in­sis­ta an­te el Ba­rça B con los mis­mos. Se rom­pe­rá la po­si­bi­li­dad co­mo po­co por las ba­jas del ca­pi­tán Bae­na, ex­pul­sa­do, y el via­je con su se­lec­ción de Ma­chís, pe­ro es pro­ba­ble que ya me­di­ta­ra va­rian­tes.

Que­da mu­cho tiem­po pa­ra pu­lir de­fec­tos, im­pri­mir ajus­tes en una plan­ti­lla re­vo­lu­cio­na­da y unos días pa­ra pa­liar al­gu­nos pro­ble­mas con el bar­niz que ofer­ta el mer­ca­do de fi­cha­jes. Al­go más ha­ce fal­ta, vi­si­ble tan­to en las ban­das, an­te la fal­ta de es­pe­cia­lis­tas, co­mo en la fran­ja me­ri­dia­na, más allá de la con­tri­bu­ción de Al­ber­to Mar­tín, que re­ci­bió sus pri­me­ros mi­nu­tos en el cam­peo­na­to pe­ro que tam­po­co apa­gó las lla­ma­ra­das ara­go­ne­sas del ac­to de­fi­ni­ti­vo.

El cuadro se fue atur­dien­do tras el tan­to de Bor­ja Igle­sias –que neu­tra­li­zó el de Pe­dro– y, so­bre to­do, des­pués de la do­ble ama­ri­lla a Bae­na, con una se­gun­da tar­je­ta al­go exa­ge­ra­da. El cam­po se in­cli­nó ha­cia el la­do ro­ji­blan­co sin re­me­dio. La con­quis­ta del pun­to se trans­for­mó en un ac­to de su­per­vi­ven­cia.

En me­dio del ven­da­val es po­si­ble aten­der a cier­tas vir­tu­des que pue­den aca­bar con­for­man­do esa iden­ti­dad to­da­vía es­qui­va. Hay una de­fen­sa cur­ti­da, de pe­lle­jo ro­bus­to, lis­ta pa­ra la bre­ga y pa­ra el au­xi­lio del com­pa­ñe­ro. Fal­ta cua­jo en es­ta par­ce­la an­cha, me­jo­rar mu­cho la pre­sión y el ro­bo. El ata­que acam­pa po­co en te­rreno ajeno, con Ma­chís en­si­mis­ma­do en es­prin­tar has­ta el des­ca­rri­le, Jo­se­lu ais­la­do en ca­da dispu­ta y Pe­dro más pen­dien­te so­bre to­do de cuan­do la pe­lo­ta se pa­ra y hay que ex­ten­der una de las fór­mu­las del la­bo­ra­to­rio. El aba­ni­co se ex­tien­de pe­ro pre­sen­ta al­gún agu­je­ro y no qui­ta el ca­lor al agi­tar­se.

A Pe­dro le re­ci­bie­ron con una pi­ta­da en la que fue su ca­sa por dos años y se ‘ven­gó’ du­ran­te el pri­mer ac­to, en un ocu­rren­te lan­za­mien­to de fal­ta. Ya no des­bor­da co­mo otro­ra pe­ro tie­ne una mi­ri­lla en la len­güe­ta de la bo­ta. En una ca­te­go­ría don­de po­cos ce­den es­pa­cios, ma­ne­jar se­me­jan­te fran­co­ti­ra­dor pa­ra asis­tir o pa­ra mar­car es un te­so­ro, aun­que la con­tri­bu­ción de­be de au­men­tar­la en un con­jun­to con as­pi­ra­cio­nes ele­va­das.

An­tes de es­to, en el en­cuen­tro pre­do­mi­nó el or­den y la aten­ción. El Za­ra­go­za que­ría hil­va­nar des­de aba­jo pe­ro su za­ga su­fría cuan­do le exi­gían un po­co. Es­pi­no­sa fue el pri­me­ro que tra­tó de pro­bar a Ra­tón, sin en­con­trar me­ta. Jo­se­lu tra­tó de des­ta­par la sor­pre­sa con un dis­pa­ro le­jano, que el bo­te pre­vio pu­do com­bar ha­cia el ar­co. Pe­dro ya de­jó ver su den­te­lla­da en un ti­ro al­go es­co­ra­do, que ba­jó con fuer­za pe­ro a unos me­tros del lar­gue­ro.

Des­de la es­qui­na, el Za­ra­go­za in­ten­tó con­tro­ver­tir a un Gra­na­da en el que Ger­mán bai­la­ba con una bes­tia, el jo­ven Bor­ja Igle­sias, to­do un in­cor­dio por for­ta­le­za y brío, co­mo su­fri­ría des­pués. Los lo­ca­les co­gían las rien­das de los acon­te­ci­mien­tos, abun­dan­do en lle­ga­das, y ca­si se va­len de una pi­fia de Álex Mar­tí­nez pa­ra mar­car. En­vió un man­so ba­lón atrás, en di­rec­ción a Ja­vi Va­ras. Es­te ama­gó con sa­lir pe­ro du­dó. La zan­ca­da de Bor­ja le hi­zo ga­nar po­si­ción pe­ro el se­vi­llano no se ven­ció y pa­só el pa­ra­bri­sas an­te el dis­pa­ro del pun­ta ce­di­do por el Cel­ta.
En una ba­ti­da de Ma­chís, el ve­ne­zo­lano ca­yó en el área por­fian­do con Be­ni­to. Hu­bo con­tac­to y que­dó a jui­cio del ár­bi­tro dis­cer­nir si su­fi­cien­te pa­ra el de­rri­bo in­ten­cio­na­do. Vi­can­di Ga­rri­do se hi­zo el lon­guis. Lue­go no fue tan to­le­ran­te cuan­do el pro­ta­go­nis­ta de la caí­da per­te­ne­ció al ban­do lo­cal.
Si­guió el Za­ra­go­za in­se­gu­ro en la cons­truc­ción y, en una qui­ta rá­pi­da, Es­pi­no­sa pu­do ar­mar un ata­que bri­llan­te. Va­len­tín le tra­bó por de­trás cuan­do ya aso­ma­ba por la fron­tal. Una ama­ri­lla anaran­ja­da a to­das lu­ces. El Gra­na­da sa­có pro­duc­ti­vi­dad a es­ta bre­cha con el ti­ro fran­co de Pe­dro, que pa­só ra­so por de­ba­jo de una sal­ta­ri­na ba­rre­ra.

Ade­lan­tar­se no se­re­nó a los na­za­ríes. Muy al con­tra­rio, la mues­ca ini­ció su de­cli­ve. Igle­sias apa­re­cía en to­das las pe­sa­di­llas ro­ji­blan­cas pe­ro mor­día con dien­tes de le­che. Fue el preám­bu­lo de un se­gun­do tiem­po con un Za­ra­go­za au­to­ri­ta­rio. Bor­ja Igle­sias se­guía con su se­cuen­cia de lan­za­mien­tos, a lo que se unió Pom­bo an­te un acer­ta­do Va­ras. En la otra ve­ra, Ma­chís aca­pa­ró una ‘con­tra’ que pa­re­cía le­tal, pe­ro su cen­tro ha­cia Jo­se­lu en­con­tró un obs­tácu­lo. El ‘vi­no­tin­to’ si­guió en la inopia.
As­fi­xia­ban los blan­qui­llos, an­te un Gra­na­da que huía de la pe­lo­ta, al­go no re­me­dia­do ni cuan­do ar­mó un ‘tri­vo­te’, con Al­ber­to Mar­tín por Es­pi­no­sa. Sie­te mi­nu­tos des­pués lle­gó el em­pa­te por un em­pu­jón de Ger­mán a Bor­ja Igle­sias, que ce­dió con fa­ci­li­dad vo­lun­ta­ria, y Nat­xo Gon­zá­lez, téc­ni­co lo­cal, pu­so to­da la mu­ni­ción con To­que­ro, ex­per­to en si­tua­cio­nes de ase­dio. En­ga­ña el vas­co pues es más há­bil de lo que pa­re­ce. Cu­le­breó en el área tras un con­trol y su ti­ro be­só el pos­te. Eli­mi­na­do Bae­na tras una en­tra­da a ras muy po­co agre­si­va y el Gra­na­da, con diez efec­ti­vos, bas­tan­te tu­vo con atrin­che­rar­se. Bus­có la re­mon­ta­da Za­pa­ter de fal­ta y en la gres­ca se le­sio­nó Ger­mán. Se es­tre­nó Char­lie Dean y de­jó en bar­be­cho a Adrián Ra­mos.

To­que­ro re­do­bló los tam­bo­res, con los vi­si­tan­tes sin ape­nas sa­lir de la ma­dri­gue­ra, y la cul­mi­na­ción de los cin­co mi­nu­tos de aña­di­do les su­po a glo­ria. No per­der fue­ra era im­por­tan­te cuan­do se bus­ca­ba la sal­va­ción. Aho­ra, con un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so, cual­quier cam­po es bueno pa­ra im­po­ner­se. Si no es en re­sul­ta­do, al me­nos en idea. Esa que no co­bra for­ma, de mo­men­to, en es­te Gra­na­da in­sí­pi­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *