Bueno, casi mejor me presento ¿no?

Dicen, y es cierto, que presencia y buenos modales abren puertas principales; y lo de presencia pues como que no, porque verme no puedes (hombre, si te empeñas quedamos en Madrid, hago 600 km desde La Coruña, que es donde vivo, y nos vemos), pero buenos modales sí, aunque más bien por omisión, que hacer no hago nada, salvo escribir.

Y qué menos que al presentarme en este primer artículo que publico en el Ideal que darle las gracias a su director Eduardo Peralta de Ana y, por supuesto, a ti que, en confianza, mis artículos tienen efectos colaterales-cerebrales, que seguro que pronto lo comprobarás, pero allá tú.

La verdad que sobre mí poco hay que decir, pues más o menos como tú; hombre, alguna cosa diferente sí; como que vivo en una aldea de 11 habitantes y que me casé con una india americana de la tribu sioux porque se confundió de casa. Que mira que te puedes confundir en la vida, pero de casa…, de casa… Y salvo esto y algún detalle, como que vivo rodeado de vacas, gallinas, gatos y perros que veo desde mi ventana… pues igualito que tú, hipotecado, que eso une mucho y lo explica todo, qué te voy a contar.

Bueno, a lo que iba, que tengo una cierta tendencia a perderme. En este primer artículo, mira tú por donde, en lo que sí andaba liado era en qué nombre ponerle a la sección. Pensé en «La clave», que la verdad que suena que te los sabes todo, pero entre que no sé nada y tampoco tengo ganas de aprender, me dije: «Guisande (o sea, yo) sé sincero por una vez en tu vida», y en un arrebato de nobleza pensé que como cliché iría bien: «Vete a tomar viento…»; pero entonces me lié con lo de los buenos modales, y así que ya finalmente me volví a decir: «estas desconectado, chaval». Y fue lo de decir desconectar, y oye, increíble, pensé, pues «para desconectar», que es como siempre estoy.

¿Y qué vas a encontrar en para desconectar?. Pues menos temas políticos… de todo; o sea que si buscas a los profesionales del raje… por aquí no van a estar salvo en contadas ocasiones, que uno tampoco trabaja en el Circo Hermanos Molina.

Aquí, lo que me parece a mí que vas a encontrar son artículos de costumbres, cosas de la vida, anécdotas, ilusiones, situaciones cotidianas, y lo único que pretendo es que te olvides de la prima de riesgo, del Ibex y el reibex, de la Bolsa y la rebolsa, del euro y el nasdaq y que simplemente esboces una sonrisa. ¿Cómo que Sonsoles…?, no; una son-ri-sa, ¿Son-so-les?, esa era la mujer de Zapatero… de verdad que estás politizado y necesitas este blog, pero ya.

 

4 Comentarios

  1. Mira que me das trabajo. Seguirte a ti se está convirtiendo en una tarea agradable no, lo siguiente. Jajajaja. Los de ideal.es no son tontos. Fichar a Mr G (es como llamo a Guisande, en confianza. Aunque ya se lo ireis llamando los demás, ya). Pues nada, que una lectora que sufre sus efectos colaterales y que le admira por ser capaz de poner una sonrisa en mis labios cada vez que le leo. Y como dice el chiste ¡Suerte maestro!.

    1. Hola Beatriz: Pues aquí estamos en Granada, ciudad preciosa que visité dos veces y espero que los artículos les guste a los lectores/colegas y…pues ya sabes tú, con que esbocen una sonrisa… ya me doy por satisfecho, no pretendo más. Un beso

  2. Hola Manuel Guisande, bienvenido, hablar de uno mismo no es fácil, pero si se hace con un lenguaje llano hay más posibilidades de llegar a la gente. ¿Desde Galicia dices? ¿Pero no estáis a punto de ahogaros?. Mira con esa cara seria de la foto me cuesta unirla con el texto que es más gracioso. Te deseo que tengas un montón de seguidores, y que visiten tu blog, que tienes muchos artículos que merecen la pena, por lo menos para unas cuantas sonrisas y carcajadas. Buena suerte.

    1. Hola Ramón: Me da que no he venido yo solo a Granada, sino que os habéis apuntado algunos también para que nos dé el sol, que estamos en Galicia pálidos que no veas, aunque a ti… no te tengo controlado, igual eres de por esta zona. Pues la cariña… que le vamos a hacer, la que uno tiene, a no ser que me ponga a darle al “fotochó”. Pues un saludo, seas de donde seas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *