Todo un suplicio para la pelota

Crónica del Reus 0 – Granada 0

A na­die le de­be­ría de ex­tra­ñar que la pe­lo­ta aca­ba­ra en co­mi­sa­ría ano­che pa­ra de­nun­ciar el aten­ta­do con­tra su in­te­gri­dad al que le so­me­tie­ron tan­to el Reus co­mo el Gra­na­da. Fue un su­pli­cio pa­ra el es­fé­ri­co y una in­vi­ta­ción a la tor­tí­co­lis de los 1.991 es­pec­ta­do­res pre­sen­tes, ni uno más se­gún la ci­fra ofi­cial, que con­tem­pla­ron una tor­tu­ra in­fa­me. Un des­afi­na­do can­to al vo­león. Ni una go­ta de fút­bol se de­rra­mó so­bre el mo­des­to es­ta­di mu­ni­ci­pal, que a sus di­men­sio­nes es­ca­sas aña­día un cés­ped más ap­to pa­ra la siem­bra de tu­bércu­los. En ese es­ce­na­rio ru­ral, lo ex­tra­ño es que al­guien ju­ga­ra a al­go. To­do se in­cli­nó ha­cia el ase­dio aé­reo, a la pa­ta­da a se­guir, pro­vo­can­do con­trac­tu­ras cer­vi­ca­les en el res­pe­ta­ble y de­jan­do ile­sos a los por­te­ros, me­ros re­co­lec­to­res de aquel ob­je­to re­don­do al que to­dos cas­ti­ga­ron y que, de vez en cuan­do, me­ro­deó a su al­re­de­dor cuán in­sec­to, sal­ta­rín en la hier­ba ra­la.

Un pun­to fue­ra de ca­sa ja­más se sa­bo­rea mal por par­te de los en­tre­na­do­res, cu­ya mi­ra­da atien­de el lar­go pla­zo y no tan­to a los ru­di­men­tos. Es cier­to que en es­te te­rreno so­lo ga­nó el Ra­yo en gol­pes ais­la­dos, pe­ro es­to no qui­ta que la je­rar­quía del Gra­na­da de­ba de pal­par­se en cual­quier lu­gar. En los ato­lla­de­ros es cuan­do tie­ne que apa­re­cer la ca­li­dad, el gol­pe maes­tro de un fut­bo­lis­ta de­ter­mi­nan­te. Pe­ro sin Dar­win Ma­chís, es­te con­jun­to se vuel­ve len­to y pre­vi­si­ble. Si en­ci­ma le pi­lla le­jos de Los Cár­me­nes, el asun­to se com­pli­ca más. No fal­ta ac­ti­tud en la pro­tec­ción pe­ro sí re­per­to­rio crea­ti­vo. Con dos vic­to­rias en diez en­cuen­tros co­mo fo­ras­te­ro, se as­pi­ra con di­fi­cul­tad a las dos pri­me­ras pla­zas. Mien­tras no fa­lle en su feu­do, se­gui­rá ha­bi­tan­do en el va­gón de la fa­se de as­cen­so, pe­ro sin gan­chos co­mo vi­si­tan­te, se po­ne cru­da cual­quier as­pi­ra­ción su­pe­rior.

El Gra­na­da tu­vo al­go de cle­men­cia con el ba­lón en al­gu­na fran­ja pe­ro tam­po­co lle­gó a ela­bo­rar na­da só­li­do. Su­cum­bió al en­gru­do y cual­quier rec­ti­fi­ca­ción del en­tre­na­dor avi­vó la ca­za del bo­tín a ba­se de pier­na du­ra y des­gas­te. El plan de cho­que al em­pa­te a ce­ro fi­nal gi­ró en torno a la abun­dan­cia de de­lan­te­ros, sin que na­die ejer­cie­ra co­mo re­vo­lu­cio­na­rio una vez más.

La ali­nea­ción de Ol­tra se pu­do re­ci­clar co­mo su car­ta a los Re­yes Ma­gos. El men­sa­je re­sul­tó evi­den­te ha­cia la di­rec­ción de­por­ti­va. En au­sen­cia de Ma­chís, nin­gún teó­ri­co ex­tre­mo le re­em­pla­zó. El en­tre­na­dor de­jó en ca­sa a Li­cá y en el ban­qui­llo a Puer­tas, aun­que el al­me­rien­se tu­vo mi­nu­tos co­mo me­dia­pun­ta en la se­gun­da par­te, con más in­ter­ven­ción que otros días, pe­ro sin qui­tar­se los gri­lle­tes.

El en­tre­na­dor pro­bó lo en­sa­ya­do en los úl­ti­mos en­tre­na­mien­tos. Una fór­mu­la que des­pla­zó a Jo­se­lu a la iz­quier­da y que dio ca­bi­da a Adrián Ra­mos arri­ba. Mon­to­ro, co­mo en Va­lle­cas, vol­vió a ofi­ciar co­mo me­dio de ini­cio. Ger­mán Sán­chez se sos­tu­vo co­mo central y le acom­pa­ñó su pai­sano Chi­co Flo­res, sin es­pa­cio pa­ra nin­gún chis­te (los dos son gaditanos). Man­tu­vie­ron la dig­ni­dad an­te la exi­gen­cia. Los la­te­ra­les au­xi­lia­ron pe­ro se des­pe­ga­ron mal en ata­que. Sin su con­tri­bu­ción, con Jo­se­lu de pos­ti­zo en la iz­quier­da y Pe­dro fi­ja­do por Mi­guel Gar­cía (ex del ‘B’), la es­cua­dra ac­tuó con los bra­zos pe­ga­dos al cuer­po.

En­se­gui­da se sub­ra­yó que la va­rian­te de Jo­se­lu en la zur­da te­nía po­co re­co­rri­do. Su ge­ne­ro­si­dad es­tá ga­ran­ti­za­da en ca­da pug­na pe­ro no es­quía co­mo Ma­chís y le­jos del área, de­rra­ma to­da la pól­vo­ra. El Reus, aga­za­pa­do en su sec­tor, a ra­tos su­mi­do en la trin­che­ra, se li­mi­tó a gol­pear pro­fun­do pa­ra dispu­tar las caí­das y co­rrer mu­cho cuan­do el Gra­na­da ma­rra­ba en una com­bi­na­ción pa­ra in­ten­tar izar la ban­de­ra. Con eso le bas­tó pa­ra ge­ne­rar al­gún al­bo­ro­to, aun­que sin más.

A Ra­mos se le mi­ra con lu­pa, con ra­zón. Pe­ro el co­lom­biano es­tá to­da­vía sin en­gra­se, aun­que su­yo fue lo po­co que bus­có los pa­los con in­ten­ción en el pri­mer tiem­po, a ca­be­za­zos. Na­da obli­gó a que Ed­gar Ba­día se es­ti­ra­ra, aquel por­te­ro que pa­só tam­bién por el fi­lial. Sa­lió tan im­po­lu­to co­mo Va­ras.
Kun­de fue el úni­co con mo­vi­li­dad y arre­ba­to. Na­da cua­jó en Es­pi­no­sa, di­fu­mi­na­do en­tre lí­neas una vez más. Pe­dro pa­só a la ca­ra B de su re­per­to­rio: ba­lón pa­ra­do pe­ro nu­la pe­ne­tra­ción. Con los la­te­ra­les tí­mi­dos y el mal ver­de com­pli­can­do el in­ter­cam­bio de pa­ses, el arran­que de­pa­ró el pri­mer aplau­so cuan­do los na­za­ríes de­vol­vie­ron la pe­lo­ta tras un pa­rón ar­bi­tral, tras un gol­pa­zo en la en­tre­pier­na a Le­kic.

El pro­pio Le­kic tu­vo una opor­tu­ni­dad de dis­pa­ro que se mar­chó al­ta, tras una ma­la re­cep­ción de Ra­mos con el pe­cho, ob­je­to de fal­ta que es­ca­mo­teó Díaz de Me­ra. El par­ti­do es­ta­ba tan feo que has­ta el ca­fe­te­ro per­dió los ner­vios en una pug­na. Vio la ama­ri­lla, pro­tes­tó ai­ra­da­men­te y el ár­bi­tro le atem­pe­ró con diá­lo­go. Ra­mos re­ma­tó lo úni­co po­ta­ble de ese pe­rio­do. Cen­tros muy su­cios que tra­tó de en­viar a me­ta con cual­quier su­per­fi­cie de su tes­ta.
El ma­nual del Reus era bá­si­co pe­ro efi­caz. Ri­gor aba­jo, ca­ta­pul­ta ha­cia la van­guar­dia y allí que se la pe­leen. In­co­mo­da­ron a la za­ga, en la que des­can­só Sau­nier por pre­cau­ción.

Un li­ge­ro atis­bo de cam­bio
Los acon­te­ci­mien­tos si­guie­ron su cur­so en la se­gun­da par­te. Mis­mo te­dio pa­ra el pú­bli­co, mu­cha re­frie­ga en­tre los fut­bo­lis­tas y un ba­lón que huía co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na. Hu­bo un atis­bo de cam­bio en una ac­ción en la que Es­pi­no­sa se aso­mó en el área, tras un ro­bo de Jo­se­lu. Aca­bó re­pe­li­do y con una in­ten­to­na le­ja­na de Mon­to­ro, al que se le rom­pió la brú­ju­la y se de­di­có tam­bién a no per­der el hi­lo en el ro­bo. Pe­ro sin du­da la me­jor opor­tu­ni­dad na­ció de un cen­tro de Kun­de que ma­lo­gró Jo­se­lu, en si­tua­ción pa­re­ci­da al fa­llo en bo­ca de gol de Va­lle­cas, con Ra­mos muy cer­ca.

En un due­lo así, cual­quier dis­pa­ro suel­to po­día dar su fru­to. Lo in­ten­tó Kun­de de nue­vo, con vio­len­cia, pe­ro su chut sa­lió de­ma­sia­do cen­tra­do. Tam­bién el Reus ha­lló su ins­tan­te de luz, en una subida al­go ato­lon­dra­da que obli­gó a un cor­te mi­la­gro­so de Víc­tor Díaz, cuan­do Juan Do­mín­guez olía la san­gre. Cam­pins ce­rró ese avan­ce con un dis­pa­ro tras un sa­que de cór­ner, que le pei­nó un com­pa­ñe­ro lo jus­to. El chut se ale­jó del ar­co.

Ol­tra de­ci­dió re­unir a sus tres arie­tes. Rey Ma­naj sa­lió por Es­pi­no­sa pe­ro se con­vir­tió en el hom­bre más ade­lan­ta­do. Ra­mos ba­jó unos pel­da­ños y Jo­se­lu si­guió en­ca­jo­na­do. El des­con­trol se acen­tuó, aun­que el Reus ape­nas ma­ne­jó mu­ni­ción. Puer­tas apa­re­ció en­ton­ces en el en­gan­che pa­ra el úl­ti­mo cuar­to de ho­ra, por el fa­ti­ga­do Ra­mos. El al­me­rien­se pu­do en­con­trar su reivin­di­ca­ción an­sia­da en un cen­tro de Víc­tor Díaz, que con­tro­ló en el área pe­ro que mu­rió en­tre ama­gues su­yos de ti­ro.

El tra­mo fi­nal abun­dó en la vul­ga­ri­dad. Na­die da­ba una a de­re­chas y Ol­tra qui­so abro­char el em­pa­te con la en­tra­da de Al­ber­to Mar­tín. El Reus tu­vo un úl­ti­mo arreón en un cór­ner, abor­ta­do por una fal­ta en ata­que, con Ger­mán por los sue­los. La ima­gen de­sola­do­ra de un par­ti­do gris, de lu­cha, en el que a la pe­lo­ta so­lo le fal­tó pe­dir cle­men­cia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *