Acampada en lo alto con un estelar Machís

Crónica en IDEAL del Granada 4 – Lorca 1

Con­du­ci­do por un guía pre­su­ro­so, fre­né­ti­co, el Gra­na­da no só­lo da­rá una ca­be­za­da oca­sio­nal en los pues­tos de as­cen­so di­rec­to, sino que acam­pa­rá en lo al­to has­ta la pró­xi­ma jor­na­da gra­cias a su vic­to­ria an­te un Lor­ca inocen­tón. Es el ter­cer triun­fo con­se­cu­ti­vo, lo que le per­mi­te su­mar 18 pun­tos en los úl­ti­mos 21 dispu­tados, en una ra­cha con­ver­ti­da ya en pu­ra iner­cia, pues ape­nas ne­ce­si­ta jue­go flui­do, sino po­ten­ciar sus cua­li­da­des. Y no son po­cas. El ga­rro­te de Pe­dro al prin­ci­pio de tem­po­ra­da; el sprint de Dar­win Ma­chís aho­ra.

La hol­gu­ra en los go­les ca­ta­pul­tó has­ta el se­gun­do pues­to de la cla­si­fi­ca­ción, arre­ba­ta­do al Spor­ting, con los na­za­ríes aga­rra­dos al vér­ti­go de Ma­chís, que en­tien­de el fút­bol en­tre ace­le­ra­cio­nes. Si al­gu­na vez le pu­do la cul­pa por aquel gol con el Le­ga­nés que hun­día a los ro­ji­blan­cos en Pri­me­ra, cuan­do an­da­ba por allí ce­di­do por el des­pre­cio de la an­te­rior di­rec­ción, el ve­ne­zo­lano es­tá en­ju­gan­do su pe­na a ba­se de ca­rre­ras rau­das, fin­tas cor­tan­tes, dia­nas de to­das las eti­que­tas –tres ano­che– y has­ta asis­ten­cias ge­ne­ro­sas –una más ayer– que con­tra­di­cen su in­di­vi­dua­lis­mo. Una ac­tua­ción to­tal.

Fue una no­che con­fu­sa en ge­ne­ral, pre­ña­da de tan­tos que de­jan un agra­da­ble sa­bor de bo­ca en el res­pe­ta­ble, pe­ro con trá­mi­tes al­go más di­fí­ci­les de mas­ti­car, por esa ten­den­cia a de­jar cre­cer al ad­ver­sa­rio. Mar­có pron­to el Gra­na­da, en una de sus pri­me­ras lle­ga­das, tal y co­mo ocu­rrió an­te el Ovie­do y el Nu­man­cia, pa­ra su­mir­se en una par­te al­go te­dio­sa, per­mi­si­va por par­te de los lo­ca­les. Ma­chís pro­vo­có un pe­nal­ti ca­si al fi­nal del ac­to y pro­me­tía una se­gun­da mi­tad pa­ra el ba­tir de pal­mas. El Lor­ca no se en­tre­gó fá­cil y su reac­ción en el mar­ca­dor pu­do atraer al­gún fan­tas­ma. La ve­lo­ci­dad del ve­ne­zo­lano ful­mi­nó la es­pe­ran­za mur­cia­na. El tra­mo fi­nal pu­do al­can­zar un elec­tró­ni­co es­can­da­lo­so, pues los de Cu­rro To­rres lo afron­ta­ron con un fut­bo­lis­ta me­nos por una ex­pul­sión de­ses­pe­ra­da.

Con­tun­den­cia
La con­tun­den­cia del re­sul­ta­do des­pier­ta el es­ta­do de op­ti­mis­mo aun­que el par­ti­do an­du­vie­ra por al­gu­na en­se­na­da. Los ro­ji­blan­cos han de ce­le­brar es­te des­pe­gue de oc­tu­bre, que ha di­si­pa­do mu­chas in­quie­tu­des, pe­ro to­da­vía pue­den dar más de sí. Es cier­to que la es­cua­dra se sien­te có­mo­da en ven­ta­ja, a lo que se ha ha­bi­tua­do, ges­tio­nan­do bien des­de la ob­ser­va­ción y la res­pues­ta, más que des­de la ini­cia­ti­va y la cir­cu­la­ción. Pe­ro al­gún día ni mar­ca­rá pron­to ni es­ta­rá por de­lan­te, sino que se obli­ga­rá a re­mar en con­tra de los acon­te­ci­mien­tos. Se­rá en­ton­ces, en en­cuen­tros don­de se che­quee su ver­da­de­ra for­ta­le­za psi­co­ló­gi­ca, aque­llos que no per­mi­ten un so­lo re­po­so, cuan­do se ca­te la ver­da­de­ra di­men­sión na­za­rí. Por aho­ra, al­can­za de so­bra con el es­ca­pa­ra­te de arri­ba.

Una vez más, Ol­tra ha de fe­li­ci­tar­se por la ca­pa­ci­dad de los su­yos pa­ra ex­plo­tar el ba­lón pa­ra­do. Ca­da cór­ner es una an­gus­tia pa­ra el ri­val aun­que es­ta vez fue­ra una fal­ta la­te­ral la que pu­so las pie­zas en su si­tio. Pe­dro com­bó el en­vío des­de la de­re­cha y Fran Cruz pei­nó con un es­cor­zo pi­fia­do. Sur­gió Ma­chís co­mo un bi­son­te y gol­peó el es­fé­ri­co con ru­de­za, ba­jan­do con an­sia ha­cia el pos­te, en­tre­ga­do el ‘vi­no­tin­to’ al ca­ri­ño de una gra­da que le ado­ra.

En una con­ti­nua­ción de lo de So­ria, el ‘11’ ro­ji­blan­co an­da lan­za­do. Se aso­ció con Es­pi­no­sa con fre­cuen­cia, pe­ro al de Ta­la­ve­ra le cues­ta ho­rro­res ano­tar. To­có el Lor­ca con cri­te­rio pe­ro con an­sia arri­ba, sin mo­les­tar a Va­ras. En un sa­que de es­qui­na pro­pio, en­cen­die­ron la me­cha de Ma­chís, que re­co­gió el re­cha­ce, sa­lió a lo ja­mai­cano y en­con­tró la zan­ca­di­lla aba­jo de Adán al en­trar en el área. Él fue al mer­ca­do, com­pró los in­gre­dien­tes y los co­ci­nó. Jus­to era que pro­ba­ra el bo­ca­do so­bre el pun­to gor­do. Ajus­tó per­fec­to.

El 2-0 ta­pa­ba mu­chas fu­gas y per­mi­tía que con­ti­nua­ra el aco­pla­mien­to pau­la­tino de Al­ber­to Mar­tín, de me­nos a más en su sus­ti­tu­ción de Raúl Bae­na, una de las dos no­ve­da­des de la ali­nea­ción. La otra fue la vuel­ta de Sau­nier, que cal­za en la de­fen­sa co­mo un guan­te, con la ele­gan­cia que le ca­rac­te­ri­za.

Ma­chís se­guía en su bre­cha, in­ten­tan­do ale­grar a Es­pi­no­sa, ne­ga­do an­te el gol. El pú­bli­co fes­te­jó la vuel­ta de Abel Gó­mez y es­te vino a ha­cer su tra­ba­jo con pul­cri­tud. En una fal­ta la­te­ral su­ya, mal ale­ja­da, Trom­pi qui­so co­piar a Ma­chís y se sa­có un go­la­zo de la chis­te­ra.
Fue­ron diez mi­nu­tos de des­con­cier­to, con otra fal­ta di­rec­ta pe­li­gro­sa de Abel y un pa­ra­dón de Va­ras al re­ma­te de Po­ma­res, tras un cór­ner. Pe­ro de otra des­aten­ción lor­quina en un sa­que pro­pio na­ció el ter­ce­ro. Víc­tor Díaz fue al sue­lo, co­nec­tó con Es­pi­no­sa y es­te con Ma­chís, que arran­có la mo­to. Oteó el des­mar­que de Jo­se­lu y el onu­ben­se gol­peó con cier­ta de­li­ca­de­za, de zur­da, pa­ra que en­tra­ra por la es­cua­dra.

Ol­tra me­tió a Rey Ma­naj pa­ra ele­var el cas­ti­go al ad­ver­sa­rio, que se abrió en ca­nal. En otra res­pues­ta ágil, Pe­dro vio a Ma­chís y es­te se es­ca­bu­lló, gi­ró ha­cia la de­re­cha y sen­ten­ció. Rey Ma­naj pro­vo­có la ro­ja de Si­to y to­do que­dó en ver si Puer­tas y Kun­de po­dían aña­dir­se a la fies­ta. Hay mu­ni­ción de to­dos los ca­li­bres. En Se­gun­da, es­to es mu­chí­si­mo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *