billetes-500-euros-troceados
Numerosos fragmentos de billetes de 500 euros hallados en el suelo. L. UBAGO

Encontrarse en la calle un billete de 500 euros con los tiempos que corren es todo un golpe de suerte. Que sean una decena, todo un premio de lotería. Ahora bien, que estén recortados en numerosos pedazos, toda una desagradable sorpresa. La historia, por insólita que parezca, aconteció el pasado martes en la localidad granadina de Motril, cuando un operario del servicio de limpieza halló en el Paseo de las Explanadas, al menos diez ejemplares de billetes de 500 euros troceados. Una suma nada despreciable que inmediatamente puso en conocimiento de sus superiores y de la Policía.

Independientemente de lo absurdo que pueda parecer destruir dinero, uno que es un tanto curioso, se plantea si por ende, pudiera constituir un delito punible por el hecho de ser una divisa oficial emitida por un ente público como el Banco de España. De hecho, el papel en el que se imprime, costeado a cargo del erario público, tiene la consideración de bien público, y por tanto, no sería descabellado aplicar lo dispuesto en el artículo 264.1.4 del Código Penal, sobre las penas por daños a propiedades ajenas o de dominio o uso público. Éste es uno de los supuestos que se plantean en el Foro de Derecho, Pórtico Legal, como partida para debatir sobre la posible sanción de la rotura o deterioro premeditado de moneda. El debate no es baladí, y si no, prueben a realizar una consulta entre sus amistades y verán que la cuestión no queda nada clara a priori.

Indagando en la normativa que al respecto facilita el Banco de España encontramos que, si bien los billetes y monedas de euro son medios de pago de curso legal, nada se especifica sobre la propiedad de la divisa y su “uso común”. Eso sí, la normativa indica claramente que solo el Banco de España es el único emisor legitimado por el Banco de Europa para producir moneda de curso legal. Es por ello que solo se contempla como delito la falsificación de moneda, sin existir causa punible alguna a la destrucción de billetes u otros tipos de divisa de curso legal. No obstante, al respecto, sí existe una campaña de comunicación para sensibilizar al público sobre la importancia de conservar en buen estado los billetes de euro, pero en ningún caso sanciona la destrucción de los mismos.

Por último, comentar que encontrarse billetes troceados no tiene por qué ser una faena, ya que el Banco de España los canjea por nuevos siempre y cuando se presente más de la mitad de la superficie original del billete. Por tanto, no sé si procederá, pero si nadie reclama los billetes de 500 euros troceados, ¡enhorabuena al trabajador de la limpieza de Motril por su hallazgo y por su actuación ejemplar!