Si Antonio Sanz me dice ven…

La vicepresidenta de Diputación se fue el lunes a Sevilla a explicarle a los periodistas capitalinos las dietas que se embuchaban los diputados socialistas y de IU, para que los colegas sevillanos nos cuenten a los granadinos lo que sucede en Granada. ¡Qué nivel Maribel! Si Antonio Sanz me dice ven, lo dejo todo.

Menos mal que no fue a dar la rueda de prensa el portavoz del gobierno provincial, porque lo mismo Torrente coge y pasa las dietas desde Cúllar hasta Sevilla (Chirino, cabrón). El compinche Torrente no nos traicionaría de esta manera y la semana pasada nos dejó uno de esos titulares que me jode que no haya sido mío, el del ‘Caler Force One’.

Javier Arenas dijo el domingo que iba a traer la gestión de la Alhambra y Sierra Nevada a Granada, lo que no nos contó es que se llevaría las ruedas de prensa a Sevilla.

Estoy indisimuladamente molesto por el agravio para qué negarlo, porque el PP se va a Sevilla a contarle a los periodistas sevillanos que había diputados que pasaban dietas por ir de romería y a los de aquí solo nos queda nuestra Concha -menos mal- y sus fuentes en el mundo de la ingeniería que vaticinan que no habrá autovía hasta que las ranas se peinen como Neymar.

Yo los entiendo, porque los de aquí somo un poco catetos, plumillas de pueblo que no hemos sabido captar la esencia del cambio y que a duras penas distinguimos una factura de un cartel de feria. Y allí, en Sevilla, los políticos que representan a Granada tienen su oportunidad de desmotrar que son capaces de dar una rueda de prensa sin leer.Y después Antonio Sanz entra por la noche en la tele para relatar que una diputada cobró una dieta por asistir a un desfile benéfico de bañadores, y los tertulianos ponen cara de ‘cáspitas, Antonio, qué me estás contando, y Camps ha tenido que dimitir por dos trajes’.

Lo que me extraña es que el viernes -sin ir más lejos- llamara alguien a quien ni siquiera conozco para preocuparse por si iba a aparecer publicada en el periódico del día siguiente una nota de prensa del PP sobre cuestiones de trámite y el día que van a poner negro sobre blanco un presunto mangoneo se vayan a Sevilla sin previo aviso. Pero claro, uno que a duras penas se manejaba en este mundo con un par de reglas básicas, desde que llegaron los gurús de la política y del periodismo no se entera de nada.

Pero si por algo me dedico a esta profesión es porque casi siempre puedo mantener una guerra abierta. El fútbol y yo somos asín, qué quieren que les diga.

Así que estoy disfrutando de lo lindo preparando la respuesta que le daré a un jefe de prensa del PP, asesor o sucedáneo, cuando mañana, la semana que viene, en la campaña electoral o el día más insospechado en los próximos 34 años que me quedan para jubilarme llame a la redacción para preguntar por qué no se ha publicado el comunicado que enviaron por cualquier chorrada.

(Absténganse de llamar hoy que tengo que acabar pronto porque me voy a Sevilla)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *