La visita de Cordón a la ciudad deportiva

La estancia y visualización en la ciudad deportiva del Granada de Antonio Cordón, flamante incorporación a la red de asesores del presidente John Jiang, entra dentro de las rutinas de su nueva función. Cordón es uno de los ejecutivos que el mandatario chino ya anunció que se sumarían a su empresa, DDMC, para la expansión por Europa, en aquel encuentro informal con representantes de medios y algunos aficionados a las puertas del verano. Cordón es un golpe de prestigio para su aventura, más allá del grupo de exfutbolistas que ya le rodeaban, como Tony Adams o Hernán Crespo.
El madrileño no era tampoco un entrenador, sino una persona acostumbrada desde la base a la observación, luego a negociar y sobre todo a estructurar un club tan ejemplar como el Villarreal en su faceta deportiva. En el Granada ha sentado bien su lenguaje, método y conocimiento. «Es un buen profesional y una buena persona», aporta alguien de dentro. De momento, parece que la relación con Manolo Salvador es absolutamente cordial y que se respeta la autonomía nazarí en la parcela del primer equipo. Son personalidades parecidas.

Cambios en la ‘casa’
El futuro del Granada se enraíza en la ampliación de su ciudad deportiva, segunda fase básica para alojar el gran proyecto de cantera que siempre defendió John Jiang. La prórroga de la licencia ya debería de obrar en manos de la dirección nazarí. Si no está ya, apenas quedarán unos días. En el solar adyacente a los campos actuales se otean unos montículos de tierra, aunque sin trabajos profundos como tales. Sólo lo que dejó la excavación arqueológica. El club es el primer interesado en dar promoción a cuando las máquinas empiecen a actuar de pleno. Es seguro que pregonarán el arranque oficial.
El plan de inicio, en cualquier caso, va a ser modificado. Será prioridad la construcción de los dos nuevos terrenos de juego, ambos de césped artificial según la propuesta primitiva, a los que se les darán un gran uso por parte del filial y de las categorías inferiores –en teoría, también el femenino se alojaría aquí–. Lo demás, ya no corre tanta prisa.
El edificio funcional que estaba presupuestado se levantará también, aunque con algunas modificaciones respecto a lo que se presentó hace meses. Lo que parece que quedará aparcado, al menos de momento, es la residencia para la cantera. El nuevo director general desea darle una vuelta a los usos y posibilidades de cada infraestructura. De alguna manera, examinar cada paso que se dé desde ahora, siguiendo el patrón de una política austera pero que, al tiempo, no impida el crecimiento de la entidad, concentrando esfuerzos en todo lo que ayude al ascenso de categoría.

A Soria, en bus
Ha habido cierto polémica en el entorno por el hecho de que el plantel se desplazara a varios puntos de la geografía nacional en autobús. Pasó en la segunda jornada, en Zaragoza –al no haber combinaciones en agosto para hacerlo en el AVE, en la ruta desde Antequera– y también en el desplazamiento a Valladolid, para el cual la dirección prefirió que el viaje se hiciera por carretera y no en tren, por la necesidad de hacer un cambio de estaciones, de Atocha a Chamartín en Madrid, comunicadas por un cercanías. Algo que veían como un engorro, al sumarse tener que ir previamente hasta Antequera.
Esta semana la visita a Tarragona del miércoles será menos complicada, ya que la ruta de la Alta Velocidad que sale desde la localidad malagueña concluye en Barcelona, pasando previamente por la ciudad en la que juega el Nàstic. El siguiente fin de semana –no el próximo, que los nazaríes actúan ante el Oviedo en Los Cármenes–, el grupo volverá al bus para ir a Soria. Queda por definir, cuando salga el horario de la jornada 13, cómo será el traslado hasta Pamplona para medirse al Osasuna. Mala combinación también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *